Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El tono y el gesto, ambos apaciguadores, suelen ser lo más significativo del mensaje  que les enviamos a nuestros amigos cuando lo están pasando mal.

Queremos que sepan, sin ninguna duda, que estamos ahí de forma incondicional, que nos tienen para lo que necesiten, pero sin mentiras, diciendo lo que pensamos, expresando nuestra opinión y sugiriendo alternativas.

Esa es la conclusión a la que hemos llegado con la información recibida. En un porcentaje muy alto preferís decir lo que pensáis, pero sin hacer daño.

Dos semanas después seguimos descubriéndonos diálogos exigentes, tonos de reproche, desvalorizaciones varias, lamentos teñidos de “no pasa nada”, opiniones de los demás sobre nosotros mismos arrastradas desde nuestra adolescencia o incluso antes.

Al principio, decís, os costaba trabajo reconocer si lo que os decíais era negativo, estábais acostumbrados a oíros; mucho más esfuerzo suponía escribirlo (no siempre se está solo o con lápiz y papel cerca); el trabajo, la familia, la falta de ganas, han sido otros de los inconvenientes iniciales.  La frase más repetida en este tiempo ha sido “hoy no he hecho nada”, pero hacer nada es imposible.

La primera fase del experimento ha concluido; aunque con un ritmo desigual, cada uno tiene su tiempo y sus circunstancias, os habéis escuchado; lo importante es que hemos comprobado lo difícil que nos resulta tratarnos bien.

En esta segunda y última fase entrenaremos cómo cambiar el componente negativo de nuestro discurso interno por otro que nos ayude a tener actitudes favorables ante las dificultades o apoyo en situaciones complicadas. Para ello utilizaremos la información adquirida en estos días atrás y la dejaremos guardada en un cajón; ya sabemos que, a veces, somos muy duros con nosotros mismos, de modo que no hay por qué estar recordándonoslo, lo sabemos, lo hemos constatado. Dejémoslo a un lado.

 Si antes de salir de casa se pone a llover, puedo lamentarme por que se me va a rizar el pelo y llamar a mi amiga para cancelar la tarde de paseo o cambiar el paseo por el cine, o ponerme un sombrero, o recogerme el pelo.

Si me han invitado a una reunión donde va a  haber personas que no conozco, puede que me angustie no saber qué decir, temer que nadie hable conmigo o creer que mi ropa no es adecuada por no ser de “marca” y utilice una excusa para no ir, o puedo ir y hablar con las personas que conozco, escuchar, aprender cosas nuevas, hacer algo diferente de lo habitual,  reconocer que estoy allí porque me han invitado.

Estos ejemplos son una muestra de situaciones reales que conllevan mucho diálogo interno negativo, las alternativas propuestas también son reales.

La perspectiva desde la que enfocamos las situaciones hace que focalicemos la atención en un punto concreto, más o menos amplio, y  se origine un autodiálogo  acorde a todo ello. Pero ¿qué pasa si cambiamos la perspectiva? , pues que veremos las situaciones desde otro punto de vista y tendremos otro diálogo distinto del anterior.

A partir de ahora, dedicaremos nuestra atención a toda la situación, no sólo a lo que nos preocupa, como hemos hecho antes. Será como mirar un cuadro, incluido el marco, desde lejos, fijarnos en detalles e incorporarlos al conjunto, cuál es el tema del cuadro, qué representa, qué emociones nos provoca, desde dónde se capta mejor la luz. O será como el pintor ante un lienzo ya empezado que se acerca y se aleja al modelo para captar toda su esencia. O será como el visitante en un museo largamente deseado visitar, deteniéndose en las obras que más le gustan y descubriendo otras no sospechadas.

Quienes somos en esta historia, el cuadro, el pintor, el observador, lo decidimos nosotros, sólo nosotros y podemos ir cambiando nuestra perspectiva de la vida, no pasa nada, tenemos derecho a cambiar de opinión, a equivocarnos, a cometer errores, a disfrutar.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

3 Respuestas

  1. Casandra

    Me encanta que nos propongas tomar las riendas de nuestras vidas. Decidir quiénes queremos ser en nuestra propia historia. Relativizar. Nada es tan malo ni tan definitivo como nos queremos hacer creer muchas veces. Todo pasa …..
    Uno de mis trucos para esos días duros es decirme que en tan sólo unas horas será otro día y todo habrá pasado. Y la vida seguirá adelante. Nuestra vida, la de cada uno, que es indelegable e intrasferible. Disfrutémosla. Nadie lo hará por nosotros.
    Creo que no te había comentado hasta aquí que me gusta mucho también el título de estas entradas sobre quererse y perdonarse a uno mismo. Efectivamente, ‘ ‘Ser tu mejor amigo” aunque parezca fácil, no lo es.

    Responder
  2. Magnolia

    En efecto “ser tu mejor amigo” a veces es lo más difícil. Pero el truco es no ser tan duros con nosotros mismos y controlar los pensamientos negativos; no es fácil pero hay que intentarlo. Gracias por estos temas tan interesantes…

    Responder
  3. Ánima Psicología

    Vuestros comentarios nos parecen muy acertados, se nota que sabéis lo importante que es cuidarse y, además, lo lleváis a la práctica.
    ¡Ay, el control cuánta energía consume!
    Gracias por estar ahí

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X