Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
El maestro Daniel Barenboim ha dicho de él, entre otras lindezas: “Es un músico de gran talento y con una gran habilidad para desarrollar sus aptitudes musicales”.  
Rubén Fornell es músico instrumentista de violonchelo y contrabajo, compositor, director de orquesta, escritor, creador  e hiperactivo emprendedor de mil y un proyectos. 

 

Jiennense de nacimiento,  como contrabajista su formación más sólida la adquirió  en Alemania. Como director de orquesta en Italia. También ha pasado por los conservatorios de Linares, Córdoba, Sevilla, Granada  y Valencia.

Ha estudiado con prestigiosos instrumentistas y directores en otros  países europeos, aunque su centro académico de referencia es  la Academia de Estudios Orquestales de la Fundación Barenboim-Said (la Staatskapelle de Berlín-Alemania), donde llegó con tan sólo 13 años y ha permanecido hasta los 18.    A esa edad, durante el curso académico 2009-2010, ya era el profesor más joven en un Conservatorio Superior en España.

Con tan sólo 21 años, posee una dilatada trayectoria vital y un amplio currículum profesional que lo señalan como una de las más brillantes figuras del panorama musical español y europeo.  Un joven talento nacional con gran proyección internacional.

Ha formado parte de la West-Eastern Divan, bajo la batuta del maestro Daniel Barenboim,  y ha asistido a cursos de perfeccionamiento y  masters class como alumno de los solistas y directores europeos más prestigiosos.

Ha ofrecido y dirigido conciertos en más de 30 países y  ha tocado en las salas más importantes. Actualmente, continúa su formación en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba y desarrolla su labor musical en orquestas profesionales de Córdoba, Granada, Almería, Ancora y Sinfónica Verum.

Rubén Fornell Fernández,  nacido en Linares (Jaén) en 1991, “construye y desarrolla una vida poliédrica, en la que el eje común es la música”.  Así se autodefine en su blog personal.

Rubén vive en Córdoba, ya que continúa su formación en el Conservatorio Superior “Rafael Orozco”. No obstante,  continuamente lo veo, contrabajo al hombro, camino de la estación de RENFE, desde donde se desplaza a toda España, Europa y gran parte de América,  principalmente, para atender sus compromisos profesionales y laborales.

Muy amablemente ha hecho un hueco en su ajetreada agenda para dejarse entrevistar por Casandra, quien descubre a un joven resuelto, muy dinámico,  comprometido socialmente, con una seguridad y una claridad mental sorprendente,  teniendo en cuenta su juventud.

-¿Quién es Rubén Fornell?

Un músico que intenta romper con las barreras que han colocado a los músicos españoles y a los artistas, en general, y que les impiden proyectar toda su valía.

– Con 21 años has hecho cosas, has llegado a metas, a las que la mayoría de las personas no llegarán nunca. ¿Cómo lo has conseguido ?

Con apoyo, ilusión y esfuerzo.

-Tu vida transcurre –según tus propias palabras- por un “camino de indagación y formación más allá de lo puramente académico”. ¿Quieres explicarme esta autodefinición? Me parece fantástica.

Desde niño no me han interesado los caminos académicos que sólo incitan a la ‘’titulitis’’, sin más. Yo he buscado mi propio camino. He leído por curiosidad. He aprendido por interés, porque me gustaba aquello que encontraba, primero en bibliotecas públicas, más tarde, cuando he podido, en privadas. Los centros educativos, tal y como están concebidos hoy en día, son centros carcelarios. Yo he conseguido mi libertad intelectual gracias a los libros y a mi propia iniciativa, no gracias al sistema educativo.

– No es habitual  que un profesional brillante alardee de sus orígenes humildes. Más bien, suele ocurrir lo contrario. ¿Por qué reivindicas en tu biografía que has sido educado en el seno de una familia obrera?

