Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Cuando el Conde Leofric de Marcia le pidió a su mujer que paseara desnuda -tan sólo cubierta por su larga melena- a caballo, por toda la ciudad, sin duda no llegó a pensar que el resultado sería exáctamente ese.

Lady Godiva, una noble anglosajona del siglo XI, que estaba casada con el Conde Leofric, el cual tenía a sus súbditos bastante molestos porque el Conde no paraba de inventar más y más impuestos para ellos, haciendo de sus vidas casi insostenible.

Lady Godiva, a sabiendas del gran problema que ello suponía, le pedía una y otra vez al Conde que rebajara los impuestos, y éste, harto de tanta petición, acabó aceptando pero con una sóla condición, que se paseara a caballo totalmente desnuda por la ciudad, cubriéndose exclusivamente de su larga melena. Ella aceptó sin rechistar, y así lo hizo.

Los habitantes de Coventry, y por respeto hacia su señora que hacia dicho esfuerzo por su bien, cerraron ese día puertas y ventanas, con persianas bajadas, para que pudiera pasear desnuda por la ciudad.

Pero ¿todos guardaron celosamente la vista hacia el exterior?, la respuesta es no. El sastre llamado Peeping Tom, o como posteriormente se le denominó, Tom el mirón, hizo un pequeño agujerito para poder ver, eso si, de forma disimulada, los encantos de tan bella dama.

En el cuadro, podemos observar, tal y como lo pintó John Maler Collier en 1897, a una Lady Godiva vestida tan sólo de su larga melena, con su cuerpo totalmente desnudo, a excepción del anillo de casada que llevaba en su mano izquierda. Con este gesto, buscaba que se le viese como una mujer mujer decente y honrada, de las que no se exhiben así como así.

Su caballo, bien engalanado, nos indica que ella es una dama de la nobleza. También se puede observar que no hay nadie en la calle, y que, efectivamente las puertas están cerradas para evitar miradas indiscretas.

Y finalmente os preguntaréis, ¿dónde está Tom el mirón?.

Tom el mirón no se puede ver, porque la perspectiva que tenía él es exactamente la nuestra. Hoy nosotros somos los ojos de Tom el mirón, como meros expectadores voyeur.

Lady_Godiva_(John_Collier,_c._1897)

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X