Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Diez años después, miro los pasillos de mi cole, sus aulas, el patio….cada uno de esos espacios trae a mí el recuerdo de una ilusión; de un proyecto soñado. Y es que este año celebramos el 10º aniversario de la Escuela Infantil Municipal de Fuente Palmera.

Hace diez años desde aquel momento en que un proyecto novedoso surgía de los cimientos de un antiguo edificio abandonado que comenzó a construir una Escuela Taller del Municipio.

La ilusión puesta en el proyecto fue similar a la de una madre recién embarazada que sabe que alberga en su interior al ser más bello de la creación.

Todo un Ayuntamiento colaborando con ilusión: albañiles y personal de obras, pintores que en cada pincelada ponían una sonrisa, personal de limpieza puliendo hasta el último rincón.

El proyecto del edificio retocado por la arquitecta municipal y un plan de funcionamiento y convenio con la Junta de Andalucía en el ámbito del  Plan de apoyo a Familias Andaluzas, gestionado por el personal de servicios sociales, fue el colofón de esta gran creación.

Así fue como en Fuente Palmera vio la luz este centro público dirigido a niños y niñas de 0 a 3 años, demostrando que la educación pública tiene una gran calidad y dando respuesta a las madres trabajadoras de la zona.

En los meses previos, recepción de solicitudes de mamás que acudían al despacho con millones de dudas y miedo a separarse de sus bebés.

En la inauguración un equipo de profesionales pilotando la nave de tan bonito proyecto.

Y en los primeros días,  llanto de bebes y de madres aferradas a ellos resistiéndose a cortar un cordón umbilical imaginario que aun les unía a ellos.

Desde aquel día de 2003 hasta ahora, cientos de niños y niñas han corrido por estos pasillos, han llorado la ausencia de sus familias y han reído la ilusión de los primeros aprendizajes.

Primeras papillas, primeros pasos, primeras palabras, primeros cantos…..todo por estrenar, todo recién creado…así curso tras curso; y en la retaguardia maestras  viviendo en primera fila el preestreno de la nueva vida.

Reto el nuestro, el de hacer entender la importancia de lo educativo en esta primera infancia, siempre de camino entre el cuidado y el amor. Fundamento de nuestro centro el promover experiencias positivas, facilitar la acción, educar en tolerancia y conservar las grandes dosis de energía  positiva y luz que cada uno de nuestros niñ@s alberga en su ser.

Responsabilidad en un trabajo de alfareras, tallando porcelana fina, frágil y suave.

Mayor reto aún es responder a las expectativas de las familias y saber  transmitirles el amor que sentimos por sus pequeños tesoros.

Ha sido mucho el personal que ha pasado durante estos años por nuestra escuela, un grupo fijo y muchas sustitutas llenas de ilusión. Algunas, como “seño Eva” y “seño Carmen”, apartadas de su labor educativa por problemas de salud que las han llevado a repartir su amor a otros lugares.

Los otros ingredientes para nuestro éxito han sido:

Un Personal de cocina cercano a los pequeños, dispuestos a dar un capricho aquí y otro allá.

Madres ilusionadas unidas en el AMPA Chupete Rojo, pilar básico de nuestro centro.

Un ayuntamiento apostando por la educación pública de calidad y por las familias del municipio.

Muchas ganas de trabajar.

Y el apoyo y comprensión de las familias.

Todo, así agitado, hace un cóctel irresistible que hoy, un año más, podemos disfrutar en la fiesta de final de curso en la que los pequeños nos regalarán sus primeras actuaciones a la luz de los flases de las cámaras de foto y video de  sus familias ilusionadas.

Un año más, doy las gracias por permitirme trabajar en una de las cosas que más me ilusiona en la vida; porque sin vosotros este proyecto no tendría sentido.

A José Antonio, un ángel de niño que voló pronto muy alto para repartir su luz allá donde no podemos verle. Sabemos que nos cobijas bajo tus alas blancas.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

2 Respuestas

  1. Nenufar

    Pasionaria, felicidades por ese décimo aniversario. Me gusta mucho como describes esta historia. Qué suerte han tenido esos niños y qué suerte de las maestras que pueden ejercer su vocación. Enhorabuena a todos . OS deseo muchos más años de feliz escuela infantil.

    Responder
  2. Casandra

    Eso, eso, Pasionaria ¡¡ENHORABUENA¡¡ para tí y para todo el equipo que hace posible un proyecto tan bonito y con resultados educativos tan fructíferos. ”Trabajo de alfareras, tallando porcelana fina¡¡ Precioso y muy ilusionante. ¡Adelante¡¡ y buena suerte para los próximos diez años.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X