“…….. la vida en el desierto es pequeña pero brillante y buena parte de lo que ocurre tiene lugar bajo tierra”.  (Clarissa Pinkola).

En la tierra, las ”flores del desierto”  reconocemos inscrustadas nuestras raíces. En la tierra hallamos nuestro cobijo. De la tierra emerge nuestra fuerza. Si nos tocan la tierra, están atacando nuestra vida. Envenenan la savia que nutre nuestro presente. Matan el futuro para nuestros hijos.

Siendo consustancial a esta página, sin embargo, aún no teníamos una voz ecologista. Salus se incorpora a partir de hoy para ser esa voz, como le habíamos pedido hacía tiempo.   Inicia su colaboración informándonos sobre una práctica novedosa para la obtención de gas natural que constituye un atentado, otro más, contra las entrañas de la madre tierra.

El fracking: exprimiendo la tierra 

‘’Un nuevo procedimiento para obtener gas natural ha llegado a nuestro país y está tratando de abrirse paso, como lo ha hecho ya desde hace más de diez años en Estados Unidos y posteriormente en otros países de América, Asia y Europa. Sus defensores aclaman su advenimiento con júbilo: “es una oportunidad histórica que reduciría la dependencia energética de España y sería complementaria con el desarrollo de las energías renovables” ha declarado el vicepresidente de ACEIP, la asociación española que agrupa a las compañías de investigación y exploración de hidrocarburos. Si aún no sabes de qué va esto, compartiré unas breves notas que nos ayuden a empezar a comprender y reflexionar sobre este asunto.

¿Qué es el fracking?

A pesar de lo que su nombre pueda sugerir, no consiste en engalanarse con un frac para acudir a una fiesta; nada de eso. Es el término anglófono con que se conoce a una técnica de extracción de petróleo o de gas natural denominado técnicamente como ”fractura hidráulica”. Consiste en realizar perforaciones muy profundas, a más de 3.000 metros bajo el suelo, para llegar a la roca madre, primero en vertical y luego mediante ramificaciones horizontales. A través de ellas, se inyecta agua, arena y numerosos productos químicos a una presión muy alta que produce explosiones internas. Tales explosiones  hacen pedazos las rocas permitiendo que se liberen las pequeñas burbujas de petróleo o de gas metano atrapadas en sus intersticios. Estos hidrocarburos se han formado a lo largo de millones de años por la fermentación de restos orgánicos atrapados en los procesos geológicos de sedimentación y compresión.

Podéis haceros una idea más clara en este vídeo de animación producido por una de las empresas del sector.

 https://www.youtube.com/watch?v=kR-mK-1k3n0)

 ¿Por qué recurrir a este procedimiento?

Las reservas importantes de combustibles fósiles de nuestro planeta están empezando a agotarse. Ya hemos visto cómo se van cerrando las últimas minas y explotaciones de carbón en poblaciones que han vivido de ellas durante el último siglo. Las tenemos muy cerca, en Peñarroya-Pueblonuevo, y un poco más lejos en zonas mineras de León y Asturias, por ejemplo. Igualmente está sucediendo con las bolsas de petróleo y gas natural de los países tradicionalmente productores. Los expertos debaten si ya hemos sobrepasado el techo máximo de producción mundial de estos hidrocarburos o nos quedan aún algunos años. Lo que nadie discute es que dentro de 30 años esa producción será de la mitad y terminará agotándose antes de que finalice este siglo. En otras palabras, cada vez hay menos combustibles fósiles y cuesta más extraerlos. Mientras tanto, la demanda mundial de recursos energéticos experimenta un crecimiento exponencial., no sólo porque las llamadas sociedades desarrolladas hemos basado nuestro crecimiento en una dinámica de producción y consumo ilimitados de energía, sino porque otras zonas del planeta como Sudamérica y Asia están siguiendo la misma senda de industrialización salvaje y crecimiento poblacional.

¿Hay alternativas?

