Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Ayer, en el programa de Jordi Évole sobre “Operación Palace“, en el que emitía un falso documental donde argumentaba que la noche del golpe de Estado del 23 F había sido todo un montaje, en el que incluso contaba con el beneplácito del Rey, trajo de la mano un “más de lo mismo” pero, esta vez, con nueva vuelta de tuerca. Y esto se lo debemos a una nota muy positiva, y es que en este país se tiende rápidamente a creer lo que nos cuentan como cierto.

Jordi Évole. Wikipedia. Autor: Dovidena del Campo

El periodismo -cosa sería, al menos en principio- está corrupto. Eso ya lo sabíamos. La gente se deja torpedear por noticias de dudosa procedencia y las creen como suyas,  esgrimiendo mentiras sobre mentiras. Los más recatados, agnósticos o prudentes, simplemente callan ante semejante atropello moral. Luego están quienes trinan y argumentan lo contrario,  no sin antes alucinar con las barbaridades que se leen y que nos invaden desde todos los frentes de información.

Y no, en el periodismo jamás se debió usar el “todo vale” para vender. De hecho, debería estar totalmente prohibido. e incluso sancionado, porque, al final, para lo que les sirve a ellos es para que su cuota de mercado aumente, las ganancias también y sigamos embobados en chorradas politi-inventadas -perdonadme el palabro, pero ya van muy de la mano-. Y lo que nos queda a nosotros es más incertidumbre, más conflicto social, más intereses contrapuestos y más decepción. Porque, y aunque esta vez se haya dicho que ha sido inventado -a más de uno, sin duda, le hubiese gustado que fuese verdad-, la mayor parte de las noticias que consumimos lo son también -o al menos en parte-, con la diferencia de que no se dice que lo son.

Y luego vienen los de  “lo sabía“, como ocurrió en la noche de ayer, donde muchos españoles incendiaron las redes sociales argumentando que era un secreto dicho a voces, porque estamos tan acostumbrados a éstos argumentos, y tenemos tantos  -malos- ajenos, que no somos conscientes de las burradas que llegamos a decir.

Habría que leer más, sacar nuestras propias conclusiones, pero para eso es necesario contrastar noticias que nos vengan desde todos los ángulos de la noticia -incluso si se puede, desde los medios extranjeros- para tener un pequeño conocimiento de la causa, antes de sentenciar algo que ni se sabe, ni se conoce. Aunque, claro está, es más fácil argumentar la noticia desde la barra de un bar, y con esto no digo que el español acude como fuente de información a un bar, pero a veces, da esa sensación.

Unos por dinero, otros por poder, otros por convicción, pero mienten todos. La verdad no está dividida, es el engaño, que tiene mayor poder de propagación.

La verdad tan sólo la manejan unos cuantos, y la labor es ardua. Demostrar al resto que no es así,  difícil tarea con este panorama.

Comenta con tu perfil de Facebook

4 Respuestas

  1. Casandra

    Voy a ir enlazando en esta entrada algo de lo que he leído en las últimas horas en torno al famoso Evole. Independientemente de las muchas consideraciones que se pueden aportar, de entrada considero que su primer objetivo está conseguido, incrementar su fama y reportar audiencia a su medio. Nos podrá gustar más o menos. Estaremos más o menos de acuerdo, pero hoy este tema ha sido comentado en toda España, ocultando otros asuntos de muchas más relevancia, no obstante. Para empezar dejo este artículo de Manuel Ruiz Zamora donde ya valoraba el fenómeno que la noche del domingo llegaba a su expresión máxima, por ahora, al menos. O, como dicen algunos comentaristas, el personaje que anoche pasó varias líneas rojas.
    [Enlace retirado por copyright]

    Responder
  2. Magnolia

    Buen artículo el del diario de Sevilla, Casandra. En las Facultades de Periodismo deberían cuidar el tema de charlas y conferencias a cargo de ciertos showman que están muy lejos de ser ejemplos de buen periodismo. Lo peor de todo es que personajes como Evolé tienen muchos seguidores y fans… una lástima que demuestra el nivel de mal gusto televisivo reinante en este país.

