Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿A quién no le gusta discutir? Pasar horas y horas enfadado y sintiéndose mal es una de las actividades favoritas de muchas personas. Si no os gusta es que no lo habéis probado lo suficiente. Pero tranquilos, aquí os dejamos la guía definitiva para la discusión perfecta.

1. Nunca te sientes con la otra persona para hablar tranquilamente. Tampoco planees las conversaciones. Lo mejor es empezar la discusión en el momento más inoportuno, por ejemplo justo antes de que venga tu familia de visita o cuando queda poco para entregar un proyecto importante en el trabajo.

2. Culpa al otro de todo lo que te pasa. La culpa siempre es de los demás. No cometas el error de pensar que algo de lo que sucede puede ser responsabilidad tuya.

3. Tú siempre llevas razón. Jamás des tu brazo a torcer. Después de todo, la única meta de una discusión es ganar. Si intentas llegar a acuerdos o proponer soluciones puede que arregléis el problema y se acabe la diversión.

 4. Si tienes oportunidad ridiculiza o insulta al otro. ¡Esa es la mejor manera de que os enzarcéis en un intercambio infinito de acusaciones!

5. Sé extenso en tus explicaciones. No resumas, no te centres en el problema. Cuanto más hables más conseguirás liar a tu oponente. Una buena técnica para hacer la discusión mucho más complicada e irresoluble es sacar a relucir conflictos del pasado. ¿Recuerdas aquella vez hace mucho tiempo que discutisteis por otra cosa? ¡Es el momento de hablar de ello también! Cuantos más problemas discutas al mismo tiempo más posibilidades hay de que no soluciones ninguno.

6. Interrumpe al otro siempre que hable.

7.  Nunca, bajo ningún concepto, intentes ponerte en el lugar de la otra persona. Intentar comprender al otro sólo servirá para relajarte. ¡Sus sentimientos no son importantes! ¡No les prestes atención!. Céntrate sólo en ti, al fin y al cabo, los demás no importan.

 8. Si la discusión decae o si notas que la otra persona se empeña en solucionar el problema te sugerimos una técnica de emergencia: interpreta todo lo que te diga como si te estuviera atacando. Utiliza cualquier argumento del otro para sentirte ofendido y dolido. Dale la vuelta a todo. Y defiéndete.

Os aseguramos que con estos consejos lograréis una discusión acalorada y dramática. Conseguiréis disfrutar de horas de malas caras, enfados y malestares. Recordad que lo más importante en nuestra relación con los demás es la hostilidad. ¡No os dejéis vencer!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

2 Respuestas

  1. Tomas

    Muy buena la guía, si lo que quieres es discutir y salir ganando no hay nada que hayas dicho que no sea verdad. Pero yo con todos mis respetos y si tu me lo permites te voy a llevar la contraria. Yo se que a veces es imposible contenerse ante la necesidad de discutir con alguien de sacar todo lo que llevas dentro, pero para que enzarzarte en una pelea y luego sentirte mal por todo aquello que has dicho, si puedes dialogar y llegar a un acuerdo, se que así de primeras puede ser que no sea lo que mas te apetece pero te digo que en cuanto te pongas a dialogar, la otra persona reaccionara igual con buenos modales, y solucionareis el problema satisfactoriamente para los dos. De todas formas enhorabuena por el articulo es buenísimo, aunque no haya que llevarlo a la practica.

    Responder
  2. Ánima Psicología

    Llevas toda la razón, Tomas. De hecho, el artículo era puro sarcasmo desde el principio hasta el final. Si quieres llevarte bien con la gente de tu arededor, lo mejor es que hagas todo lo contrario de lo que dice esta “anti-guía”. Dialoga, mantén la calma, busca el momento y el lugar adecuados para hablar tranquilamente, no te tomes lo que el otro te diga como algo personal, responsabilizate de tus acciones, no utilices un mal tono ni malas palabras y, lo más importante: tienes que estar dispuesto a ceder, a llegar a un acuerdo, a negociar (sabiendo que eso implica que no conseguiras todo lo que quieres ni el otro tampoco). ¡Nos alegramos que te guste el artículo!

    Responder

Responderle a Tomas Cancelar Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X