Porque quiero que las personas que proceden de donde yo, de una familia de padres trabajadores y humildes, sepan que se puede llegar, que se puede salir sin que por ello tengas que renunciar a lo que eres y de donde vienes. Es una forma también de enfrentar a quienes cierran puertas a gente como yo, a las élites de cualquier oficio que, confortablemente establecidas durante décadas o más, impiden el paso a quienes no consideran de su nivel.

-¿Un revolucionario?

Alguien que quiere cambiar las cosas o un sistema de cosas que permite que los hijos de familias de apellidos conocidos tengan todas las puertas abiertas, antes de demostrar nada, mientras el hijo de un obrero no tenga ni posibilidad aún siendo brillante.

– Autodidacta, ¿en qué sentido?

Intelectualmente. El camino académico crea borregos. Los libros bien interpretados crean humanos. Habrá gente válida, pero el sistema veta con sus normas absurdas.

-¿Qué papel juega la ambición en una trayectoria profesional y vital como la tuya?

Más que ambición, ilusión. La ambición conlleva una visión competitiva de la vida que no comparto. Si la entendemos como superación, entonces, sí puedo decir  que ha condicionado mi trayectoria porque siempre me he exigido ser el mejor, porque mis padres han trabajado duro para ver en mí el mejor. La consideración de mis padres, de mi familia, es la que más me importa. 

.- En tu línea de pensamiento “confluyen una mirada al pasado, una mente en el presente y una mano tendida al futuro”. Permíteme, de nuevo, que manifieste mi admiración por esta autodefinición genial. ¿Puedes explicarla también?

La mirada al pasado me enseña a no cometer los errores que otros cometieron. Gracias a esa mirada al pasado puedo aprender sin equivocarme. La experiencia de otros sí me sirve a mí. Para mí ha sido importante la educación oral, la transmisión de conocimientos a través de la palabra por parte de mi gente mayor. Respecto a la música, ¡cómo obviar la historia ¡ cómo no aprovechar la genialidad que hay antes de llegar a hoy¡¡

El presente me permite asimilar toda esa sabiduría y la mano tendida al futuro me posibilitará formar parte del cambio humano que supone el día de mañana. Yo apuesto por ese cambio de la Humanidad que va a producirse por sentido común, al margen de libros, academias, política, economía, medios de comunicación…..

Sentido común le llamo yo, por ejemplo, a no seguir el camino por donde me quieren llevar quienes me ofrecen libertad de expresión y de pensamiento.    

 -Construyes y desarrollas una vida poliédrica cuyo eje central es la música. ¿Qué es una vida poliédrica?

Este concepto lo utilizó Camilo José Cela. No podemos ser tangenciales. Yo quiero ser muchas cosas. En el mundo musical, no sólo intérprete, también compositor, director de orquesta. Y, además, no puedo dejar de entender que una orquesta es una empresa, por eso estudié administración de empresas, y después me especialicé en gestión cultural.  En cuanto a la literatura, igualmente puedo afirmar que leer y escribir es mi vida.

Un artista tiene que ser un conocedor, al menos, de todos los ámbitos del arte. Tenemos que recuperar la figura del artista completo y complejo del Renacimiento. No puedo  comprender cómo puede hablar o escribir alguien sin emocionarse escuchando una melodía, o sin sentir viendo un cuadro, una escultura, cualquier obra de arte.

Hoy, somos artesanos. Sólo sabemos y conocemos un instrumento, o una técnica pictórica. Somos instrumentos para cobrar entradas, analfabetos del resto de las disciplinas artísticas, incluso de la propia, porque muchas veces interpretamos una sinfonía sin saber cuando se compuso, en qué contexto, qué experiencias, sentimientos o emociones inspiraron a su autor. Los conservatorios, por ejemplo, están llenos de profesores que ni siquiera tocan ya su instrumento, se han acomodado en su status de profesor y consideran el instrumento un elemento ajeno a ellos mismos.

