Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Ikella Alonso es el nombre artístico de un pintor madrileño, Mariano Alonso Alonso, que he descubierto hace unos días. En la Galería Evelyn Botella, en Madrid, en la calle Mejía Lequerica 12, 1º dcha.,  tiene una exposición desde el 10 de mayo hasta primeros de junio titulada “Soledad de altura”.

Un proyecto que me ha gustado por lo que tiene de conceptual y de poético. Es una serie de pinturas de mediano formato, todas creadas como un trabajo común, que representan paisajes a vista de pájaro. Cada uno de estos paisajes representa una zona concreta, que se corresponde con la vista aérea de la tierra natal de diferentes pintores.

Como Delft, en Holanda, donde nació Vermeer; Atuana, en las Islas Marquesas (Polinesia) donde vivió Gauguin; East Bergholt, en Inglaterra, cuna de John Constable… Ikella aúna de esta manera el espacio físico, el mapa, con el espacio pictórico del artista en el que se inspira cada lienzo. ¿No te parece genial? Te dejo sus propias reflexiones acerca de su proyecto, que lo explican mucho mejor de lo que puedo hacerlo yo.

Es la soledad un fenómeno que atañe a la pintura. Se urde en solitario, partiendo del vacío. La oquedad del lienzo. Y te dispones a dar un salto. Un salto de altura, en caída libre a la pintura. Soledad de altura, una serie de paisajes de mirada vertical. El satélite captura el territorio, la tierra natal del pintor. Con sus campos roturados por el color. Cortados por pinceladas gruesas de materia, que embadurnan el terreno del lienzo. Campos empastados de pigmento. Fronteras irisadas, Y de nuevo la soledad. El pasajero se sienta en la ventanilla y atisba lo inabarcable que es el paisaje. Y desde lo más alto sucumbe a la naturaleza.

Ikella Alonso. 2012.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

5 Respuestas

  1. ikella

    El cuadro que representa San Petersburgo, lo hace en referencia a Nicolas de Staël, su lugar de nacimiento fue San Petersburgo (Leningrado).
    Por cierto, la exposición estará hasta finales de Junio. Termina el día 30 de Junio.
    Gracias por los comentarios.
    Un saludo. Ikella

    Responder
  2. carmen

    Gracias por tu comentario, Ikella, y enhorabuena por la exposición.
    Un abrazo.
    Carmen.

    Responder
  3. Casandra

    Felicidades Ikella. Me ha sorprendido muy gratamente las combinaciones de color que consigues en tus pinturas, las pinceladas certeras, según quieras transmitirnos el ondulaje del paisaje o la geometría casi perfecta, y la veracidad en las formas que consigues con el enfoque tridimensional. La perspectiva aérea o vista de pájaro, coincido con Carmen, resulta muy poética, incluso bucólica: campos roturados por el color, territorio pigmentado, horizontes infinitos. Respecto a tu interpretación de la obra, te felicito nuevamente, me parece casi tan buena como la pintura. Añadiría que toda actividad creativa requiere un momento o mucho de soledad del artista frente al material virgen, en blanco o negro, vacío como tú dices. Y ese momento, en efecto, produce un vértigo sólo controlable cuando empieza el instante sublime de la creación. Pero no transmites soledad. La oquedad del lienzo, sí, y la del papel o la pantalla en blanco, o del mármol frío, la madera informe, el barro apelmazado, el hierro indefinido. Pintor o artista creador identificado con su tierra natal, posible paraíso de infancia. ¿Fronteras?. No las veo. Veo diversidad, veo mezclas, desniveles del terreno, interconexión entre pueblos. ¿Paisaje inabarcable? tampoco lo aprecio. El pintor ha sabido aprehender el paisaje y hacérnoslo ver cálido, vital, fructífero, abarcable. ENhorabuena. Todas las flores del desierto que buscan la luz y la hemos encontrado en tu obra, te deseamos un sinfín de éxitos en esta exposición.

    Responder
  4. Thor

    Utilizar la ciudad o el país de nacimiento de pintores muy simbólicos, al menos para el artista, como temática de esta exposición es un planteamiento que considero muy singular. También me atrae la policromía, la sinfonía multicolor que dibuja territorios tan distintos y tan remotos. Unos fríos, otros cálidos. Unos representados a base de paletadas precisas, como piezas de rompecabezas. Otros, mediante pinceladas vagas, dibujan terrazas que sortean el desnivel del terreno, horizontes entre el cielo y la tierra, bosquejos muy diferentes de paisajes y paisanajes. En fin, me gusta esta apuesta de Ikella Alonso.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X