El joven tenor cordobés, Pablo García López, ha sido, entre otros personajes del repertorio clásico, Fenton (en Falstaff), Pedrillo (en El rapto en el serrallo), Remendado (en Carmen), Punck (en La reina de las hadas), Malcolm (en Macbeth), Lord Arturo (en Lucia di Lammermoor), Gastón (en La traviata), Flavio (en Norma), Nathanaël (en Los cuentos de Hoffmann) y Primer Sacerdote (en La Flauta mágica).

Nacido en 1988, en Córdoba, se ha formado en el Conservatorio de su ciudad natal. Se ha especializado en repertorio mozartiano en la Universität Mozarteum de Salzburgo, bajo la tutela de Helena Lazarska y Giovanni Ceto. iano. Y ha perfeccionado su técnica en el Centro Plácido Domingo “Palau de les Arts” de Valencia.

La voz de Pablo García López es fresca, clara, limpia, agradable, timbrada  y colocada, según los críticos. Su presencia escénica es desenvuelta y seria. La joven promesa del canto operístico en que se ha convertido avanza con paso firme en su carrera ascendente, sin prisa, pero sin pausa, con esfuerzo, asumiendo retos cada vez más altos y conquistando escenarios y públicos cada vez más exigentes. 

 ”Pablo López, trabajo, constancia y pasión por el canto” 

Pablo, ¿cuándo y por qué empezaste a cantar? ¿Soñabas desde entonces con actuar en grandes escenarios o fue un proceso mas lento, madurado, meditado y planificado?

Recuerdo desde muy niño escuchar a mi hermano tocar el piano, más tarde decidí estudiar en el conservatorio violín, pero el profesor de coro al escucharme cantar me recomendó que me matriculara en la carrera de canto. Yo de vez en cuando canturreaba alguna canción, pero nunca pensé que pudiera dedicarme a estudiar canto.

– ¿Cómo transcurrió la etapa en Salzburgo? Fue difícil? Cómo se vence la resistencia a dar el salto desde la seguridad y confortabilidad del útero doméstico al mundo exterior y desconocido donde partes de cero?.

Salzburgo fue una de las etapas más felices de mi vida, aunque no fue nada fácil. Con apenas 19 años me presente en Austria en mi primer viaje sólo al extranjero, sin hablar nada de alemán,  para intentar ingresar en el prestigioso Mozarteum de Salzburgo. Pero las audiciones fueron muy bien y pude estudiar con la profesora que había elegido. En Salzburgo no sólo aprendí a ver mi voz como un instrumento, también me inculcaron la disciplina necesaria para hacer una carrera como solista y lo más importante, fue cuando decidí dedicarme por completo al canto.

Luego vendrían las primeras actuaciones profesionales en diferentes puntos de la geografía española e internacional, críticas, premios ¿el primer gran escenario nunca se olvida? ¿y el primer premio?

Recuerdo con gran cariño las funciones de La Vera Costanza  en Madrid dirigidas por el maestro Jesús López-Cobos, el día que debuté tenía una gran presión, estaba la crítica especializada y Radio Clásica emitiendo en directo, pero la confianza en el trabajo bien hecho de los ensayos me dio una gran seguridad y disfruté muchísimo. También le tengo un especial cariño al premio Cordobés por el mundo que me concedió la Asociación del mismo nombre y la casa de Córdoba en Madrid, fue una indicación de que todo iba por buen camino.

 

  ”Los teatros son santuarios, lugares donde ofrecer un trabajo honrado” 

 -¿Qué sensaciones experimenta un joven tenor cordobés cuando se ve actuando en los principales teatros del mundo junto a grandes figuras?.

Ante todo mucho respeto, para mí los teatros son santuarios, lugares donde el músico en mi caso, debe ofrecer un trabajo honesto al público. Eso es lo que trato de conseguir. Y de las grandes figuras intento aprender todo lo que puedo. Disfruto mucho de estas experiencias.

– ¿Cada obra y cada nuevo escenario supone un reto?

Por supuesto que sí, cada obra nueva son meses de trabajo, y cada nuevo escenario supone enfrentarte con un público y compañeros nuevos, siempre existe la incertidumbre de qué pasará…

– ¿Cómo se controla el miedo escénico?

Siempre antes de salir hay algo de nervios, pero todo se pasa al poner el pie en el escenario; Aunque el mejor remedio para el miedo escénico es llevar todo bien preparado y dejar poco margen al error.

– ¿Cómo preparas las obras que cantas e interpretas?