Así es imposible dignificar el arte, que es mi lucha. Si el arte quiere transmitir vivencias, no podemos estar abstraídos del resto de la sociedad  y de las artes.  Si en la práctica ser artista fuera sinónimo de persona culta, otro gallo nos cantaría.

 -Deduzco por la lectura de tu blog personal que apuestas por diseñar y construir tu propia vida. Tu futuro es tuyo, ¿verdad? ¿El destino tiene algún protagonismo en tu vida?

Absolutamente. Yo no puedo ser un título, diseñado desde la política, cuyo contenido cambia cada legislatura. Los libros de mi vida no me los puede marcar nadie que no sea yo mismo y alguien que me ofrezca toda la confianza. 

 -Te he escuchado que hubo un antes y un después en tu planteamiento vital ante la música.  Un punto de inflexión. ¿Nos puedes contar cuál fue?

 Sí. Ese momento fue cuando conocí al maestro Barenboim. Bueno, más bien, cuando Barenboim me encontró a mí. En el año 2001, vino a dirigir la orquesta Joven de Andalucía, de la que yo formaba parte. Me vió y me invitó a ir a Alemania, a su Academia de Estudios Orquestales. Allí conocí a mi  maestro,  Manfred Pernut, el solista de contrabajo de la ópera de la Academia. Gracias a él estuve becado en cuatro ocasiones. Después, me fui a Italia a estudiar dirección orquestal con Riccardo Muti, en Milán.    

 -¿Cómo es trabajar, nada más y menos, que como solista en la West Eastern Divan Orchestra  y en la Academia de Estudios Orquestales de la Fundación Barenboim-Said?

 Es duro. Es muy exigente, porque estás tocando con los mejores músicos del mundo. Con los siete mejores contrabajistas del mundo. Por eso las posibilidades de  formación son incomparables. Conocer gente que hace arte desde otro prisma te da una perspectiva diferente. Además, compartes orquesta con personas procedentes de países en conflicto, como son Israel y Palestina. No sólo se hace música, también recibimos charlas, conferencias; se plantean debates para tratar sobre las razones del conflicto y los cambios que serán necesarios para alcanzar  la paz. Pero, descubres que por encima de la política, del conflicto, somos personas que, juntas, somos capaces de interpretar a Beethoven.  De entre los ochenta miembros de esta orquesta, la mayoría son israelíes y palestinos. No obstante, los andaluces han pasado a ser parte fundamental por su calidad y porque ejercen como instrumento de concordia y puente para superar dificultades. Transmitimos a todo el mundo que la música es el lenguaje humano universal. Por tanto, si tocamos juntos, ¿por qué no vivir juntos en la misma tierra en paz?

 -¿Qué supone aprender,  tocar y, finalmente,  compartir batuta con los mejores maestros?

 Un aprendizaje acelerado. Mi mayor privilegio. Una oportunidad excepcional  de asimilar conceptos y conocimientos que te permiten tener un sentido del arte y de la música mucho más completo y que te capacita para poder transmitir.

 – ¿Por qué regresaste a España? ¿Por qué Córdoba?

 Porque mi maestro de dirección de orquesta se fue a EE.UU y yo quería vivir en España. Echaba de menos a mi familia. No quería estar tan lejos y perderme la oportunidad de acudir de inmediato el día que mi padre esté enfermo o que mi madre o mi hermano me necesiten. No quiero prescindir del calor de los míos por dinero. Ni por música. Nunca me planteé establecerme fuera definitivamente. El arte no está por encima de mi vida. No puede ser un condicionante. Entonces, decidí regresar a España. Eso se unió a que ya había conocido al que ahora es mi maestro en dirección orquestal, José Carlos Carmona, que tiene una técnica depuradísima y que se ha convertido en mi guía profesional y vital. Respecto al contrabajo, también conocía ya a Angel Santafé, el profesor titular del Conservatorio Superior de Córdoba, que también es un referente para mí y me ha dado todo tipo de facilidades y mucho apoyo. Por eso Córdoba.  

 -¿Te volverías a ir?

