Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

‘’El interés de repartirse el mundo con escuadra y cartabón, sobre los mapas, sigue siendo desde la Antigüedad la principal afición del poder’’, afirma Elena. ¿Y qué hago yo para cambiar el mundo? ¿qué derecho tengo a criticar a los poderosos a los que pertenezco de laguna manera?”

‘’Tren de lejanías’’ es  una lección de valentía. Amalgama de sentimientos y actitudes enfrentadas. Temor y fortaleza, coherencia frente a mentiras, abandono y reencuentro, entusiasmo por el arte y pasión por el progreso humano, pero con alma. Es una obra bien escrita, dinámica y fresca, estructurada en cómodos apartados coicindientes con el periplo viajero de su protagonista.  Con un final bien resuelto que infunde ánimo y  confianza  en la conquista de retos importantes a pesar de la debacle. De lectura gratificante, no obstante la permanente inquietud que actúa como baluarte argumental. Su autora es la escritora almeriense, Mar de los Ríos. Está editado por Arcopress, del grupo Almuzara.

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con una lectura y que un libro no me llegaba tan hondo. He compartido la angustia de Elena, la protagonista,  desde que partió de Almería hasta que, de regreso,  ha podido abrazar a sus hijos en el puerto de La Coruña. Allí, las lágrimas contenidas a lo largo de toda su odisea se han convertido en mar incontrolable.

En sus últimas líneas, leo los agradecimientos. Y  a mí sólo se me ocurre en este preciso momento, -acabo de cerrar la contraportada-, dar las gracias a Mar de los Ríos. Gracias por contarnos esta hermosa, inteligente y exquisita historia.

¡¡Cuánta sensatez ¡¡ ¡¡cuánta coherencia¡¡ Me admira extraordinariamente el entusiasmo por la vida que transmite la obra, por  la belleza, por el arte. Filantropía desbordante dibujada con  una pluma fresca,  ágil y eficaz en su objetivo.

He leído, escuchado y visto en los últimos tiempos tanta vacuidad,  tantas sombras y fantasmadas, tan exitosas como insípidas e incoloras, …… que, según avanzaba junto a Elena por capitales europeas,  coincidiendo en sus reflexiones, sorprendiéndome ante sus descubrimientos, sufriendo  y alegrándome con su despertar ……. me felicitaba por la suerte de haber pescado una pieza  excelente en el insondable océano de la literatura actual. Entre tantos títulos y autores,  ¡qué difícil encontrar la aguja en el pajar¡

Yo creo haberla encontrado de nuevo, después de años de búsqueda, en este ‘’Tren de lejanías’’. Y voy a recomendar esta lección existencial para travesías procelosas, especialmente, a los más jóvenes.

Con esta recomendación propongo a la juventud actual  el retorno a la valentía que demuestra la  mujer con la que atravesamos un continente, a punto de entrar en guerra, para descubrir la verdad. La propia y la que nos interrelaciona con el prójimo.  La verdad pequeña, mediana y a gran escala. La verdad que subyace, a veces,  muy por debajo de la fría superficie: magma, latente y ardiente, sangre y núcleo. Ena es inquietud, audacia y fortaleza. No se deja arrastrar por el dulce canto de las mentiras –educativas, culturales y mediáticas-, y va al encuentro de la vida. El miedo no la paraliza atrapándola en el confortable útero doméstico.   Aunque deba tomar incómodos trenes,  surcar  oscuros  mares y recorrer peligrosos caminos.

 ‘’Levantarse y echar a andar’’

Huyendo de las desoladas arenas del desierto, nuestra protagonista se levantó y echó a andar,  cuantas veces fue necesario, ”hasta llegar al paisaje interior de su alma”. No alcanzó su serenidad hasta rescatar todas las piezas de su identidad dispersa.

La autora aprovecha la travesía geográfica, monumental, costumbrista, artística y personal de Elena para presentarnos a  personajes emblemáticos de principios de siglo – Alfonso XIII y Ena de Battemberg, Antoni Gaudí,  Chanel, Carmen de Burgos o el flamante premio Nobel Jacinto Benavente-. Nos lleva a visitar el corazón del Reich y a  conocer con ella al mismísimo Káiser, Guillermo II. Tenemos noticia del asesinato de los jóvenes herederos del imperio austrohúngaro, de la accidentada muerte de la irresponsable emperatriz Sissi, y de otros infortunios familiares de su desdichado esposo, Francisco José. Todo ello, unido a otras circunstancias convergentes, constituiría la cerilla que prendió la mecha de la primera guerra mundial, conflicto que sorprende a nuestra protagonista en su viaje de retorno  hacia su  ”oasis”.

En su tempestuoso periplo, Ena se siente siempre reconfortada por las mujeres de sus libros de cabecera que la acompañan desde Almería, Alicia, Ana Ozores  y  Madame Bovary. Pero, también encuentra en los paraísos donde llega otros personajes como Blancanieves, Hamlet, Jane Eyre o Dorian Gray.

