Juan Vásquez, clérigo extremeño del siglo XVI, el siglo de Oro español, compuso este monumental villancico. El término “villancico”, derivado de villa/ villano (en su acepción positiva) era utilizado en la época para referirse a  la música profana, como es el caso. La letra es impresionante:

¿Con qué la lavaré
la tez de mi cara?.
¿Con qué la lavaré
que bivo mal penada?.

Lávanse las galanas
con agua de limones;
lávome yo, cuitada,
con ansias y pasiones.

 

 

 

 

 

 

Sobre El Autor

Avatar

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. Avatar
    Brezo

    Preciosa canción. Ideal para ir acabando la semana. Me alegro de que aparezca Extremadura (en la procedencia del autor) y que sea para algo tan bello.

    Responder
  2. Avatar
    Thor

    Agnolo Bronzino, más conocido como Bronzino, (Ponticelli de Florencia, 17 de noviembre de 1503 – Florencia, 23 de noviembre de 1572). Pintor italiano predominantemente áulico y uno de los más destacados representantes del manierismo, que se ha vuelto más refinado, maduro e intelectual.

    Cuando Cosme I de Médicis devino señor condottiero de Florencia decide apelar a los principales pintores de la época; entre estos se encuentra El Bronzino quien trabajó para los Medici a partir de 1539. Se encargó de la decoración de la capilla de Leonor Álvarez de Toledo, esposa del duque, en el Palazzo Vecchio. Tras la realización de un primer cuadro se transformó en el pintor oficial de la corte.
    Al morir su maestro Pontormo en 1556, El Bronzino se dedicó a culminar los frescos de la Basílica de San Lorenzo de Florencia.
    Hacia el final de su vida empezó a tomar parte en las actividades culturales de Florencia. Así, en 1563 fue uno de los miembros fundadores de la Accademia del Disegno y como representante de la misma participó de las exequias de Miguel Ángel en 1564.
    El Bronzino falleció el 23 de noviembre de 1572 en la casa de su alumno preferido: Alessandro Allori, discípulo que en homenaje a su maestro —y quizás tío— se hizo llamar Alessandro Bronzino.

    La mayor parte de sus pinturas son retratos de grandes literatos y de integrantes de la familia de los Médicis o de allegados a ésta, por ejemplo de la hermosa Leonor Álvarez de Toledo, hija del virrey de Nápoles y enlazada matrimonialmente con los Médicis. Los retratos, la mayoría en estilo cortesano, llevan un cuidado tratamiento de las vestimentas y joyas, con colores fríos. Los detalles son exhaustivos.

    Las mujeres que capta su pincel son bellísimas, pero no cabe duda de que el maestro capta de manera muy especial esa belleza.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies