Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¡Hola Flores!

Soy Clara López, Psicóloga Clínica y Sexóloga. Y no soy Carrie Bradshaw, por desgracia. ¿O no?. No llevo tacones de vértigo y cuando llego a casa estoy deseando quitarme toda la ropa que me aprieta y sentarme a gusto en el sofá. Y no voy a hablaros de sexo glamouroso,  hipnotizante, ni desgarrado. Si me dejáis y os apetece, me gustaría compartir con vosotros la vida sexual de los mortales, los que no bebemos cócteles de Martini entre semana ni vestimos como maniquís de escaparate ni vivimos en Nueva York: el sexo de andar por casa.

Comencemos por el principio: ¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es todo eso que, de pequeños, nos enseñan a esconder. Os propongo un juego sencillo, ¿podéis decirme diferentes maneras de nombrar una parte del cuerpo, por ejemplo la nariz?, ¿cuántos nombres se os ocurren? ¿y para el codo?.

Probemos ahora con los genitales femeninos… y, si queréis, con los masculinos…¡Estoy segura de que entre todos podríamos llenar una página entera!.

Los genitales son quizá la parte más obvia de nuestra sexualidad, aquella que ni siquiera se puede llamar por su nombre, aquella para la que inventamos epítetos ñoños que les enseñamos a los niños y que, a su vez, nos enseñaron a nosotros. Porque los tabúes, en el fondo, no son las cosas de las que no hablamos, son las cosas que hablamos a medias, que tocamos de puntillas, con cierto miedo.

Para entender qué es la sexualidad, vamos a tener que quitarnos ese miedo y abrazar con confianza y un amor infinito esa parte de nosotros que nos acompaña durante toda nuestra existencia. Veamos pues unas cuantas ideas claves de la sexualidad:

1. Dura toda la vida.

Desde que nacemos hasta que morimos, vamos con nuestra sexualidad a cuestas. Y en cada etapa de la vida, la percibimos, disfrutamos, sentimos y usamos de forma diferente. La sexualidad evoluciona con nosotros y la adaptamos a las circunstancias y los momentos vitales.

2. Está influida por nuestra cultura y nuestra educación

Una persona en la India no percibe la sexualidad igual que una persona en Noruega, o que una en Somalia. Y cada una de esas personas en tres lugares diferentes del mundo, tampoco vivirán el sexo igual si son hombres, que si son mujeres. Si son ancianos o adolescentes. Si tienen una educación religiosa o laica, etc. La cultura en la que estamos inmersos determina nuestras creencias básicas sobre la sexualidad (¡y sobre la mayoría de las cosas!). También la manera en que nuestros padres, profesores, amigos y demás personas importantes de nuestra vida abordan la sexualidad harán que nosotros la vivamos y la pensemos de formas diferentes.

3. Tiene una función biológica

Vivimos la sexualidad a través de nuestro cuerpo, y como tal, gran parte de su actividad está regulada por respuestas fisiológicas. Estas respuestas orgánicas como la excitación, la erección, el orgasmo o la eyaculación, son una de las herencias que nos han dejado nuestros antepasados, los animales, que comparten con nosotros muchas de estas funciones. Y por supuesto, no olvidemos a la que hasta hace poco ha sido la única función válida para la sexualidad: la reproducción. ¡Gracias a ella seguimos aquí!

4. Tiene una función psicológica

El placer en sí mismo, es una de las funciones más importantes de la sexualidad. Los seres humanos hemos construido una sexualidad rica en detalles, en caricias, en intimidad y en prácticas sexuales que se alejan de toda función biológica. Toda una serie de “contenido sexual” que sólo tiene un propósito: el placer.

5. Tiene una función social

Y, como no, los seres humanos usamos toda esa sexualidad construida para relacionarnos. El sexo crea vínculos. No sólo las relaciones sexuales entre personas crean vínculos (más o menos duraderos), sino que la sexualidad, la forma de relacionarnos a través de nuestro cuerpo sexuado crea lazos asociados al género. Las mujeres se sienten identificadas con otras mujeres y los hombres con otros hombres.

Por tanto, la sexualidad se convierte en una dimensión global de la persona, que abarca aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Una dimensión que nos acompaña a cada uno de nosotros durante toda nuestra vida y que se expresa de manera diferente en cada persona. Es única, forma parte de nuestra personalidad, y se crea y se transforma a través de nuestras experiencias, nuestras ideas, nuestros temores, nuestros conocimientos, nuestras emociones, nuestras relaciones.

La sexualidad toma forma a través de nuestra existencia, a través de los pasos que damos para acercarnos o alejarnos de ella. Pero también tiene un pasado.

Os propongo un momento de introspección: ¿De dónde viene vuestra sexualidad?, ¿cuáles son sus antecedentes?. ¿Recordáis la primera vez que oísteis habar de sexo? ¿Recordáis vuestras primeras experiencias sexuales siendo niños?. ¿Recordáis la primera vez  que os sentisteis una mujer o un hombre?, ¿la primera vez que entendisteis que eso era algo importante, que os diferenciaba de todo otro grupo de personas?. ¿Recordáis alguna experiencia asociada a la sexualidad en la que sentisteis vergüenza o culpa?

Cómo es nuestra sexualidad ahora deriva de cómo fue nuestra sexualidad antes. Así que os dejo una última pregunta: ¿Cuántas “cargas” de ANTES influyen en vuestra sexualidad AHORA?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Una Respuesta

  1. Casandra

    Hola Clara. Encantada de tenerte con nosotros. Encantada de que nos instruyas con tus sabios consejos y recomendaciones profesionales. Para muchos de nosotros, educados en una moralina en la que, efectivamente, de sexo no se hablaba en público, mucho menos en casa, va a ser difícil arrancar y superar tabúes y sobreentendidos que, como tales, acaban malinterpretados en ocasiones.

    Ese pasado influye, claro, inevitablemente, en nuestro comportamiento presente. Y esas cosas y ese tema, como muy bien has afirmado, siempre se toca ”a medias”, ”de puntillas”, entre bromas y risitas, y con cierto o mucho miedo. Y si no damos la talla? Mejor no exponernos, mejor dejar que hablen otros, habitualmente, fanfarrones, también para el femenino, que llevan en sus exabruptos y exageraciones la marca de la mentira, del farol. Por lo general, su regusto está en escandalizar. La realidad, su realidad al menos, es otra cosa, cuando profundizamos un poquito.

    Por lo general, y al margen de esos personajes que no salen de un ladrillo, parece que nos jugamos mucho en manifestar interrogantes o exponer experiencias propias. Ya ves, ¡¡¡como si esa faceta de nuestra vida diaria fuera tan importante¡¡¡ o si ?

    Ufff¡¡¡¡ Si te proponemos ”quitarnos ese miedo y abrazar con confianza y un amor infinito esa parte de nosotros que nos acompaña durante toda nuestra existencia” tu tarea va a ser ardua. Hoy he estado comentando el tema con algunas flores de este jardín y he constatado que va a ser difícil que se asomen por aquí ni siquiera a saludar. Por tanto, os propongo y, de paso, os recuerdo a todos los que estéis interesados en este tema o en cualquier otro de los muchos que se vienen exponiendo ya en esta web, que tenéis la opción de utilizar el correo privado.

    En el caso concreto de ÁNIMA.PSICOLOGÍA Y SEXOLOGÍA, podéis recurrir a la CONSULTA ON LINE a través del correo directo animapsi.mc@gmail.com. Pilar o Clara os atenderán personalmente sin intermediación alguna de este sitio web. Os animo a utilizar los recursos que desde esta web ponemos a vuestra disposición. Y os recuerdo que ANIMA imparte talleres de psicología y sexología práctica para la vida diaria dirigidos a todo tipo de colectivos. El próximo será el día 4 de abril. Contactad con ellas si estáis interesados.

    Un saludo a todos y aprovecho para animaros a disfrutar plenamente de la recién llegada primavera en todos los sentidos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X