Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El título de esta entrada está inspirado en la obra más reciente del periodista y escritor inglés, Andy Robinson: Un reportero en la montaña mágica: Cómo la élite económica de Davos hundió el mundo”.

El libro está publicado por Ariel, en 2013, y AMAZON lo presenta catálogo de ventas en los siguientes términos:

Los encuentros del Foro Económico Mundial en la diminuta población suiza que inspiró a Thomas Mann son la constatación de los males endémicos del sistema que nos gobierna. O, al menos, de sus incongruencias. Un ágora en la que el cinismo se viste de filantropía y el pensamiento único en debate abierto. Un lugar en el que Bono y Clinton se erigen en profetas, las estrellas del periodismo olvidan su compromiso con el público y los académicos aleccionan al personal sobre los beneficios del sistema capitalista y los males del intervencionismo ante banqueros y empresarios venidos de todo el mundo”.

Andy Robinson, corresponsal itinerante de La Vanguardia y  autor del blog “Diario Itinerante”, nació en  Liverpool en 1960 y se licenció por la London School of Economics. Inició su carrera periodística en Sabadell, a finales de los años ochenta, con una serie de artículos sobre el Reino Unido publicados en la revista catalana El Mon. Ha escrito desde  Barcelona, Nueva York y Madrid para Cinco Días, Business Week, City Limits, I-D, Blueprint , The Guardian, The New Statesman, Ajo Blanco y The Nation (Nueva York). Fue corresponsal de La Vanguardia en Nueva York desde 2001 a 2008. También es autor de numerosos títulos en los que combina periodismo de investigación, sus conocimientos sobre macroeconomía y su documentada afición por la literatura.

He tenido dos referencias previas respecto a este libro que hoy inspira esta entrada en Flores del Desierto y su autor. La primera fue hace unos meses, Manuel Sollo le entrevistó en RNE Sevilla para su programa Biblioteca Pública. La segunda fue ayer, 24 de enero, en Onda Cero . Carlos Herrera, a hora temprana y a propósito de la reunión en Davos del Foro Económico Mundial, le preguntaba por qué la desigualdad era el tema de la cumbre este año y si, realmente,  se puede hablar ya de recuperación económica en Europa y EEUU tras el punto de inflexión que supuso la crisis de Lehman Brothers  en 2008.

El maquillaje de Davos

Esas dos preguntas y alguna más en el mismo sentido dieron lugar a una certera y concisa exposición de Robinson sobre la actual situación económica mundial. Transcribo un resumen que pretendo breve y ajustado lo más fielmente posible a lo escuchado:

‘’Antes de 2008, existía un consenso en torno a una idea de la globalización benigna. Incluso los ciudadanos de a pie se lo creían. Había caído la Unión Soviética. Parecía que el único sistema era un capitalismo flexible.

 Desde la caída de Lehman Brothers, esa idea se ha esfumado. Y, ante la creciente indignación de la ciudadanía, los más ricos se ven obligados a  una labor de limpieza de su imagen a través de lo que ellos entienden como  “filantropía”. En Davos, el 1-2 % de la población mundial que más patrimonio acumula se reúne cada año para hacer una labor de relaciones públicas, de  “maquillaje”.

La cumbre consiste en una “operación ideológica sofisticada, fundada por un empresario suizo, que se retrata a sí mismo como un hombre de ideas sociales, demócratas”. Curiosamente, Suiza es un país con una evasión social endémica,   difícilmente compatible con el bienestar social. En “Davos, se utiliza un lenguaje de centroizquierda, en el que son frecuentes palabras como emprendedor social, filantropía, responsabilidad social, un lenguaje trufado que simula una reacción”.

Se trata de supuestas políticas sin ánimo de lucro, dedicadas a financiar servicios públicos que deberían financiar los estados. La asistencia de estrellas del cine o la música, como Bono o Angelina Jolie contribuyen a este aparente lavado de imagen.

Bono hace siempre el mismo papel, una especie de representante a favor de la sociedad civil que se esfuerza para convencer a los inversores de fondos buitre para que saquen de sus bolsillos unos milloncellos que sirvan para financiar acciones de supuesta solidaridad, por ejemplo, en Africa. Es el caso de Bil Gates, del principal accionista de Burguer King o del grupo Prisa (Slim).

Pero, hoy en día, se les ve mucho el plumero.

Respecto a si estamos en un punto de inflexión, EEUU empieza a crecer de nuevo y el  sistema financiero ha bajado sus niveles de endeudamiento. El problema es que hay que mirar las raíces y no volver a cometer los mismos errores. Se había llegado a un acuerdo en que la crisis era consecuencia de una economía basada en un consumo insostenible, debido a la necesidad del asalariado medio de endeudarse hasta las cejas para comprar vivienda, o coche, mientras sus salarios permanecían estancados. En un sistema financiero des-regulado, los excesos especulativos eran el pan de cada día.

Sin embargo,  no se ha rectificado casi nada. Los lobbys financieros de la City y N.Y siguen controlando. En Davos también son los que manejan. Lo único que han hecho es reconocer que tienen que tener cuidado con la presión a la que someten a la población. En cualquier caso, Davos ya no es lo que era. No influye ya tanto en el mundo económico’’.

¿Excesivo pesimismo o realismo fundamentado?  

 Según el autor, la tesis del libro es que “el capitalismo de extrema desigualdad, la sociedad del 1% y el 99%, que se extiende ya desde Shangai a Los Angeles, Londres a Sao Paulo, está condenada a hundirse en crisis de especulación y recesiones de infraconsumo y demanda insuficiente”. Davos, es el escaparate donde los magnates intentan enmascarar su objetivo último  -globalizar la extrema desigualdad-, con el lenguaje de la socialdemocracia y la filantropía. Pero, ya no engañan a casi nadie’’.

Os transcribo unos párrafos del libro para ir abriendo boca, si es que os habéis animado a acometer su lectura.

EL DESCENSO DE LA MONTAÑA MÁGICA

Hacia el final de La montaña mágica, la gran novela de ideas de Thomas Mann, los tambores de la Primera Guerra Mundial empiezan a sonar en las tierras llanas perturbando con su estruendo la paz moribunda de los habitantes de la montaña mágica….

…Durante el Foro Económico Mundial (WEF) de Davos de 2013, transcurridos cinco años desde el inicio de la crisis y sin ninguna señal de recuperación sostenible –al menos en Europa, cuya periferia atravesaba un largo periodo de estancamiento, paro masivo y creciente pobreza–, era difícil no tener el mismo presentimiento de catástrofe más o menos inminente. …..

…. Lo que diferenciaba la decadencia de la élite del nuevo siglo XXI de la enfermedad moral que Thomas Mann diagnosticara en su día simbólicamente era que, tras la crisis del 2008, no emergía en ninguna parte una alternativa general a las teorías de mercados eficientes, burbujas imposibles y consejeros delegados merecedores de remuneraciones billonarias. La novela de Mann es un foro de ideas que esbozan irónicamente los conflictos entre las grandes ideologías que caracterizarían las próximas décadas.  

…. Tras el colapso del 2008, hubo quienes habían albergado la esperanza de que irrumpiera en el debate una propuesta radicalmente alternativa como en su día lo fue La teoría general (1936), la obra cumbre del economista inglés. Pero más allá de la retórica obamiana de un New Deal verde o un Plan Marshall para el maltrecho sur europeo, nada apareció ni en el ámbito intelectual ni mucho menos en el ámbito de la política real…..

Andy Robinson

Corresponsal volante

arobinson@lavanguardia.es

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X