Primero estudio con intensidad la partitura, haciéndome con el lenguaje del compositor en concreto, esto lo hago con muchos meses de antelación ya que soy de los que piensan que la música para “hacerla tuya” debe madurar poco a poco. Después investigo sobre la psicología del personaje que voy a encarnar, su contexto, y si hay una novela en el que este basado el libreto de la ópera intento leerla.

”Todo está en la partitura” 

–  La faceta interpretativa ¿también habrá requerido una formación específica?

Hoy en día, los directores de escena ejercen una presión que hace que la parte actoral sea muy importante, el problema es que casi ningún cantante ha recibido esta formación en el conservatorio. Pero debemos dar credibilidad y verdad a nuestros personajes. Personalmente trato de que mi punto de partida sea la partitura y el texto que hay en ella. Si observamos bien, la música nos expone los estados de ánimo de cada personaje y la manera de comportarse. Y el texto nos dice cómo se expresa, a qué clase social pertenece o la verdadera naturaleza de su ser interno…todo está en la partitura.

”El  artista nace para trabajar”

–  ¿El artista nace o se hace?

Pienso que, aunque alguien nazca con grandes virtudes para hacer una carrera como cantante, si no trabaja esas cualidades dudo mucho que pueda evolucionar, para mí el artista nace para trabajar.

 – ¿Cuáles son tus referentes profesionales?

Mis referentes profesionales son los compañeros que me rodean día a día, de ellos aprendo y me ayudan, creo que esta profesión es la mejor para aprender del que tienes al lado. Por supuesto tema aparte es Plácido Domingo, con el que tuve la suerte de cantar recientemente, él es un auténtico ejemplo de respeto, amor y sacrificio a esta profesión. De él se aprende hasta cuando respira.

 – ¿Qué personas han sido fundamentales en tu vida?

Principalmente mi familia: mis padres. Ellos me apoyaron desde el principio y confiaron en mí, les debo todo. En el plano más artístico, le debo mucho a Manuel Hernández Silva(ex director de la Orquesta de Córdoba) fue la primera persona que me dio esa oportunidad que tanto necesitamos cuando empezamos.

”En el Canto la voz es un 1% y el trabajo el 99% restante”

 – ¿El trabajo es lo que importa?

Sin duda alguna, no conozco otra manera de hacer las cosas, en el Canto la voz es un 1% y el trabajo el 99% restante.

 – ¿La disciplina es tan importante en la música?

La música es como el deporte. Yo lo comparo con la alta competición, hay que entrenar todos los días para que nuestros músculos tenga la flexibilidad necesaria para realizar nuestro trabajo. Y esto sin disciplina es imposible de conseguir, llevamos una vida monacal.

– Talento, técnica, impulso, suerte, ¿qué papel juegan?

El talento y la técnica para mí van de la mano. Si no se trabaja con una técnica sólida el talento al final desaparece. El impulso está presente desde que comenzamos a estudiar, y aunque a veces no lo notemos, poco a poco se va avanzando. Y la suerte aparece en ciertas ocasiones, pero es fugaz.

– ¿El miedo al fracaso ha dejado a mucha gente buena en la cuneta?

Creo que sí, y es una pena. Pero esta profesión es así, o te arriesgas o no tienes nada que hacer. Esta vida tiene muchos picos, en ocasiones estás por las nubes y otras quieres tirar la toalla, pero al que lo intenta nunca le quedará la duda de que fue valiente.

– Cómo te fortaleces psicológicamente?

La fortaleza te la da la familia, que sientes que está a tu lado, dándote su apoyo y cariño. También los amigos; recibo muchas cartas y mensajes de antiguos compañeros del colegio que se alegran de mis éxitos y me mandan mucha energía para seguir.

– ¿Cómo se gestiona el éxito?

En mi casa siempre me enseñaron que mi profesión era como la de mis hermanos o mis padres, cada uno realizamos una función que es importante en la sociedad. En mi caso el cantante se queda en el escenario.

 ”Hay que abrir programas para la introducción de los jóvenes en el sistema laboral artístico”

 – ¿Qué le recomendarías a jóvenes que ahora empiezan?

Que luchen mucho para conseguir sus metas en la vida, y que disfruten esta profesión que es maravillosa.

– ¿La crisis también ha afectado al mundo de la música?

Muchísimo y con la subida del I.V.A aún más. Esperemos que esta situación se vaya arreglando.

– Has completado tu currículum fuera de España, en Salzburgo,  y otras ciudades europeas. Viajas continuamente. Vives en Madrid, ¿ha sido difícil económicamente hablando? ¿hay posibilidades de que un chico joven de familia humilde –no lo digo por ti ya que desconozco tu origen familiar- aspire a una carrera tan exigente, que requiere de tanto esfuerzo económico, además de humano y físico?

