Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿Recordáis aquel viejo chiste en que un hombre daba brochazos con pintura de colores y ante la pregunta de qué hacía dijo que pintando las ondas de la televisión para verla en color?

Pues la verdad es que, aunque no vemos las ondas vibracionales de la televisión o de la radio,  están en nuestro ambiente  y gracias a ello podemos oír la radio o ver la televisión.

No las vemos, pero existen, y ahí están  las ondas que hacen que nos conectemos a internet y que podamos hablar a través de nuestro teléfono móvil, aparecen invisibles a nuestra vista.

No obstante, somos una generación que rinde culto a la televisión, vive para el móvil y hace de la red un paseo cotidiano.

En cambio, cuando alguien nos sugiere que nuestro cuerpo no sólo es lo que vemos en el plano físico, sino que existen otros cuerpos sutiles que constituyen planos vibracionales y que cada uno de ellos se mueve en una diferente dimensión electromagnética, pensamos….ummm ¡ya me están engañando y vendiendo historias esotéricas no científicas!.

Y es que debemos aceptar y estudiar esas energías electromagnéticas que nos vienen del Universo macro y que después nos ayudan a que nuestra energía vital sea funcional y esté correctamente equilibrada. Es hora de despertarnos a una nueva forma de ver las enfermedades del cuerpo físico ya que las mismas tuvieron su correspondiente camino para llegar al mismo por medio de los cuerpos existenciales.

Si somos capaces de tratar los desarreglos energéticos antes de que los mismos lleguen a nuestro  cuerpo físico, habremos hecho la verdadera medicina preventiva.

En esa línea se mueve un sector de la medicina que se resiste a creer que la única medicina preventiva sea la vacunación.

De ahí procede la verdadera importancia de la medicina vibracional en nuestros días. Se trata de terapias que actúan a nivel energético modificando la frecuencia vibratoria alterada en el individuo para restablecerle el equilibrio (físico-mental-emocional).

Todos los órganos de nuestro cuerpo poseen una misma información genética y el conjunto de células que la compone tiene una vibración determinada dentro de un rango. Fuera de ese rango se crea una desarmonía que altera el funcionamiento y en ese momento aparece la enfermedad.

La medicina vibracional propone la aplicación de terapias que  devuelvan al cuerpo y al órgano afectado el tono vibracional adecuado. Y esto se puede hacer a través de flores de Bach, reiki, musicoterapia, meditación, yoga, acupuntura, aromaterapia…

Recordemos que uno de los descubrimientos más notables por parte del científico A. Einstein nos dice que energía es igual a materia y viceversa, la diferencia viene dada por la frecuencia vibratoria. Por esto la ciencia aceptó la incorporación, en los tratamientos tradicionales, de las diversas formas de medicinas naturales, como son la homeopatía, fitoterapia, distintos tipos de gimnasia no agresiva como el yoga, tai chi chuan, bioenergética, distintos tipos de terapias florales, las cuales son totalmente compatibles con las medicinas convencionales, y que atienden el funcionamiento correcto del cuerpo, la mente y las emociones, restaurando en muchos casos antiguos traumas que crean en el inconsciente formas negativas de pensamiento, los cuales se manifiestan en enfermedades físicas.

Abramos  la mente y el corazón, escuchemos y sintamos como vibra nuestro Ser.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X