Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Esta semana  hemos celebrado el Día Internacional de la Madre Tierra;  jornada destinada a concienciar sobre los retos para preservar el planeta.

 Con esta conmemoración se pretende crear conciencia común sobre los problemas de superpoblación, contaminación, conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger a la Tierra. Esa madre que nos amamanta, nos cobija y nos ve crecer y rebelarnos ante ella como adolescentes caprichosos que se apartan de sus orígenes y olvidan algo fundamental como es el agradecimiento a aquella que nos da la vida.

Desde este rinconcito en nuestro universo floral quisiera dedicar unos minutos a un grupo de mujeres que se han convertido en referente y fuerza en la causa de la defensa de la Tierra. Se trata del Consejo de las trece abuelas indígenas.

‘Los hombres y las mujeres estamos unidos al ombligo de la Tierra, que es la madre; todos dependemos de ella”

En Octubre de 2004,  trece abuelas indígenas, procedentes de diversos lugares del planeta, se reunieron cerca de Nueva York. Asistieron allí en respuesta a las señales que indicaban que había llegado el momento anunciado en antiguas profecías comunes a todos sus pueblos. Estas profecías decían que llegaría un tiempo en que ellas serían llamadas a unirse para salvar a la Madre Tierra y todos sus hijos. En ese encuentro nació  el  “Consejo Internacional de las 13 Abuelas Indígenas”.

Desde ese preciso instante, las abuelas iniciaron su revolución pacífica a través del Consejo Internacional de las 13 abuelas Indígenas, unidas en una sola voz, en el  trabajo por la Tierra, la defensa de sus saberes tradicionales, por aquellos pueblos que no tienen voz y por las generaciones futuras.

Las componentes de este consejo proceden de diferentes lugares del planeta, como son  Nepal, Tíbet, Asia Central, México, Alaska, Brasil o Nicaragua. Tienen también  culturas, lenguas y razas muy diversas, pero les une  su alianza en pos de la sabiduría ancestral femenina de la que, cada una de ellas, son herederas.

‘Nos hemos unido como una sola mujer, para defender la Tierra misma”

Durante los últimos nueve años han logrado llegar a todos los rincones del mundo con una sola voz: “Nos hemos unido como una sola mujer”, dice su manifiesto fundacional.  Han sido recibidas por el Dalai Lama, han visitado el Vaticano y han sido nombradas Mujeres de Paz por la ONU. Y su viaje continúa de manera tranquila y sabia, sin pausa ni desánimos.

Dicen representar una alianza de oración, educación y sanación de nuestra Madre Tierra, de todos sus habitantes y de los niños por las próximas siete generaciones por llegar.

Son mujeres sabias profundamente preocupadas por la destrucción de nuestra Madre Tierra . Convencidas de que las enseñanzas de nuestros ancestros pueden iluminar el camino, promueven proyectos que protejan la Tierra; se trata de proyectos que se basan en el amor a la Tierra, la medicina ancestral, la protección al idioma y modos de oración ceremonial, así como a todos aquellos conocimientos tradicionales que eduquen y nutran a nuestros hijos.

Dicen estar profundamente horrorizadas ante la destrucción sin precedente de la Madre Tierra, por la contaminación del aire, agua y suelo; por las atrocidades de la guerra, el azote global de la pobreza, la amenaza de las bombas nucleares, el derroche que supone la  cultura del materialismo, las epidemias que amenazan la salud de los seres de la Tierra, la explotación de las medicinas indígenas, y la destrucción de  modos de vida tradicionales.

Están convencidas de que la solución pasa por volver a conectarnos con la naturaleza y lograr la armonía interior que hace tiempo perdimos en la cultura occidental. Se trata de mujeres que criaron a sus hijos, dedicaron la vida a formarse y a trabajar, mujeres preparadas y, como os decía, procedentes de diversos puntos del planeta.

Desde esta página siento la necesidad de hacer un merecidísimo homenaje a cada una de las integrantes del Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas :

Aama Bombo Tamang de Nepal

Margaret Behan Arapaho/Cheyenne. Montana, EEUU

Rita Pitka Blumenstein Yup’ik. Círculo Artico.EEUU .

Julieta Casimiro Mazatec. Huautla de Jimenez, Mexico.

Maria Alice Campos Freire de la Amazonia, Brasil.

Flordemayo Mayan. Highlands of Central America/ Nuevo Mexico, EEUU.

Tsering Dolma Gyaltong,Tibet.

Beatrice Long Visitor Holy Dance Oglala Lakota.

Black Hills, South Dakota, EEUU.

Rita Long Visitor Holy Dance Oglala Lakota. Black Hills, South Dakota, , EEUU .

Agnes Baker Pilgrim Takelma Siletz. Grants Pass, Oregon, EEUU .

Mona Polacca Hopi/Havasupai/Tewa. Arizona , EEUU.

Bernadette Rebienot Omyene. Gabon, Africa

Clara Shinobu Iura de la Amazonía, Brasil.

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=f7nU5M1qe1w

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-2-noticias/entrevista-consejo-13-abuelas-indigenas/1535186/

http://www.youtube.com/watch?v=dkSaGeFExjs

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

3 Respuestas

  1. Casandra

    Pasionaria, ¡¡¡chapó¡¡
    Tú lo has escrito, ”merecidísimo homenaje”.
    ¡¡Qué bien traído¡
    Gracias por darnos la oportunidad de tener en esta página estos trece ejemplos.

    Responder
  2. Salus

    Muchas gracias Pasionaria por recordar la casa común que habita la humanidad y de la que tantas veces nos olvidamos. La visión materialista y mercantilista que nos imbuye la sociedad de consumo en la que hemos crecido, nos ha llevado casi a ignorar las consecuencias de nuestras acciones sobre el entorno que nos rodea. Parece que la naturaleza, el aire, las tierras y los mares estuvieran ahí para usar y tirar, como meros objetos que encontramos a nuestro paso. Y ahora, en estos tiempos en que la preocupación de los poderosos es reducir gasto público para poder mantener a flote a la banca y la preocupación de la mayoría de la gente es poder llegar a fin de mes o encontrar un trabajo, aún menos atención prestamos a los recursos naturales. De hecho, se han reducido los programas dedicados a la protección y recuperación del medio ambiente, están aumentando las emisiones de gases con efecto invernadero y no conseguimos que los gobiernos lleguen a acordar un plan efectivo para invertir la tendencia al cambio climático.
    Hay un principio básico de la física que dice que ningún subsistema puede controlar al sistema en el que está incluido. La humanidad ha funcionado ignorando este principio y hemos pretendido controlar y dominar para nuestro beneficio al sistema global del planeta Tierra. Las consecuencias devastadoras se están notando en forma de desertizaciones, destrucción de la biodiversidad y agotamiento de recursos como los combustibles fósiles.
    Es imprescindible que cambiemos de mentalidad y recordemos que la Tierra no es tanto una herencia que hemos recibido de nuestros padres para usar a nuestro antojo, sino más bien un lugar que hemos tomado prestado de nuestros hijos.

    Responder
  3. Pasionaria

    Gracias a ti Sara por tan enriquecedora aportación a esta entrada…siento como mias cada una de tus palabras y me quedo con tu frase final: “la Tietrra es el lugar que hemos tomado prestado a nuestros hijos y alos hijos de sus hjos…”

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X