 Si no puedo ganarme la vida aquí dignamente, tendré que volver. Pero, antes, incluso podría dejar la música e intentar dedicarme a otra cosa. Como ha hecho mi hermano, ingeniero, que, sin embargo, ha tenido que recurrir al autoempleo en otro sector, la hostelería, para poder sobrevivir aquí.

 – ¿Cómo se puede combinar una vida tan prolífica en actividad profesional y social con unos estudios superiores?.

 Trabajando duro. Y mucho. No dejando nada al azar ni para pasado mañana. Para mí era fácil, yo siempre he tenido el ejemplo de mis padres. Y cuando alguna vez decaía, pensaba que no tengo derecho porque ellos no han dejado de trabajar duro toda su vida para que sus hijos tengan una buena formación. Por tanto, yo entiendo que ese sobreesfuerzo que han hecho ellos por mí, yo tengo que compensarlo con esfuerzo también. E intentando aspirar a lo máximo. Por ejemplo, yo salía de clase en Córdoba, cogía el coche y me iba a Castellón, donde estaba contratado el año pasado como profesor externo. Este mes tengo también actuaciones contratadas dentro y fuera de España. En enero actúo en el Carnegie Hall, de Nueva York, y en Argentina, entre otros países.

-¿Cómo llevan tus profesores y compañeros tu fama? ¿Te facilitan las cosas o te las complican?

Con mis profesores de contrabajo y de dirección orquestal, Angel Santafé y José Carlos Carmona mantengo una relación magnífica. Los dos me han facilitado el camino y hacen todo lo posible para que pueda estudiar  y trabajar  en cualquier parte del mundo. Sin embargo, con otros profesores resulta más complicado, porque no permiten que pueda faltar a clase por estar tocando en la Ópera de Berlín, por ejemplo. Esas asignaturas no tengo más remedio que ir dejándolas para cuando dispongo de más tiempo. Algunos, aunque son los menos, también los hay,  les interesa acallar –yo no diría mi fama- si no mi currículum, más bien, porque me consideran un intruso, competencia. Esos casi no me conocen, porque no me quieren conocer. En ese sentido, si he notado que no interesa que mi nombre o mi trayectoria se dé a conocer. Más bien, me siento un poco oveja negra, porque mi padre no es profesor de un conservatorio o porque mi apellido es Fornell y soy andaluz. Con mis compañeros, en general,  tengo buenas relaciones. Pero, claro, el hecho de estar continuamente de viaje no me deja mucho tiempo para estar con ellos y hacer una vida más social, que también me apetecería.

– ¿Qué opinión te merece la reciente creación y puesta en marcha en Córdoba de tres Orquestas Jóvenes? ¿Es el camino? ¿Ayudarán estos proyectos a los jóvenes músicos laboralmente hablando, o quedará sólo en un buen instrumento de aprendizaje?

Fenomenal. Me parece estupendo que haya oferta musical, que los jóvenes puedan decidir dónde quieren tocar y tengan opciones. Lo que no me parece tan bien es que se utilicen como juguete de enchufados que tienen menos formación que los músicos a los que dirigen, o que sean pretexto para lucimiento de unos, porque tienen apellido, mientras a otros, que son igualmente buenos, no le darán nunca la oportunidad. Me alegro de que haya muchas formaciones musicales, pero integradas y dirigidas por los mejores que tenemos y que sean plataformas de promoción para todos sus miembros por igual.

 Hay que exigir la máxima calidad posible. Las figuras mejor preparadas. Es de sentido común, si queremos conseguir lo mejor. Todo lo que se nos ofrece no es bueno.

 -¿Cómo ves  la crisis que está afectando a las orquestas en España, en general,  y en Andalucía en particular.

