La Agenda internacional para la conservación de especies vegetales, aprobada en el año 2000,  incluye un programa específico de mantenimiento y  recuperación de endemismos que se desarrolla en las escuelas de los jardines botánicos de todo el mundo. Esta interesante tarea fue dada a conocer el pasado viernes, 27 de septiembre, en el Jardín Botánico de Córdoba, durante el transcurso de uno de los microencuentros de ciencia desarrollados en torno al evento europeo la  “Noche de los Investigadores”.

Más de 350 ciudades de 32 países europeos celebraron al unísono la  Noche de los Investigadores (Researchers’ Night), una actividad divulgativa promovida por la Comisión Europea cada otoño y en la que Andalucía estuvo presente por segundo año consecutivo con la participación de científicos que trabajan en las ocho provincias y Melilla, coordinados por la Fundación Descubre.

Esta iniciativa pedagógica nos ha permitido conocer que los 1.800 jardines botánicos distribuidos a lo largo y ancho de 148 países tienen entre sus objetivos fundamentales contribuir, especialmente,  a la no extinción de  endemismos, especies en riesgo. Gracias a su labor, se han podido conservar más de 80.000, según los datos recogidos hasta la fecha.

Esta actividad se lleva a cabo en las escuelas de botánica, núcleo esencial de las infraestructuras surgidas en el siglo XVI en Italia,  para la recreación doméstica de la naturaleza silvestre en recintos cerrados. En principio, la finalidad de los jardines botánicos fue el cultivo de especies con propiedades de uso en farmacopea, estética y decoración de espacios verdes en palacios y mansiones. En el siglo XIX iniciaron las colecciones taxonómicas para demostrar la diversidad vegetal. Su tarea en defensa y mantenimiento de las especies endémicas surge a finales del siglo XX.

En la actualidad, y gracias en gran medida a la intensa labor de las escuelas de botánica, se conocen 200.000 especies pertenecientes al reino vegetal. El 70 %, aproximadamente de las 300.000 estimadas.

 Los investigadores, protagonistas

Los investigadores fueron los protagonistas de una jornada en la que los  participantes han tenido una ocasión única para conocer de cerca detalles sobre la biodiversidad vegetal, los secretos del ADN, el origen del Universo o los avances para obtener una cura para el Alzheimer, entre otras muchas temáticas.

Los encuentros han hecho visible la anónima y callada labor de los investigadores y su repercusión en el día a día de toda la ciudadanía. Ése es, precisamente, el objetivo de una actividad que este año ha superado las previsiones más optimistas y reunido en Andalucía a casi 750 investigadores con unos 10.000 ciudadanos en lo que ha sido la cita simultánea más importante en el ámbito científico  de los últimos años.

La Noche de los Investigadores se inserta dentro del VII Programa Marco de Investigación de la Comisión Europea y ofrece, además, actividades paralelas como visitas guiadas, jornadas de puertas abiertas, ferias de la ciencia, actuaciones musicales y representaciones teatrales, talleres, etc.  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies