Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Con motivo de la gira de Año Nuevo de la Orquesta Presjovem en la Rioja y Aragón, he tenido la suerte de conocer magníficos escenarios, pero también paisajes naturales y monumentos milenarios que guardan grandes tesoros.

Uno de esos monumentos es el monasterio de San Millán de la Cogolla, cuna de la lengua castellana y actual centro internacional de investigación del español.   “San Millán es mucho más que un conjunto arquitectónico singular; más que unas glosas en romance, más que el lugar en que vivió su vocación y escribió Gonzalo de Berceo. El verdadero tesoro que encierran estos monasterios (Suso y Yuso), lo que han dado al mundo y los ha hecho merecedores del reconocimiento de la comunidad internacional, a través de su declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, es, precisamente, su patrimonio lingüístico”.

En la biblioteca del monasterio dormía un Códice latino del siglo IX, “Emilianense 60”, en cuyos márgenes un amanuense anónimo había escrito entre los siglos X-XI unos apuntes  -glosas- en lengua romance, en vascuence y en latín. En el margen derecho del folio 72r, podemos leer la más importante de estas glosas: “Cono aiutorio de nuestro dueno, dueno Christo, dueno Salbatore ….”. En el mismo Códice encontramos dos glosas en vascuence, probablemente, también,  las primeras frases escritas en esta lengua: “izioqui dugu; guec aiutu ez dugu”.

Estudios realizados en el Códice 46, también de la biblioteca de Yuso, que aparece fechado el día 13 de junio del año 964, fijan aún más los orígenes del castellano escrito en el monasterio. El documento es un diccionario enciclopédico con más de 20.000 entradas, ordenadas de la A a la Z, en el que las voces romances forman parte, no sólo de las anotaciones al margen, sino también de parte del texto escrito en latín, muy contaminado por el habla popular. Este manuscrito recoge el saber del pueblo y aclara numerosas lagunas sobre la alta Edad Media.

En el monasterio se conservan parte de los códices y cantorales originales en la estantería acondicionada en el edificio para acoger veinticinco volúmenes copiados entre 1729 y 1731. El archivo y la biblioteca están considerados entre los mejores de España y resulta de un valor incalculable para investigadores de todo el mundo, que tienen entre sus muros el actual Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española.

Gonzalo de Berceo, el primer poeta castellano

El primer poeta español de nombre conocido nació  en Berceo, pueblo cercano a San Millán de la Cogolla, en torno a 1196. Recibió la primera educación en el monasterio de Suso (Arriba) y, tras su formación universitaria en Palencia, siendo ya preste, volvió a Berceo en 1226.  Allí compaginó su labor de clérigo con la de notario eventual del monasterio de San Millán.

Por su condición de notario, tuvo libre acceso al archivo y biblioteca del monasterio que, por esas fechas, habría sido ya trasladada al completo desde Suso (Arriba) a Yuso (monasterio de Abajo), cuya construcción se remonta a 1067. Se cree que, de este contacto con la documentación emilianense, surgiría su vocación literaria. En la biblioteca del monasterio encontraría la Vita latina, obra que san Braulio había dedicado al santo fundador, a partir de la cual el poeta escribe hacia 1230 su primera obra, Vida de San Millán. Seis años más tarde, publicó la Vida de santo Domingo de Silos, nacido en la cercana localidad de Cañas, hacia el año 1000. Domingo, siendo prior del monasterio de Suso, fue desterrado del reino de Pamplona-Nájera por el rey D. García. En tierras de Castilla, fundó sobre las primitivas ruinas de San Sebastián, el actual monasterio de Silos.

El reconocimiento a los casi mil quinientos años de vida monástica, la conservación del conjunto monumental, edificio y paisaje, y el centro cultural que supone, hicieron merecedores al monasterio de San Millán de la Cogolla del reconocimiento como patrimonio de la Humanidad desde 1997.

Si no lo conocéis, recomiendo la visita lo antes posible. Es uno de esos lugares donde hay que ir, estar y sentir alguna vez en la vida. Después de esa primera experiencia, querrás volver.

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X