 Es consecuencia de una mala gestión política, cultural y educativa. Los músicos también nos hemos anclado. No podemos seguir con un sistema de conciertos caduco. Alejado del público. Alejado de los centros educativos. Si los niños no escuchan músicos en directo, ¿cómo van a amar la música? ¿cómo van a ir a conciertos?  En España, al contrario que en Europa, no hay tradición musical, y si no tenemos una formación de más calidad y se apuesta de verdad por la música, la actual crisis la vamos a seguir teniendo durante mucho tiempo.

 -¿Cuál es tu visión de la educación musical en España, y en Andalucía, en concreto?

 La música no es una asignatura importante en los currículums educativos. La educación musical no existe. Después de los niños, los profesores son las siguientes víctimas de una rigidez académica que no facilita el conocimiento y el amor a la música. Hay que eliminar las barreras que la encorsetan. Apostar por la investigación, por elevar el nivel al europeo, en definitiva.

 – Observo que no te preocupa en exclusiva Rubén Fornell y su entorno. He descubierto un Rubén Fornell ocupado en formar parte de un equipo de artífices de un mundo mejor para todos, con el arte y la música, en particular, como eje de vida y sociedades. ¿De dónde procede ese compromiso social?

 Procede de haberme criado en un lugar donde otros no han tenido la oportunidad que yo he tenido. En el que tener dinero o una posición social privilegiada determina si puedes acceder o no a unos estudios, un trabajo o una situación de cierta relevancia. Un sistema que deja a mucha gente válida por el camino y premia a mucha gente que no lo es tanto.  Mi objetivo es trabajar dignamente y que mucha gente pueda beneficiarse de lo que yo he aprendido gracias a las oportunidades excepcionales que he tenido.

 – A principios de este año 2012 has sido elegido , por votación unánime, nuevo presidente de la Asociación de Músicos y Embajadores Culturales de España. ¿Qué es la  –AMEC-?

 Una cantera de artistas de todas las ramas del arte. Una organización sin ánimo de lucro que agrupa a jóvenes altamente preparados, pero que no tenemos salidas profesionales a corto plazo en nuestro propio país. Necesitamos una voz en el panorama nacional que diga que estamos aquí y que reivindique que se nos ofrezcan posibilidades.  Es una herramienta.

 -¿Qué objetivos tienes como presidente de la AMEC?

 Pretendo generar ilusión y llamar a muchas puertas para que se nos abran y la burocracia y el nepotismo no obstruyan carreras que pueden ser brillantes. Voy a intentar cambiar cosas. Dar opción a los jóvenes cualificados que están fuera del sistema, acercar el arte a la sociedad.

– Recientemente has sido propuesto para ser elegido como  “Andaluz de Futuro” en la categoría de Cultura.  ¿Qué te ha supuesto verte en esta candidatura? ¿Esperas resultar elegido?

 Es una convocatoria del grupo Joly y de Bankia. Me ha hecho ilusión verme propuesto. Espero que ganen los mejores.

– Para finalizar, te propongo un juego: en una frase y en primera reacción, qué te  sugieren las siguientes palabras:

 –        Contrabajo: Una seguridad de la que no quisiera tirar siempre.

–         Chello: El sonido de mi mente. La melodía que me ayuda a componer.

–         Batuta: El objetivo.

–         Partitura: La herramienta, el medio de transmisión desde mi cabeza y mi corazón.

–         Literatura: Mi refugio del aislamiento que supone el medio efímero que es la música. El lugar donde quiero quedarme. El sonido no volverá a suceder.

  -¿Cuáles son tus proyectos  más inmediatos? .

 Publicar un libro, que se llamará El lector de olas, en colaboración con José Carlos Carmona y que editará la Universidad de Sevilla. En diciembre dirigiré la orquesta Presjovem, que fue también una gran escuela para mí, en mis primeros años de formación y cuya fundación dirige magistralmente María José Baum. En enero, concluyo el ciclo de Beethoven, con la orquesta de Barenboim, en Nueva York. Un ciclo que en los últimos tres años nos ha llevado por todo el mundo. También tengo ya conciertos en Boston, Qatar, Salzburgo, algunas clases magistrales en seminarios en Argentina, Italia, Alemania y España.  

