Hoy la frase es un dicho Vikingo, en honor a esas tierras de dónde acabo de llegar:

“El necio se desvela las noches enteras, piensa y cavila sin pausa; cuando amanece se encuentra cansado… con sus males sin solucionar”.

Un beso a los que por la noche saben aplazar sus males y duermen.

Buenas noches.

 

La nave de los locos

La nave de los locos es un cuadro del pintor flamenco El Bosco, que se expone desde 1918 en el Museo del Louvre, de París,  con el título ”La Nef des fous”.

 

Esta creación pictórica tiene su origen en una obra literaria, ”La nave de los necios”, publicada en Basilea, en 1494, y escrita por el teólogo, jurista y humanista de origen alsaciano, aunque de  educación alemana, Sebastian Brant ( Brand).

A partir de la descripción de distintos tipos de necedad o estupidez, Brand critica los vicios de la sociedad de su época en una sucesión de 112 cuadros (el número puede variar dependiendo de las ediciones) acompañados cada uno con un grabado ilustrativo.

La metáfora de un grupo de locos viajando en barco hacia la tierra de los tontos (Narragonia), entronca con varias tradiciones de la literatura clásica y medieval. En concreto,  tiene sus antecedentes en ”Jasón y los argonautas’‘, uno de los mitos más antiguos de la mitología griega, glosado en un magnífico poema épico por Apolonio de Rodas, y  en  el ”Libro de los papanatas”, de la didáctica medieval alemana.

La identidad entre locura y necedad y las historias de necios o locos han sido argumento recurrente en épocas posteriores. Una de las más conocidas viene recogida en el ”Elogio de la locura” (1509), del humanista Erasmo de Roterdam. Pero, la influencia de Brant llegó también a Anne Porter,  autora de ”La nave de los necios’, en 1962.

El psicólogo y filósofo francés, Michel Foucault, dedicó a este libro del autor alemán el primer capítulo de su ”Historia de la locura en la época clásica”, cuya temática central es  ”la sinrazón”.

En 1980, John Kennedy Toole publicó ”La conjura de los necios’‘, una novela contemporánea que trasciende las divertidas anécdotas narradas por el protagonista, para convertirse en un despiadado retrato  del género humano y sus miserias. La obra es una dura crítica a la sociedad actual, a la que califica como egoísta y cruel, aunque está plagada de piedad y comprensión, amargura y resignación.

.

Sobre El Autor

Avatar

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. Avatar
    Brezo

    Me encanta la frase que publicas aquí. Al menos me confirma que no soy necia, ja,ja,ja porque me despierto en la noche, pero me vuelvo a dormir, casi siempre.
    A mí de El Bosco siempre me ha gustado su Jardín de las Delicias. En el Prado, paso largos ratos mirando esos personajes tan inquietantes que tiene… cuando voy, claro.
    ¿Cuándo nos vas a contar ese viaje a la tierra de los Vikingos? ¿Te encontraste con Viki, el de nuestra infancia?

    Responder
  2. Avatar
    Pasionaria

    Estoy con Brezo! me encanta la frase, muy en la linea de mi eterno consejo de no preocuparse y si ocuparse.
    Aunque la verdad es que todos y todas caemos de vez en cuando en esa necedad, ¿verdad?.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X