    Responder
  3. Casandra

    Dos farsas para dar comienzo a los carnavales. Antonio Pérez Henares. Periodista.

    Nos adelantaron el carnaval y nos sirvieron como aperitivo dos farsas. Primero los etarras con su chirigota de entrega de armas, donde solo faltaba un tirachinas y un matasuegras en el bodegón, y luego Jordi Evole quien convenció a una troupe de comparsas para escenificar su pendejada. No encuentro palabra mejor en nuestro idioma que esa expresiva palabra argentina para calificar el sainete y a sus participantes. Consiguió una gran audiencia, enhorabuena, y dio medida exacta de su concepción del periodismo.

    Lo del “Follonero” tiene una trascendencia muy limitada. Entra en gustos y va en caracteres. A mí gracia no me hizo ninguna. Amén del tenso recuerdo personal, la frivolización de aquel momento donde el miedo volvió a instalarse en el corazón de España no me parece motivo de broma. Pero tampoco es cosa de ponerse dramático. Aunque hubo quien se tragó, como buena y coincidente con su empanada conspiratoria, la bufonada, clamaba por las redes y hasta puede que prepararan declaraciones políticas y mociones parlamentarias. Pero para uno se queda en lo dicho, una, y acepto que exitosa, pendejada.

    Responder
  4. Chanof
    Chanof

    A mi ese falso documental, ese experimento a lo Orson Welles ó a lo Operación Luna (de ahí su nombre, Operacion Palace donde el director era Kubrick) me ha parecido bien, pues ha dejado claro la facilidad que tiene los medios de engañar a la gente, son muchos los que se lo han tragado y quizás a los que se lo han tragado de pé a pá son los que peor les ha sentado ya que luego tuvieron q recular a la verdad (o nó verdad ó medias verdades) q conocemos de aquél hecho, la mentira esa podía valer para dar respuestas si hubiera sido verdad, pero bastante rockandbolesca con director de cine y todo. También les ha sentado mal a los que vivieron aquél día con miedo y es normal, pero esto hay que mirarlo mas allá del hecho que trataron, con otra perspectiva.
    Desde luego el guión para el programa se lo han currado, con Garci me descojoné con lo de las ventanas y ahí me quedó claro que era todo una coña, fué el que peor actuó y eso que era el único del mundo del cine, pero claro, ya sabemos lo buenos que son los políticos interpretando y ahí vimos a varios así como los periodistas, todos hicieron una gran interpretación, grandes actores todos ellos que merecerían una mención en los próximos Goyas.
    El comentar en facebook y en twitter mientras daban ese falso documental me ha gustado, he vistos twits de gente conocida q estaba flipando, creyéndoselo todo, fue la noche de mas tuits borrados de la historia de twitter, como digo, a mi si me ha gustado el experimento, que nos sirva para pensar, no por aquellos hechos, si no en general, la de veces q nos mienten y no nos enteramos, en este caso, como dijo Évole, “nos han dicho q era mentira y otras veces no nos lo dicen” y eso son palabras de un periodista, ¿se referirá a los políticos solo ó también a sus colegas periodistas?, la respuesta es obvia.
    Sobre el 23F ya no hay mas verdad que contar q no se haya contado ya, …de la que dejan contar, claro, porque de la q está guardada en papeles en alguna caja no se sabe ná, hay que esperar creo q 50 años desde el golpe y/ó 25 años muertos sus implicados para abrir el secreto de sumario jajajaja eso si que es cachondearse de la ciudadanía y precisamente, este experimento puede verse como una crítica a la opacidad del caso tras 33 años sucedido y por esa opacidad tanta gente se lo creyó.
    Yo sobre aquello no tengo memoria, tenia 6 años y no lo recuerdo e insisto en que seguramente a gente que aquello le trae malos recuerdos, le moleste este experimento, normal, pero hay q verlo más allá yo creo y en frío, y en unos días convendría una revisualización del documental peliculero éste, seguro que lo veríamos de otra manera muy distinta y entretenida, no obstante está currado y hay gente interesante de ver metidos en su papel.

    Por cierto, hoy hubo otra estupenda interpretación, en el Congreso de los Diputados en el Dewater de la Nación, pero mucho menos entretenido y mucho mas triste.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X