Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Seguramente conozcáis esta expresión, máxime si vives en Córdoba o tienes familiares de la provincia. Desde hace muchísimos años es una expresión comodín para agraviar de algún modo la forma de ser de el cordobés, ya que -claro está-, en una nefasta intención de insulto, algunas personas usan este refrán sin conocer realmente su procedencia.

Esta frase se remonta a épocas medievales. Los dueños y señores de territorios, además eran dueños de los plebeyos que convivían en ella para trabajar sus tierras.

En aquella época existía el conocido “derecho de pernada” -recogido dentro de su legislación jurídica-, que consistía básicamente en que cuando una pareja de enamorados plebeyos quería contraer matrimonio, el noble tenía el derecho de mantener la primera relación sexual con la futura casada plebeya, justo antes de casarse, en el caso de que el noble no se sintiera atraído por la plebeya, en vez de tener una relación sexual, le pedía un tributo u ofrenda.

Evidentemente, las aspiraciones de ser noble en aquella época se reducía a aquellas personas de “alta alcurnia”, y éstos eran considerados “hombres de bien“, no como los plebeyos, considerados de la baja sociedad.

En el pueblo de Fuenteovejuna, por aquel entonces existían muchos niños con rasgos característicos del norte, o rasgos parecidos al Comendador o Noble del pueblo, y pocos rasgos de los plebeyos del lugar, gracias a los embarazos generados por el derecho de pernada. Ésto colmó la paciencia de los ciudadanos del lugar, y en 1476 hubo un levantamiento popular, dando muerte al  monje y soldado Fernán Gómez de Guzmán, comendador de la Orden de Calatrava.

De aquí viene, y recordaréis entonces la famosa expresión; “En Fuenteovejuna todos a una“.

Esto que ocurre en Fuenteovejuna, rápidamente se transmite a toda la población cordobesa, rebelándose todos los plebeyos en contra del derecho de pernada. Tanto es así, que el Rey de España, tuvo que intervenir entre nobles y plebeyos viéndose obligado a eliminar de Córdoba y provincia este derecho.

El noble de Córdoba, perdió su derecho de pernada, y los nobles de esta ciudad se ganaron a pulso la expresión “cordobés y hombre de bien no pueden ser“.

Mientras, y muy al contrario que en Córdoba, en toda Europa se continuo el derecho de pernada durante muchos años. El señor feudal siguió acostándose con todas las plebleyas que querían casarse, y cobrando tributos, además de quitarle los hijos para que trabajasen gratis en sus tierras.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X