Muchas personas, instituciones, empresas y gobiernos van siendo conscientes de esta realidad y están planteando soluciones que no nos conduzcan al callejón sin salida de la dependencia respecto a los combustibles fósiles, con sus repercusiones en el cambio climático y el colapso económico. Están adoptando medidas de eficiencia y control del gasto energético, desarrollando modelos sociales que busquen el desarrollo humano y no la producción y el consumo ilimitados, utilizando fuentes de energía  limpias y renovables.

España, y concretamente Andalucía, tienen características geográficas inmejorables para aprovechar la energía solar, eólica y marina. Una planificación energética mayoritariamente basada en estas energías nos haría más autosuficientes, crearía puestos de trabajo y no contaminaría. Sin embargo, España es uno de los países con más dependencia energética de toda Europa: tenemos que comprar en el exterior casi el 77% de nuestros recursos energéticos lo que nos provoca un déficit comercial de más de 40.000 millones de euros. Ello gracias a que nuestros gobernantes han preferido apostar por productoras de energía que necesitan petróleo, gas natural o uranio, materias primas que necesitamos adquirir a otros países. ¿A quién se le ocurre qué intereses puede haber detrás de ello?

¿Y  a  nosotros qué?

Distintas empresas relacionadas con el sector petrolero están solicitando permisos para realizar prospecciones en busca de terrenos donde aprovechar las migajas de combustibles (en este caso gas natural) que contengan las rocas. Siguen empeñados en controlar el negocio de la producción y distribución energética a toda costa y sin reparar en las consecuencias. Un negocio que, por la experiencia en Estados Unidos, resulta muy rentable los primeros años y luego decae rápidamente. Han puesto la vista en puntos de la cornisa cantábrica, Cataluña, Subbética y cuenca del Guadalquivir. En la provincia de Córdoba, concretamente, hay en trámite proyectos que afectan a municipios como Adamuz, Montoro, El Carpio, Posadas y La Carlota. En la desembocadura del Guadalquivir, el gobierno acaba de aprobar un proyecto de obtención y almacenamiento de gas natural que afecta al propio Parque Natural de Doñana.

Zonas de España con posibles reservas de gas natural no convencional

Zonas de España con posibles reservas de gas natural no convencional

¿Qué pasará si consiguen instalar sus factorías y se dedican a destrozar las rocas del subsuelo? ¿Dónde van a parar el 75% de productos químicos inyectados que no se recuperan? ¿Quiénes saldrán beneficiados y quiénes sufriremos las consecuencias de esta nueva fiebre extractiva?

Países como Holanda, Austria y Francia ya han prohibido esta actividad en sus territorios. Aquí, en España, instituciones públicas como las Cortes de Aragón, Cantabria, Rioja y las Diputaciones de Soria y Valladolid también se han pronunciado en contra. El Gobierno español y la Junta de Andalucía, de momento, guardan silencio. ¿Consienten?.

 Salus

Sobre El Autor

Avatar

Artículos Relacionados

6 Respuestas

  1. Avatar
    Betica

    Yo creo que el 90% de los españoles no saben nada de esto. Ahí está el quid de la cuestión. Por cierto, el cuadro de Thor es genial para esta entrada.

    Responder
  2. Avatar
    Casandra

    Por supuesto que no se sabe ésto como muchas otras prácticas, proyectos, estrategias que son decisivas para nuestras vidas y para el futuro. Ya se encargan los poderes fácticos que organizan esto que es el mundo de que no nos llegue lo que no interesa. Y nos llegará masivamente entonces, cuando interese, y de tal manera que tendremos la sensación de que será lo más positivo posible para nuestras vidas y haciendas. Como tantas otras veces, como en tantos otros casos cuando de manipular recursos públicos -de todos- por parte de unos pocos -castas dominantes- para beneficio exclusivo se trata.