Yo creo que a esta carrera puede aspirar cualquier persona dentro  de casi cualquier contexto social. Nunca he visto a alguien con talento e interés que haya quedado excluido de esta carrera por su economía. Cuando cobré mis primeros contratos, éstos fueron destinados a mi formación en el extranjero y ésto hizo que avanzara y consiguiera nuevos contratos…esta es la formula que yo utilicé.

– ¿Cómo se te plantea la próxima temporada? ¿Muchos  compromisos?

La próxima temporada es una de mis temporadas más interesantes hasta ahora, en diciembre cantaré el Mesías de Händel por varias ciudades de la zona del Levante, después viajaré a Oviedo, al Teatro Campoamor para interpretar uno de los personajes que más ilusión me hace cantar, Don Ottavio de la ópera Don Giovanni de Mozart. Más tarde cantaré en la recuperación de la ópera Cendrillon de P. Viardot que se representará en Febrero en la Fundación Juan March de Madrid. Hay algunos proyectos más pero prefiero no decir todavía nada, también quiero preparar varios recitales, viajaré a Oslo y a finales del año 2014 debutaré en la prestigiosa Ópera del Capitolio de Toulouse.

”Hay que mantener las ayudas para que se pueda programar con calidad”

– Tienes representante, agente, encargado de prensa y marketing?

Sí, hay una oficina en Madrid que se ocupa de mi agenda y todos estos temas.

– ¿Cómo gestionas esa parte de la vida profesional que es tan importante para optar siempre por el camino que crees mejor?

Pues cuando tengo alguna duda sobre un tema profesional, concurro a lo que yo llamo “ el consejo de los sabios” , varios amigos de mi plena confianza que me aconsejan sobre cuál es el camino más adecuado, aunque la última palabra siempre la tengo yo.

– Vuelves con frecuencia y mantienes contacto con la Orquesta, el Conservatorio y otras instituciones musicales ¿Cómo te trata Córdoba?

A mí me encanta Córdoba, es mi ciudad y mi lugar de referencia. La gente me demuestra su cariño con mucha efusividad, y mantengo buena relación con las instituciones musicales, además, si hay algo que no me parece que está bien hecho, me gusta decirlo para poder arreglarlo.

– ¿Córdoba tiene buena cantera?

Córdoba tiene unos talentos impresionantes, y no sólo en el canto. También en los demás instrumentos, ahí esta el violinista Paco Montalvo, o el pianista Pablo Amorós.

– ¿Cómo ves el panorama musical español?

España está ahora repleta de teatros y auditorios, lo que hay que mantener es las ayudas para que se pueda programar con calidad; también abrir programas para la introducción de los jóvenes en el sistema laboral artístico. Instituciones como el Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo del Palau de Les Arts hacen una labor muy meritoria en este sentido.

– Qué valoración haces, a día de hoy, de la evolución de tu carrera profesional como tenor?

Estoy muy tranquilo y muy orgulloso, nunca hubiera soñado con haber conseguido ni la mitad de lo que tengo. Soy muy feliz.

– ¿Y de Pablo García López persona?

He evolucionado muchísimo, he madurado, he conocido a gente maravillosa, he vivido momentos únicos y me intento superar cada día, como te decía antes: SOY FELIZ

Enhorabuena, gracias por esta entrevista  y mucha suerte en el futuro.

Más información: 

http://www.pablogarcialopez.es/

Una Respuesta

  1. Avatar
    Hierbabuena

    Pablo García López actuará los próximos 12, 14 y 15 de febrero en la Fundación Juan March con la representación de Cendrillon , una opereta de salón en tres actos con texto y música de Pauline Viardot cantante y compositora francesa de origen español . García López dará vida al Conde Barrigula uno de los protagonistas de esta opereta, basada en el cuento de La Cenicienta de Charles Perrault. Esta obra se estrenó en un salón nobilitario en París en 1904. La obra alterna partes cantadas y partes habladas en forma de diálogo: en esta producción, y para facilitar la comprensión y la fluidez narrativas, se han traducido al castellano las partes habladas, manteniendo el francés original en las partes cantadas , cuya novedad reside en que será la primera vez que se represente una obra de estas características en la Fundación Juan March. La citada Fundación inicia esta temporada una nueva línea de programación musical centrada en el teatro musical de cámara. Este nuevo formato aspira a dar visibilidad a un repertorio poco frecuentado en los teatros de ópera convencionales, cuya programación se centra fundamentalmente en óperas de mediano y gran formato. Todos/as las flores del desierto te deseamos mucha suerte.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X