Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

En el año 2011, el Gran Conservatorio de Moscú (Conservatorio Tchaikovsky) llamó a Rodrigo Rodríguez para que participara en el Festival Internacional “Nihon no Kokoro“, el 8 de diciembre de 2012.

El 1 de marzo de 2013, Rodrigo publica un disco memorial de flauta tradicional Japonesa “The Road of Hasekura Tsunenaga“, dedicado al Samurai y embajador Japonés Hasekura Rokuemon Tsunenaga.

Este album posteriormente fue apoyado y financiado por Fundación Japón, Embajada de Japón, Casa Galicia Japón, Ayuntamiento Coria del Río.

El 13 de Junio del mismo año el disco “The Road of Hasekura Tsunenaga” fue aceptado por la Embajada de Japón, como regalo al Principe Heredero de Japón Naruhito durante su visita a España.

Argentino de nacimiento, Rodrigo se vino a vivir a España con ocho años, permanenciendo gran parte de su infancia.

Comenzó pronto a estudiar música clásica y moderna, y en 1993 Rodrigo siguió sus estudios y educación musical de guitarra clásica en la isla de Mallorca hasta los 21 años de edad. Durante su adolescencia Rodrigo ya sentía gran interés por la música tradicional e instrumentos étnicos. Pronto se sentiría muy atraído por la flauta de bambú usada por los monjes “Komuso”en Japón; Shakuhachi .

– Háblanos sobre la flauta Shakuhachi, ¿En qué momento te sentiste atraído por este instrumento?

Mi primer encuentro con el sonido del shakuhachi fue cuando tenia entre 10 y 11 años, un familiar me dejó  una cassette de música para escuchar debido a que tenia mucho interés en la cultura Japonesa. En esos tiempos  practicaba Karate.
Años más tarde el intérprete de esa música resultó ser mi maestro Kohachiro Miyata. Me sentí totalmente atraído por  las melodías de  la flauta, y el sonido austero del bambú.

– ¿A  qué género o géneros pertenece este  instrumento musical?

El shakuhachi perteneció originalmente a una antigua ocupación religiosa. En Japón existen muchos géneros musicales, como suele pasar en otros países. En el caso del shakuahchi, su nacimiento y clasificación empezó con la música Honkyoku, un repertorio musical exclusivo de los monjes Komuso.
Desde el 1800 estos monjes quedaron proscritos  y el Honkyoku se empezó a transmitir en calidad de música.
El shakuhachi,  a su vez, tomó protagonismo en otros géneros musicales en Japón, como Gagaku (Música de la Corte), Minyo (folk), entre otros.
Mis dos último trabajos discográficos varían entre la música más clásica como el Honkyoku hasta composiciones propias e improvisaciones.

 

– ¿Qué crees que busca el oyente cuando compra un disco de flauta shakuhachi?  

Es difícil saberlo a ciencia cierta, pero en mi opinión existen diversos oyentes, unos que quizás les interese la parte sonora, que ayuda a contrarestar la vida acelerada o tan mecánica que estamos viviendo en nuestras vidas.Otros, quizás,  desde un prisma cultural. Las artes nos ayudan a conocer muchas características de una cultura.
El shakuhachi es un instrumento austero, y primitivo, sus sonidos evocan melodías naturales, sonidos orgánicos quizás los oyentes buscan esto, quien sabe…

De tus viajes a Japón, ¿qué cosas más curiosas y/o interesantes te encontraste allí?

Muchas, cuando entras a una cultura tan lejana y ajena existen un sin fin de curiosidades.Me pasaron muchas anécdotas al principio, tenia que aprender todos los protocolos, costumbres para que mi existencia allí fuera óptima y estuviera acorde a la de un ciudadano más. Eso fue una parte de encanto y reto que a mi me resultó divertido, pero al pasar años todo eso se desvanece y luego se fusiona con tu día a día.
Viví muchos años allí, y con Kana Kuroda, mi primer matrimonio, formamos junto con su padre Yoshisuke Kuroda (ex presidente de Sony)  nuestra propia editorial y discográfica KZN Records.
Al estar metido en el mundo de la empresa con la discográfica y artístico era a veces complicado  tener un buen equilibrio, y no perder las formalidades que requieren en la sociedad Japonesa.