    En Estados Unidos estas mismas políticas de ausencia de información y permisividad administrativa han causado graves impactos ambientales, por eso conocemos hoy sus consecuencias con más detalle. En la Unión Europea aún no está claro el posicionamiento frente al fracking aunque algunos países, como Francia, han aplicado ya moratorias para evitar la proliferación de proyectos. El movimiento ecologista ha sido esencial en esta divulgación, ¡¡menos mal¡¡

    Si, Bética, coincido contigo en la apreciación respecto al cuadro de Thor.

    Responder
  3. Avatar
    Hierbabuena

    Hay una pagína web de Anuncia Carpio Dueñas, que hace un comentario muy interesante sobre el fracking:
    “Las zonas olivareras también se ven afectadas por la fractura hidráulica. ¿Permaneceremos impasibles? ¿Dejaremos que la contaminación química se apodere de nuestro olivar y nuestros acuíferos? “

    Responder
  4. Avatar
    Casandra

    Acabo de escuchar este debate y entrevista posterior en La Brújula, el programa de Carlos Alsina en Onda Cero. Me ha resultado interesantísimo y he creído que os gustaría escucharlo. Quiero hacer hincapié en el hecho de que esta página ha sido pionera en informar respecto a este tema, que es objeto de intensas polémicas EE.UU. y que va a intensificar su interés informativo en España progresivamente.
    Por lo pronto, ¿qué os parece si nos vamos a ver esta película que se estrena en cines el próximo viernes, 19 de abril? “. ”Tierra prometida”, de Gust Van Sant y protagonizada por Matt Damon.

    http://brujulerosdeondacero.blogspot.com.es/2013/04/entrevista-en-la-brujula-angel-camara.html

    Responder
  5. Avatar
    Salus

    Tienes mucha razón Casandra, en destacar que empezamos a hablar de fracking en este blog cuando todavía no se había oido prácticamente este término en nuestro país. De hecho, la mayoría desconocíamos su existencia hasta que hace unos meses empezaron a alertarnos personas más expertas en el mundo de la ecología y la protección del medio ambiente. Como sucedió en su época con el cementerio nuclear de El Cabril y con otras muchas cuestiones serias y graves, los ciudadanos nos vamos enterando por entregas y siempre con hechos consumados. Así, en esta ocasión, fueron las noticias sobre las autorizaciones que el Gobierno había concedido para iniciar prospecciones por distintas zonas de España, prácticamente silenciadas en los medios de comunicación, las que nos empezaron a poner sobre aviso.
    Afortunadamente, el debate ya comienza a extenderse y, como muy bien dices, el estreno de la película “Tierra Prometida” puede constituir un revulsivo y una buena ocasión para que mucha gente se pregunte y reflexione a dónde nos conduce este nuevo invento especulativo, esta nueva burbuja, esta “fiebre del gas”.

    Responder
  6. Avatar
    Blanca

    Aunque algunas Comunidades Autónomas como Cantabria haya hecho una Ley que prohíbe “la técnica”, el Ministro Soria, del mismo Partido, asegura que no podemos partirnos perder la carrera para la obtención del gas e incluso pretende quitar esas competencias a las Autonomías. Vamos que le sirve en bandeja a estos de la Junta de Andalucia para que retomen su desaforado plan de agujerear Doñana, (arteramente propiciado por el expresidente González) .Y es que por mucho que se obligue a que la fractura necesite una declaración de impacto ambiental favorable, no hay que confiarse y seguir muy de cerca las múltiples maquinaciones a que nos someterán las grandes Corporaciones del sector con la connivencia del político de turno
    El panorama de indefensión que se nos ofrece no puede ser más desalentador .Hay que estar muy alerta e impedir que se hipoteque el futuro de nuestros campos . Creo que la proyección de Tierra Prometida llega en el momento oportuno para concienciar a las gentes de lo que tenemos tan cerca. Hay que ir a verla, desde luego y alentar la polémica.
    Oye, Thor que es genial como refleja tu cuadro las grietas que quieren inflingir en las entrañas del suelo que pisamos
    un besito

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X