Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La utilización de la música por parte de casi todas las corrientes del cristianismo ha sido constante a lo largo de la historia. Un uso posible ha sido el realizado con fines de proselitismo o propaganda, especialmente en momentos de tensiones internas como fueron los de la Reforma y la Contrarreforma.

Si los hijos de Santo Domingo se preocuparon del rezo y canto del rosario y del culto a la Virgen con la misma advocación, los franciscanos se van a ocupar en la defensa del misterio de la Inmaculada Concepción. El empeño abarca desde argumentos teológicos en la tradición escotista a presiones políticas con embajadores en Roma, pasando por manifestaciones sociales de devoción popular. En un determinado momento, Sevilla, por obra del franciscano Francisco de Santiago, se puso al frente de este movimiento cuyo episodio más célebre, desde el punto de vista musical, fue el canto llano compuesto por Bernardo del Toro en 1615.  Francisco Correa de Arauxo publicaría en 1626 sus ”Tres glosas sobre el canto llano de la Inmaculada’.

Estas popularísimas coplas fueron escritas por Miguel Cid y puestas en una música popular, fácil y pegadiza, por Bernardo del Toro (Sevilla, 1570-1643), que sería uno de los embajadores enviados a Roma por Felipe III para la proclamación del dogma de la Inmaculada. Parece que debieron ser compuestas en la Navidad de 1614 con ocasión del portal de Belén que montaba en su casa el propio Bernardo del Toro, al que acudía “con geroglíficos, canciones y coplas” el poeta Miguel Cid, entre otros.

Las coplas con texto y música fueron impresas en una hoja y difundidas por toda Sevilla a partir del 23 de enero de 1615. Incluso fueron arrojadas desde lo alto de la Giralda,  en un acto cargado de simbolismo. El día 2 de febrero ya se cantaron en el coro de la catedral y a lo largo de todo el año fueron enseñadas en las iglesias y las escuelas a toda la población, hasta llegar a la apoteosis del 8 de diciembre de aquel año, -fecha en que la iglesia cristiana celebra la Inmaculada Concepción-,  en que se cantaron en todas las iglesias y conventos de Sevilla.

El tema fue un éxito. no sólo en España, sino en parte de Europa. Fue considerado  todo un “boom” de la época. Curiosa y edificante forma de propaganda. Mejor esto que un mitin, ¿no?… Por ello, la partitura y su autor fueron representados en diferentes pinturas, como este óleo de la Inmaculada que pintó Pacheco (suegro de Velázquez), que se encuentra en la catedral de Sevilla.

El tema, que canta las virtudes de la Virgen, se llama “Todo el mundo en general“. Pues así comienza.

Todo el mundo en general,
a voces, Reyna escogida,
diga que sois conçevida
sin pecado original.

Si mandó Dios verdadero
al padre y la madre honrar,
lo que nos mandó guardar,
Él lo quiso obrar primero.

Y así esta ley celestial
en vos la dejó cumplida,
pues os hizo conçevida
sin pecado original.

Y este es el enlace, recuperado por Jordi Savall.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

3 Respuestas

  1. Casandra

    Curiosa forma de propaganda, Viriato, desde luego, y placentera. Como pieza musical es muy hermosa. Gracias.

    Responder
  2. Peix

    Preciosa la pieza e interesante el artículo. No obstante discrepo de la interpretación que se da respecto a la utilización de la música por el Cristianismo, como método propagandístico. Para el Cristianismo, la música ha sido siempre considerada, otra forma de oración. No dudo que ocasionalmente, y por algún motivo concreto, se haya utilizado para difundir algún acontecimiento o ensalzar algún acto o conmemoración, pero no creo que haya sido vehículo de difusión del Cristianismo, en mi modesta opinión.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X