– ¿Cómo fue tu adaptación a sus costumbres en el tiempo que estuviste?

Los primeros viajes que hacía a Japón eran por periodos de 1 hasta 3 meses.  Esas estancias eran una buena enseñanza para mi, observaba todo.Tengo que decir que mi motivación siempre aumentaba incluso cuando no tenía buenas experiencias o incómodas que también las hay.
Al principio viví en un apartamento pequeño, con nada más que mis pertenencias, partituras y shakuhachi. Allí pasaba largas horas de frustradas prácticas y soledad, inviernos muy fríos y veranos muy calurosos.
En mi caso tuve siempre apoyo moral de la atmósfera que ser respira en Japón, la gente del entorno es muy hospitalaria, especialmente cuando ven a un occidental dedicándose a un artes escénica de su cultura.

Has incluido piezas modernas en el repertorio de shakuhachi tradicional, ¿qué crítica obtienes en general con los nuevos sonidos que incluyes en Japón?  

Si, incluyo arreglos y composiciones de mi maestro Kohachiro Miyata o propias mías.La criticas están siendo positivas y de interés. Una cosa que admiro de mi maestro Miyata es la independencia artística que tiene en su música, muchos otros músicos en Japón pasan toda una vida imitando o deseando tocar igual que su maestro.En el caso de mi escuela no es así. Recuerdo que me dijo una vez  “yo te enseño esta música pero tú luego puedes modificar o cambiar tu interpretación si realmente lo sientes”. Eso en Japón no está del todo bien visto, pero  arriesgamos y ponemos a juego un objetivo contemporáneo en relación al tiempo que vivimos.

– ¿Qué podemos encontrar en tu último trabajo The Road of Hasekura Tsunenaga?

Mi último trabajo discográfico está dedicado al primer embajador Japonés que llegó a España. La misión histórica de Hasekura Tsunenaga me inspiró para componer piezas en momentos cruciales de su odisea. El disco es puramente de shakuhachi, con piezas del repertorio Honkyoku de diferentes escuelas como Kinko-Ryu, Nezasa Ha, y Mu-Ryu y otras  contemporáneas.
Es un disco al que tengo cariño debido a que en cierta manera es como si tuviera un trocito de Hasekura en mi camino con el shakuhachi y los trabajos con Embajadas que suelo realizar.
Gracias a Japan Foundation, Casa Galicia Japón, Ayuntamiento Coria del Rio, y la Junta de los 400 años este proyecto pudo editarse y salió al mercado en el 2013.

– ¿Qué proyectos de futuro tienes ahora en mente? ¿hay nuevo disco a la vista?  

Si,proyectos de colaboración y ahora mismo estoy grabando mi próximo disco, que espero saldrá a la venta pasado este verano 2014. Me gusta esperar hasta cuando creo personalmente que el disco esta acabado y no tiene vuelta atrás… esto lleva su tiempo.
– Sabemos del éxito de tu gira por Japón, pero ¿existen conciertos próximos en España? ¿qué aceptación suelen tener aquí?

Tengo programados conciertos en España, actualmente es donde más estoy actuando ahora debido al aniversario de los 400 años Año Dual.
En ambos países los conciertos programados están teniendo buena aceptación, acabo de ofrecer un concierto en el “Festival de las Músicas Contemplativas” en Santiago de Compostela, con un aforo máximo en la Iglesia de la Orden Tercera.
España particularmente es un país que está dando la bienvenida a nuevas músicas, estamos viendo un público muy interesado en la música étnica y músicas poco frecuentes.

 

Os dejo a continuación Honshirabe” grabado en el año 2012

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X