A lo largo de las páginas escritas por  Mar de los Ríos, nos da cuenta de creadores renombrados como Victor Hugo, Baudelaire, Flaubert,  Bécquer o  Cervantes y Shakespeare.  Aunque también obtenemos buenas referencias, a través de la mismísima Virginia Wolff,  de autoras menos consagradas en los albores del siglo XX, como las hermanas Bronté, Jane Austen, Mary Shelley y su madre, Mary Wollstonecraff,  autora en el siglo XVIII de la primera reivindicación de los derechos de la mujer.

Sin embargo, no sólo de literatura, filosofía o  historia se nutre este trayecto. En su tránsito por tierras germanas y austríacas, la intrépida andaluza rememora a músicos como Wagner, Listz, Schubert, Bach o Beethoven. Nos familiariza con filósofos y pensadores  como Kant, Hegel, Schopenhauer, Nietzsche o Karl Marx y escucha hablar de un médico vienés que hipnotiza a la gente para remediar su melancolía.

Una etapa de progreso que inicia una nueva era

La travesía que emprendemos con Ena nos permite, asimismo, conocer los elementos que determinaron a finales del siglo  XIX el progreso urbanístico, inicio de una nueva era en la construcción de grandes infraestructuras, obras de ingeniería y de arquitectura.

Ello no es óbice para que visitemos grandes monumentos del modernismo catalán, del gótico  francés, el neoclásico alemán o del arte medieval en el norte europeo. Tendremos a nuestro alcance detalles de los materiales utilizados en la torre Eiffell, construida para la exposición universal de 1889 en conmemoración del primer centenario de la Revolución francesa, y de su similitud técnica con el puente del Mineral de Almería. La catedral de Notre Dame,  el castillo de Neuschwanstein, la Marien Platz y  el Museo británico son otros magníficos referentes de cultura y poder incluidos en el itinerario turístico.

Rumbo a los fiordos noruegos, último puerto europeo donde llegará la ya decepcionada almeriense en su búsqueda particular, atraviesa Dinamarca y el  mar del Norte. La urgencia de su cometido le obliga, lamentablemente,  a sortear el pueblecito de Andersem y  el castillo de Hamlet.

Antes, ha callejeado por la Cité, atravesando el Sena, y surcado el Rhin, sobre una barcaza hacia la Petit France, acompañada de un apuesto estrasburgués, ingeniero de puentes. Se representaba QUO vadis en París y constatamos la solemnidad de la catedral de Estrasburgo, construida en cantería rosa.

Según surcan kilómetros de vías los modernos trenes norteeuropeos,  Elena puede contemplar el impresionante paisaje de la Selva Negra y escucha las bondades de los balnearios de  Baden Baden. Cerca de Munich,  halla los escenarios donde los hermanos Grimm ubicaron la más famosa versión de Schneewittchen, nuestra Blancanieves.

En París, Coco Chanel acaba de abrir una sombrerería, ha hecho desaparecer el corsé como prenda estrella de la ropa interior femenina y su estilo a lo garçonne empieza a revolucionar el ropero de las francesas. El foxtrot, importado de EE.UU,   triunfa en las salas de baile.

‘’Una habitación propia’’

 Su interés por la arquitectura, la ingeniería, el arte, la literatura  y la cultura, en general, unido a su conocimiento de varias lenguas, y su actitud decidida a afrontar el reto que la vida le ha planteado,   nos hace saber desde el principio que estamos ante una mujer con mayúsculas.  Ejemplo de otras muchas, por supuesto, pero a ella le ha tocado en suerte abrir camino y  tomar el testigo, dejando atrás tierra, raíces y ramas. Y, como semilla dispuesta a germinar,  se deja arrastrar donde el corazón la lleva. Descubierta la verdad, la razón será su guía.

“No me quedaré en la profundidad como hizo mi madre. Yo no soy ella. Renaceré pase lo que pase’’.

En Europa se está gestando el comunismo al tiempo que se desencadena el primer enfrentamiento entre países del  nuevo siglo. Civilización frente a barbarie. Locura frente a razón.  En la mayoría del mundo desarrollado aún no existe el sufragio femenino. Una mujer no puede deambular sola por el mundo. Necesita el protectorado masculino. Sin embargo, ‘’Tren de lejanías’’ apuesta por ‘’una habitación propia’’ para ellas, las mujeres de entonces, y para nosotras, las que hemos tomado el testigo un siglo más tarde.

Invito, por último,  a la flora de este jardín y a nuestros  lectores  a descubrir todos estos detalles y muchos otros, como cuál es el personaje llamado Frau Merkel. Encontrad definiciones que resultan joyas de pensamiento sobre el papel de la mujer y la nueva masculinidad que se atisbaba en territorio inglés, en el horizonte de los albores del siglo XX. Se os van a revelar   opiniones sobre el poder de la  educación, el valor del arte o la degradación de la política. Seréis testigos de una incipiente lucha de clases postmoderna y de cómo la violencia y la xenofobia acabarán imponiéndose a la cultura y a la ciencia en el corazón del viejo continente.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

9 Respuestas

  1. Mardelosrios

    Querida Casandra, agradezco con toda mi alma la sentida lectura que haces de mi “Tren del lejanías” y que tienes a bien compartir con los demás de manera tan virtuosa. Me siento una escritora privilegiada al haber hecho el mejor de los viajes al fondo de tu corazón.
    1000 besos.
    Mar de los Ríos

    Responder
  2. Hierbabuena

    Ya tengo el libro “Tren de lejanías”, empiezo ahora mismo a leerlo. Qué buen comentario Casandra, despiertas el interés por su lectura.

