Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Es una experiencia que casi todas las mujeres, al menos todas a las que yo conozco, hemos tenido alguna vez en la vida: encontrar un peluquero o peluquera con quien conectamos, que nos entiende y que nos corta el pelo con “ese aire tan nuestro” es una cuestión de vida o muerte.

Y cuando lo encontramos, le somos fieles durante toda el tiempo posible. Nosotras, a diferencia de los hombres, establecemos un vínculo emocional con esa persona que tiene en sus manos el poder de que nos sintamos guapas y seguras ante el espejo. Es decir, ante nosotras mismas, y durante un largo periodo de tiempo. Pues aunque el consuelo de que “el pelo crece” siempre está ahí, cuando salimos de la peluquería sin conseguir lo que deseamos, es una experiencia realmente frustrante. Y por eso no nos suelen gustar los peluqueros “artistas” que encuentran su satisfacción personal en una técnica maravillosa, en la creación y la innovación, olvidando escuchar nuestras peticiones, mirar nuestro rostro o atender a nuestras inseguridades. Por el contrario, hay grandes peluqueros que, además de su técnica, tienen en cuenta a la persona a la que sientan ante el espejo. /Así que la pregunta es: ¿cuál es el corte y el estilo que más me favorece? Pues desde luego, como todo en esta vida, depende. Depende de la estructura de tu rostro. De la forma y tamaño de tus ojos. De la forma del cráneo. De si tienes o no unas orejas bonitas. De si tu cuello es largo y delgado o cortito y ancho. De la altura general de tu cuerpo. Del estilo de vida que lleves. Del tiempo que tengas cada día para dedicar a tu cabello. Y, por supuesto, pero en último lugar, de las tendencias de la moda.

Aunque hay tantos rostros diferentes como personas, hay una estructura básica que todos compartimos. Retírate completamente el pelo de la cara con una banda elástica, y ponte delante de un espejo. Cierra un ojo y, con un lápiz kohl, dibuja el óvalo de tu cara. La figura que resulta será, básicamente, de uno de estos cinco tipos: ovalada, cuadrada, redonda, alargada o en forma de corazón, es decir, más ancha por arriba y con la barbilla casi puntiaguda.

Si tu rostro es ovalado, puedes elegir cualquier corte y peinado que te gusten, pero deberías potenciar su perfección recogiendo el pelo hacia atrás y despejando el rostro, para potenciar los rasgos más bonitos de tu cara con ayuda del maquillaje. Una limpia cola de caballo, con un ligerísimo cardado en la zona de la coronilla y con un mechón de pelo enrollado tapando el elástico es ideal para ti, y muy tendencia.

Los rostros cuadrados o ligeramente triangulares, con la frente algo más estrecha que las mandíbulas, por su parte, dan una imagen de mujer seria, segura y enérgica. Se ven más favorecidos con una media melena que suavice la potencia de los maxilares. Su largo ideal va desde el borde de la mandíbula hasta la altura del hombro como mucho. Y merece la pena desfilarla en los laterales, de forma que ayuden a recortar la mandíbula y estilizar así el óvalo. Si te quieres hacer un recogido, aunque no es el estilo que más te favorece, dale volumen en la parte de arriba y evítalo en los laterales.

 

Si tu cara es redonda, enhorabuena. Los hombres se sienten muy atraídos por las mujeres como tú porque les transmites una imagen muy femenina de simpatía, dulzura y cercanía. Ya lo sé, es un estereotipo odioso, pero ¡a la hora de ligar todo vale! Cuando ya estén en tus redes sin posible escapatoria, tendrás tiempo de demostrarles lo segura de tí misma que estás y lo borde que puedes llegar a ser si se pasan en lo más mínimo… Tu largo de pelo ideal es una melena media-larga, sin sobrepasar nunca la altura de los omóplatos si no tienes pensado ganarte la vida cantando La bien pagá o María de la O. Dile a tu peluquero que desfile los laterales y péinalos hacia delante, para estilizar el óvalo. Y siquieres recogerte el pelo elige un moño alto, con volumen por arriba y algunos mechones cayendo por la frente o por delante de las orejas.

Las mujeres cuyo rostro es alargado tienen suerte, porque las medias melenas lisas y rectas, con flequillo a lo Cleopatra, les favorecen más que a nadie. Y es uno de los estilos de peinado más clásicos y que nunca pasa de moda. La imagen de seriedad y serenidad que transmiten estos rostros se verá matizada por los flequillos tupidos, que acortan la frente, y por los volúmenes en los laterales, nunca en la parte de arriba. Un recogido bajo con algo de volumen o mechones sueltos en los laterales también les favorece. La raya enmedio y una melena larguísima y suelta, a lo Romina Power, les da a estos rostros un aire retro, hippie y melancólico que también resulta muy atractivo.

 

Si alguien se imagina el estereotipo de una mujer alegre, optimista y vital probablemente, de una manera intuitiva, la imagine con el rostro en forma de corazón. Si tu rostro es así, tu objetivo es suavizar el ancho de los pómulos mediante un pelo largo, pegado a la altura de las orejas y con volumen a partir del maxilar. O bien con un corto con la nuca rapada y capas más largas en la parte de arriba de tu cabeza, con un flequillo tupido y los laterales desfilados y peinados hacia delante.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Una Respuesta

  1. Casandra

    ¡YUUUPI¡¡¡¡ tengo la cara redonda, ALOE¡¡¡¡ ergo …….. GRACIAS¡’¡¡ JA,AJA,JA,JAA,¡¡¡¡

    Gracias por tus consejos, siempre vienen como anillo al dedo o, más bien, en este caso, a pelo,. JJJJJJJJJJ

    UN beso, guapísima.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X