  Gracias Rubén, y mucha suerte en todos¡¡

Comenta con tu perfil de Facebook

8 Respuestas

  1. Peix

    Me he quedado sin palabras. Impresionante la trayectoria de Rubén e impresionante también la claridad de ideas y de planteamientos de este jóven músico. Sin lugar a dudas, un Artista en la más amplia acepción de la palabra. Estupenda también la entrevista de Casandra.

    Responder
  2. Brezo

    Qué vida más interesante la de Rubén Fornell! Desde luego, es un joven con mucho talento y un gran futuro, además de apreciarse en esta entrevista ser una bella persona que no renuncia a sus orígenes, y sabe bien qué es lo que de verdad es importante en su vida.
    Muy buena entrevista y me encanta la foto de portada.

    Responder
  3. Pasionaria

    Joven muy interesante e inteligente; me quedo con su visión del sistema educativo como sistema carcelario, yo diria sistema deseducativo y con su mensaje de que los jovenes procedentes de familias trabajadoras y humildes pueden llegar donde quieran.
    Gracias Cas por habernos acercado a un personaje tan enriquecedor!!!!

    Responder
  4. Gladiator

    Genial entrevista ! Genial persona ! Inmenso músico ! Llevaba tiempo esperando esta entrevista, desde el momento en que supe que iba a producirse, y ha merecido la pena sin duda.

    Muy de acuerdo en prácticamente todo, y admirado ante la forma de expresarlo.

    Bravo por esta entrevista señor Rubén, ojalá hubiera más personas tan implicadas y con tanta capacidad. Y sin duda enhorabuena también a Casandra por brindarnos la oportunidad de leerla !

    Responder
  5. Blanca

    Bravo, Rubén, espléndida entrevista y espléndida trayectoria vital y profesional.
    Totalmente de acuerdo con tus puntos de vista y con tus defensa de la igualdad de oportunidades . Emociona ver tu afán de superación y tus niveles de excelencia
    Me encanta tu compromiso con las artes en general y lo que dices de recuperar el concepto de artista completo y complejo del Renacimiento.
    Será un auténtico placer ver como diriges la orquesta Presjovem, Fundación que sigo desde hace años, el próximo 28 de diciembre.
    Felicidades por todos tus éxitos y por los que sin duda vendrán.
    Te lo deseo de todo corazón. Lo mereces

    Un besito
    Blanca

    Responder
  6. Hierbabuena

    Buena entrevista Casandra, Impresionante la trayectoria de Rubén sin duda un Artista con mayúscula, la claridad de ideas y de planteamientos de este joven músico impresiona gratamente espero que tenga muchos éxitos en su carrera.
    A mi también me encanta la foto de portada.

    Responder
  7. Thor

    Acabo de comentar en otra entrada sobre mi concepto de educación y me encuentro con tu biografía, de la que también me habían hablado. Te felicito, RUBÉN, creo que vas por buen camino. Coincido contigo bastante. Pero, por poco que te guste el sistema educativo, por ahora es el que tenemos y tenemos que seguirlo mientras no se nos ofrezca algo mejor. Tendrás tiempo de sobra a lo largo de tu vida, con tu fuerza y tus valores, técnicos y huamnos, para ir modelando tu trayectoria a tu manera. Puede ser difícil para una persona como tú tener que ajustarse a veces a lo limitado del sistema, pero te aconsejo paciencia. Tú puedes de sobra con ésto y con mucho más que te echen, lo deduzco de la lectura de tus respuestas. Y cuando hayas cumplido tu parte en el proceso, tendrás todas las bazas en tus manos para exigir cambios que pueden beneficiar a los que te sucederán. Eres joven, pero sabes la cantidad de horas en dedicación que requiere una pieza bien tocada, o una buena obra, pues la vida es lo mismo. Animo. Y, ante todo, sigue disfrutando de lo que haces. Es lo mejor que tienes.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X