Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La experiencia de estar concentrado en una actividad olvidándote de todo lo demás y consiguiendo una sensación de plenitud es lo que los psicólogos llamamos la experiencia de fluir (flow). Crear o disfrutar del arte suele producir esa sensación.

Para fomentar tener sensaciones placenteras  hay que centrarse en sentir y disfrutar de lo que se está haciendo en ese momento. Somos más felices cuando nuestros pensamientos coinciden con lo que estamos haciendo, según han comprobado psicólogos de la Universidad de Harvard, quienes también han constatado que la mitad de nuestros pensamientos no tienen nada que ver con lo que estamos haciendo en un momento determinado. Cualquiera de nosotros podría ofrecer ahora mismo ejemplos personales de esto último.

Cambiar de una actividad a otra constantemente como sucede cuando caminamos por la calle sorteando coches, personas, esquivando farolas, mientras hablamos por teléfono o escribimos y leemos mensajes obliga a nuestro cerebro a gastar, malgastar, mucha energía, pues tiene que ir cambiando el foco de atención continuamente. Lo mismo ocurre cuando mientras estudiamos respondemos al mensaje que nos ha llegado al móvil y vamos de una página web a otra aún más interesante sin perder de vista la puerta de la habitación por si entra mi madre y me dice que no estoy estudiando. He descrito dos situaciones muy distintas en cuanto a la edad de quienes suelen hacerlas, aunque iguales en cuanto al malgasto de energía al que obligamos a hacer a nuestro cerebro. También se parecen en la falsa sensación de control que tenemos sobre ellas. Esas distracciones nos atrapan e impiden disfrutar plenamente de nuestra vida.

 

Podemos cambiar eso. Empezar a entrenar la experiencia de fluir con acciones cotidianas y si os marcáis objetivos, estos os ayudarán a conseguirlo más fácilmente.

Centraros en disfrutar y sentir lo que estáis haciendo, desde lavaros los dientes o pelar una manzana y comérosla hasta ver una película en el televisor de principio a fin.  Si insistís en disfrutar y sentir lo que estáis haciendo, os sentiréis tan bien que querréis hacerlo cada vez más a menudo y cuando pensamientos ajenos a lo que hacéis en ese momento aparezcan, dejarlos que pasen de largo, no os distraigáis.

Disfrutar más de cada momento de vuestras vidas, desarrollar vuestra inteligencia emocional.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X