¿Presentimientos?

 

 

 

Esta mañana, y como todas las mañanas, salí de mi casa, con la rutina diaria que caracteriza el día a día. Bajar a tomar un café, esperar a mi hijo para llevarle al colegio y,  a continuación, dirigirme al trabajo. Todo de lo más normal. Pensando mientras conducía cómo planear el viaje a Sevilla que tengo esta tarde para ver al genial Barbeito, en la presentación con música de su cuento El día que Jesús no quería nacer. qué hora salir, cómo recoger a mi hermano que se viene, coger por allí,  si es mejor por allá, qué comer,  qué no comer…….Absorta totalmente en mis pensamientos. Y, de pronto, esa sensación que aparece de golpe, ese calor, y un pensamiento que se interpone ante los demás sin pedir permiso, a cuento de nada, y que esta mañana fue ¿Dónde vas por ahí?. De  momento te quedas bloqueada y casi contestas hablando sola ¿Cómo que dónde voy por aquí? Es por aquí, por donde voy todos los días…. ¿Qué está pasando?…. Intentas canalizar eso, racionalizar, y casi te pones a hacer respiraciones de parto para pedirte calma a ti mismo. No pasa nada,  tranquilidad… Intentas evadir o ignorar,  pero vuelve y vuelve sin poder evitarlo, y  ¡ese calor¡…. Sigo mi camino, y entro en la autovía, todo esto comienza a coger forma, un atasco anormal, impresionante y ya te preguntas ¿Qué está pasando aquí?. Una ambulancia y un coche de policía ya va aclarando el tema, el calor va desapareciendo, y ese pensamiento que te martillea se va alejando,  desaparece por completo. Efectivamente, un accidente.

Ahora llega lo de siempre ¿Esto es normal? ¿A cuánta gente le ocurrirá esto?, ¿ Por qué todos los días y tan a menudo? Supongo que esto lo podrá explicar la física cuántica, con eso de las Teorías de las Cuerdas, y las diferentes dimensiones que existen. Sí, algún día nos explicarán este tipo de sensaciones.

Ya un poco por quitarle hierro al asunto, me acordaba de aquella escena de la película de El Sexto Sentido, en el que aquella criatura famosa por su frase “ A Menudo veo muertos”, al final le explicaba a su madre, dentro del coche, en un atasco producido por un accidente, qué era aquello que le estaba pasando y que no estaba “pirao”. En un momento dado de la escena, aparece en la ventanilla del coche la señora que acababa de fallecer…….No, nunca he tenido semejantes experiencias, y espero no tenerlas. Pero, sí es cierto que este tipo de sensaciones, avisos o lo que sea, son muy habituales en mi vida diaria. Otras veces aparecen como una expectación inusual….Y termino el día con una gran sonrisa…..Algún día os contaré más…..Hoy lo dejamos aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X