    Responder
  3. Blanca

    Así es, despiertas interés por su lectura. Como sabes, desde hace unos día tengo el libro y me dispongo a leerlo aprovechando este paréntesis vacacional.
    Ya comentaremos a mi vuelta, aunque desde ya te adelanto que me va a entusiasmar. Me gusta la búsqueda y el periplo que se desarrolla en la novela, el recorrido por ciudades y personajes. Me ha resultado de lo mäs refrescante que la propia autora te haga su propio comentario. En fin, todo un lujo y una joyita que, presumo, será Tren de lejanías
    Como te digo, ya hablamos después de su lectura.
    Gracias como siempre, Cas, un besito y otro para Mardelosrios. Bienvenida
    Verdad que la animamos a participar en nuestro portal y que nos encanta?

    Responder
  4. Thor

    Hay un detalle que me gusta, si es tal y como lo has contado, que siendo un libro dondelas mujeres son protagonistas por derecho propio, no se etiqueta como feminista, lo que le encasillaria y restaría posibilidades en favor, precisamente, de la causa de la mujer a la que ha hecho mucho daño un feminismo trasnochado y excluyente. Creo deducir de esta presentación mayor amplitud de miras y una perspectiva conciliadora e integradora. Asi lo intuyo. Me pongo manos a la obra para verificarlo. Ya te cuento.

    Responder
  5. Jade Queen

    Me muero de ganas de leerlo. Me gustaría preguntar a la autora cómo ha hecho para documentarse, el proceso. En cierto modo me recuerda a ”De parte de la Princesa Muerta”. Nació princesa otomana, se casó con un príncipe indio y murió en la Francia sitiada durante la II guerra mundial. Es una novela con muchos datos históricos y de viaje por la Europa de mediados del siglo XX. Lo mejor es el viaje interior. Lo de la EUROPA en guerra que sorprende a Elena en ”Tren de lejanías” me la recordó y de pronto me surgieron las imágenes que me resultaron muy similares.

    Responder
  6. Casandra

    Voy a intentar contestar a todos los que me habéis interpelado en vuestros comentarios.
    Mar de los Ríos.- Un honor tenerte en este jardín de flores. Un placer, insisto, la lectura de tu magnífica obra literaria.
    Hierbabuena y Blanca.- expectante quedo en espera de vuestras conclusiones tras la lectura de ”Tren de lejanías”. Después de vosotras ya se han apuntado al reto Jade y Peix. Divertido e instructivo juego hemos puesto en marcha. Espero que os guste tanto como a mí.
    Jazmín.- Tomo nota.
    Thor.- Tal como lo he contado y más, ya nos contarás tú cuando lo leas. Fina observación la tuya en relación al feminismo, que yo no he incluido en mi reseña pero que, coincido contigo, es de enorme relevancia. Gracias por esa aportación, muy, muy importante.
    Jade.- Me has picado tú también a mí con ”De parte de la princesa muerta”. Sospecho que, partiendo de orígenes tan distintos, ambas mujeres acaban concluyendo en metas muy cercanas en su viaje interior. Por cierto, no has mencionado a su autor. Intuyo que es otra mujer.

    Responder
  7. Brezo

    Gracias Cas por relatarnos un libro tan interesante y ágil de leer. Ahora mismo, estaba buscando algo nuevo para libro de cabecera. Por lo que relatas, a mí me ha recordado al Dime quien soy de Julia Navarro. En otras dimensiones, en otro contexto, pero también relata toda una época histórica, desde la II República española a la caída del Muro de Berlín a lo largo y ancho de toda Europa, y de la mano de una mujer. Me resultó también muy interesante.
    Me alegro mucho que la autora haya comentado en el blog. Qué lujo!

    Responder
  8. Jade Queen

    La autora de ”De parte de la princesa muerta” es Kenizé Mourad. La escritora es la bebé en cuyo parto murió la protagonista y fue entregada en la embajada suiza junto con una carta de parte de su madre, la princesa muerta. La conocí una feria del libro en Córdoba. Creo recordar que era el año 2002. Presentaba ”un jardín en Badalpur”, el siguiente que había escrito después de la princesa …., sobre su propia vida. Criada en Suiza, conoció a su padre cuando ya era adulta, en la India. Ambos libros me habían gustado mucho y tenía interés en que me los firmara. NO es una autora habitual por estos lares. El libro me lo regaló mi marchante de lectura. Me suele comprar joyitas de por ahí, casi siempre en inglés, casi siempre historias de mujeres y escritas por mujeres. Y acierta en el 97 por ciento de los casos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X