Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Una de nuestras flores escribió el artículo siguiente al cumplirse seis meses de la desaparición de los niños Ruth y José Bretón Ortiz.  Hoy nos lo ofrece para que conozcamos mejor el sufrimiento de una madre que ha perdido a sus hijos de la forma más trágica. Pero que los ha encontrado, al fin, gracias a su persistencia, dando una lección de humildad, dignidad y entereza a un país entero, que no ha sabido estar a la altura.
Seis meses ya sin sus niños, Ruth y José.  Su rostro serio, triste, siempre está protegido por unas gafas de sol. Durante los primeros meses, apenas la vimos. En los últimos, siempre está al pie del cañón. Ha roto su silencio. Participa en todas las iniciativas en las que se reclama que aparezcan o que le devuelvan a sus niños.

Hoy, 31 de marzo, la familia materna había convocado una manifestación por las calles de Córdoba. Partió, poco después de las cinco de la tarde, desde la iglesia de Los Trinitarios, y llegó, en torno a las seis y media, a las puertas de la iglesia de San Nicolás .

La Iglesia del Rescatao, donde mañana se dará el punto de partida a la Semana Santa de 2012, tiene una especial significación para Ruth y sus hijos, según ha indicado la propia madre. Por eso se han reunido en la cordobesa plaza del Alpargate cientos de cordobeses, onubenses y sevillanos,  para acompañar a esta madre en su particular pasión por las calles de Córdoba, clamando en silencio que vuelvan sus niños a casa.Ruth, de su puño y letra, ha convocado a la ciudadanía cordobesa y andaluza en general a través de un comunicado que ha iluminado las calles de Andalucía, con las fotografías impresionadas de las caritas de Ruth y José, sus niños desaparecidos hace ya seis meses.Ruth dice en su escrito que han sido “seis duros meses sin saber nada de ellos, si están bien, si están mal, si comen, si duermen, si juegan, si sueñan, si se ríen, si lloran, si están malitos, si…., tantas cosas que se me ocurren¡¡¡, como a cualquier madre”.“La vida está llena de momentos que comienzan y acaban, como la vida misma, que un día comienza y otro acaba. Éste es uno de los momentos más largos de mi vida, que se está haciendo interminable y que no sé cuando tendrá su fin”.“Por eso pido el apoyo incondicional de padres, madres, niños y de todos en general ….. Todo sea porque pueda volver a tener a mis niños y este momento de mi vida termine cuanto antes y removerle la conciencia a quien pueda tenerlos o pueda saber algo de ellos. Por favor, quien sea o sean los responsables se dignen a contar lo que sepan y no sigan creando más dolor, sobre todo a mis niños Ruth y José”.La ciudadanía cordobesa masivamente ha acompañado a esta familia en su vía crucis particular. Varios autobuses se han desplazado también desde distintos puntos de la comunidad. Y, junto a esta madre coraje, otros padres coraje han querido dar su apoyo una vez más. Los padres y el abuelo de Marta del Castillo y los padres de Sandra Palos.Al término del recorrido, la lluvia hizo acto de presencia. Y, después de unas breves declaraciones a los muchos medios de comunicación concentrados para el evento, la madre no soportó la presión y tuvo que abandonar el lugar a toda prisa.He visto a esta madre, rodeada de sus familiares y amigos, recorriendo las calles cordobesas, ya sin la multitud detrás. Entonces, vi las lágrimas rodar por sus mejillas. NO era la lluvia. Eran sus lágrimas. Aún le quedan lágrimas¡¡¡, pensé. Después de seis largos meses, con cada uno de sus días y sus noches interminables, esta madre sigue llorando a sus hijos. La serenidad que proyecta ante las cámaras, como todos podemos sospechar, se transmuta en ansiedad y llanto en cuanto se reencuentra con su soledad, la soledad de una madre a la que han arrebatado a sus hijos.¡Ojalá sea ésta la última manifestación, la última concentración de apoyo, las últimas lágrimas, el último grito en silencio¡ . ¡Ojalá esta madre, como tantas otras a las que hayan rrebatado su mayor tesoro, hallen, por fin, su paz¡. ¡OJALÁ!

 

P.D.- No lo fue. Hubo más concentraciones, más manifiestos y convocatorias. Hasta el día 27 de agosto de 2012, fecha en la que el ministro del Interior confirmó que existen dos informes periciales -el primero encargado a instancias de la madre, RUTH ORTIZ-, que confirman, casi con plena seguridad,  que los niños nunca salieron de la finca de los abuelos paternos aquella tarde del día 8 de octubre de 2011.  Nunca llegaron a la ciudad de los niños ni a corretear por el parque. Aquella tarde no, ni ninguna otra ya nunca más.
Un beso enorme, RUTH, de todas las flores de este jardín para las que siempre has sido y serás el mejor ejemplo.
¡Ojalá algún día puedas recuperar tu paz¡¡

Comenta con tu perfil de Facebook

2 Respuestas

  1. AmiKitas

    Ojalá encuentre la paz, ojalá.

    Aquí se ha hablado en alguna ocasión del amor (yo, sin ir más lejos lo he hecho). Me parece tan triste que dos personas que se amaron una vez hasta el punto de traer al mundo dos preciosos niños como Ruth y José, terminen su historia de esta forma tan trágica y aberrante. Como tú bien dices Cas, sólo estamos a la espera de que se confirme, aunque todo apunta a que ha sido él, el padre de esos niños, el que en lugar de protegerlos, ha hecho lo que todo el mundo ya sabe. ¿Cómo puede alguien hacer algo así y más siendo su padre? Que el odio y el rencor hacia su ex-pareja hayan sido sus razones demuestra que más se importaba él mismo que sus propios hijos.

    Conmovedor artículo.

    Responder
  2. Mirandita

    Sin duda, no se puede hablar mejor ¡¡¡ yo tambien espero que algun dia pueda recobrar la paz ¡¡ que penita ¡¡

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X