Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Julio Romero de Torres es el pintor por excelencia de las mujeres españolas, los gitanos y la cultura popular andaluza, que se combina con influencias modernistas y una exaltación lírica de los temas de su lugar de nacimiento. Hay una simbiosis estética entre la carnalidad sensual y misticismo austero, una fusión de belleza, melancolía y misterio.

En 1922 pinta La Buenaventura, en el que se ve como dos mujeres están sentadas en la alfeizar de una ventana, simbolizando la dualidad que tantas veces usó en sus cuadros, como por ej., Amor sagrado y Amor profano.

A la derecha, una mujer enseña una carta -el cinco de oros- a la otra mujer, que apenas atiende a su suerte en cartas. Por su gesto, la mujer de la izquierda denota tristeza, melancolía, preocupación amorosa.

El fondo es el típico paisaje cordobés, ciudad natal de Julio, donde se puede ver la fuente de la Fonseca, el palacio del marqués de la Fuensanta del Valle y el Cristo de los Faroles. Composición sin duda imaginada por el pintor, por la lejanía entre distintos puntos emblemáticos de la ciudad.

Si observamos en la lejanía, en el quicio de la puerta del palacio, podremos ver a una mujer de rojo recostada, probablemente con el mismo padecimiento que la mujer del lado izquierdo del cuadro.

Sin embargo, hay más cosas que apreciar bajo el mismo punto de mira. Entre los edificios y el monumento, se puede distinguir claramente a una mujer que trata de retener a un hombre, tal vez con poco éxito. Sin duda, una prueba más de desamor.

Parece por lo tanto, tratarse de una obra  de compleja lectura que quizá se podría resumir en la tristeza de una joven enamorada de un hombre casado –circunstancia de cuyo peligro le avisa la echadora de cartas–, al que en segundo plano intenta retener su esposa, quedando ésta abandonada, en un tercer plano, en el quicio de la puerta.

Se pueden observar desde este cuadro, la moda femenina de la época; con calzado de tacón, medias de seda y modernos jerséis de malla verde o amarillos, o en los peinados, de largas trenzas y suaves hondas.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X