Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Paul Valéry,  en El Señor Teste, escribió:  “Rara vez me he perdido de vista. Me he detestado, me he adorado, después hemos envejecido juntos”.

Un amigo es una persona por la que se siente afecto, aprecio y respeto. A los amigos se les cuida, se les conoce y acepta tal como son. Los amigos nos apoyan, nos comprenden, nos cuidan.  La mayoría de nosotros estaremos de acuerdo con todo esto.

Cuando las personas saben que soy psicóloga, con cierta frecuencia suelen contarme sus problemas y es difícil que entre ellos no esté presente la baja autoestima; suelen referirse a emociones, pensamientos y modos de actuar negativos con respecto a si mismos que les hacen estar mal  sin que se planteen hacer algo para cambiarlo.  Como si el solo hecho de contarlo fuese suficiente para aliviarles temporalmente o asumieran que son así y ahora no tienen tiempo para dedicarse a ellos mismos.

De los amigos estamos pendientes, nos preocupamos cuando sabemos que les ocurre algo, aunque no nos lo hayan pedido siquiera, intentamos ayudarles, les dedicamos tiempo, atención, hacemos cosas por ellos.

¿Por qué no hacemos con nosotros lo que sí hacemos con los amigos? Si nos tratáramos como a un amigo, es muy probable que nuestra autoestima  mejorase. Y esa es mi propuesta para esta semana: tratarme como a mi mejor amigo. Os propongo llevar a cabo un experimento en varias fases.

En la primera fase,  durante estas dos próximas semanas, cuando creáis estar en una situación que os parezca difícil o desagradable, escribid o, al menos, daos cuenta de todos los pensamientos negativos que tenéis, lo que os decís a vosotros mismos. Por ejemplo, al tener poco tiempo para terminar un trabajo que hay que entregar: “siempre lo hago todo en el último momento, no aprendo, soy un desastre”. Al final del día, cuando estéis tranquilos, revisad lo que habéis escrito, e imaginaos a vuestro mejor amigo en esas situaciones difíciles o desagradables y preguntaos si le diríais lo mismo que os habéis dicho a vosotros. La mayoría contestaréis que no, ¿por qué no se lo diríais?

Enviadnos vuestras razones para no hacerlo y, si queréis, también esas frases negativas que habéis descubierto. Con todo el material nosotras prepararemos la segunda fase del experimento.

Si decidís implicaros, vais a hacer grandes descubrimientos sobre vosotros mismos. Como es algo nuevo, al principio puede que os resulte difícil, perseverad y veréis los resultados.

Nota: Todo el material que proporcionéis será tratado como datos confidenciales y para uso propio del experimento. La forma de enviar el material será a través del correo electrónico animapsi.mc@gmail.com.  También en esta misma dirección de e-mail podéis hacer los comentarios, plantear las dudas o escribid las sugerencias que veáis oportunas.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

2 Respuestas

  1. Casandra

    Toda la razón, Pilar. Difícilmente recriminas a un amigo cuando está mal. Más bien tiendes a consolarlo, a intentar que supere el trance, aunque, a veces, precisamente por tratarse de un amigo y por aquello de la confianza, sí puede que lo trates como si fueras tú mismo, ensañándote en las horas más bajas. Es cuando dices o te dices frases como.- ya te lo decía yo, te lo advertí, es que no aprendes nunca, siempre tropiezas en la misma piedra. Si me hubieras hecho caso ….

    Responder
  2. Audrey

    Si, suelo hacer eso, intentar quitarle importancia a su preocupación, hacerles reir, quedar con ellos para que no estén todo el tiempo dándole vueltas a su problema; si, tienes razón yo no suelo cuidarme tanto, me regaño aunque no con mucha energía, pero si recordándome que “siempre” me pasa igual. Me propuse “escucharme” y he descubierto algunas cosas que no me gustan. Seguiré en ello.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X