Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hace unos días conocimos que un joven creador cacereño había ganado el premio Talenthouse que da una empresa californiana al mejor talento como director de un corto. El cortometraje se titula[Enlace retirado por copyright], y es la historia de un duelo por la pérdida de la pareja.

Ayer se celebraba el día de los enamorados, y si bien estar enamorado es una explosión de serotonina, dopamina y noradrenalina –como contaban en un reportaje en el Telediario- el desamor y la pérdida de la pareja es un conjunto de estados de ánimo con bajadas de todos esos neurotransmisores que te dejan más que descolocado.

Me alegro de que al menos, esa pérdida convertida en argumento cinematográfico haya resultado de tal belleza artística que haya sido premiada y destacada en un espacio internacional que pretende promocionar a jóvenes creadores. Felicidades a Rubén García Martín, porque, efectivamente, hace falta talento para hacer de un duelo, una obra de arte.

La historia que narra es ciertamente conmovedora. Entre la pasión y el dolor se mueve el único actor que lo interpreta, José Vicente Moirón, que sabe perfectamente cómo lograr ese tono de malestar en el estómago que produce la pérdida.

Al verla, me recordó a una de mis películas preferidas, que me puse a ver la primera vez sin saber de qué trataba. Cerezos en flor es una película alemana que también es la historia de un duelo, y que también ha conseguido premios. Sus protagonistas son dos jubilados, – cosa rara, pues los mayores no suelen acaparar la atención de los cineastas casi nunca- los que viven la pérdida de un amor consolidado, horadado por el tiempo, más o menos cuidado y mantenido largos años. En este duelo, el protagonista se siente en deuda con la amada que inesperadamente se marchó, y trata de vivir el sueño que ella tenía, ir al Monte Fuji, en Japón. Pero todo transcurre de una manera tan entrañable, tan emotiva y tan original –donde no faltan los cerezos en flor de los parques japoneses- que, como digo, es una de mis películas preferidas.

Tanto el corto premiado, como esta película tienen en común que usan de la amada perdida las ropas y collares en un caso, los guantes de cocina y pintalabios en otro, y se los ponen para sentir su cuerpo cerca.

También, hace un par de meses, leí el libro finalista del último premio planeta, La vida imaginaria, de Mara Torres. En esta novela, lo que más me sorprendió es como una treintañera, de éxito, independiente, presupongo que guapa, y lista, se queda más que colgada de un amor que se fue. Esta vez no al otro mundo, si no de casa, de su vida. Pensé que eso solo sucedía a los pocos sólidos emocionales. Pero, hete aquí que he descubierto que no, que puede pasar a cualquiera y en cualquier momento. Y de paso, creo que el libro puede ser incluso un libro de autoayuda, porque uno se siente menos idiota, menos débil, más normal si se da cuenta de que la pérdida es mucho más que un dolor, porque no es tan pasajero como parece, porque se encarna y te bloquea durante mucho tiempo y eso pasa en cualquier circunstancia y a cualquier edad.

No sé, todo esto me hace pensar que tal vez, debería haber un Día para el Desamor. Pero, claro, eso no es nada comercial, así que no creo que se llegue a celebrar. ¿Vosotros qué opináis?.
Leeré atenta vuestros comentarios, y os recomiendo que veáis los enlaces que os he puesto, sobre todo, las películas que no os llevará mucho tiempo y os van a encantar.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

15 Respuestas

  1. Hierbabuena

    Estupendo el corto, esta lleno de sensaciones , la película Cerezos en flor no la he visto, estaré pendiente me has despertado el interés, como siempre.
    En cuanto a la novela, la vida imaginaria, espero leerla pronto, una amiga prometió dejármela.
    Un abrazo Brezo

    Responder
    • Brezo

      Casandra y Hierbabuena, me alegro que compartáis conmigo esas sensaciones del corto. Debemos estar en la misma onda.
      Ayer me puse otra vez Cerezos en flor, que a pesar de haberla visto hace ya unos años, me sigue pareciendo magnífica. En ella disfrutaréis no sólo de un buen argumento, muy bien hilado, sino también de un paisaje poco conocido de Japón, con un parque lleno de cerezos en flor, y personas que regalan abrazos o que viven del mimo. Un buen contraste con esa vida para el trabajo sin descanso que también tienen allí, y con la mentalidad alemana de donde es originaria la película.
      Lo de Mara Torres, es cuestión de tiempo, espero que poco, para que lo puedas leer. Mucho más ligero, pero apunta maneras. Y como digo en la entrada, tiene también su enseñanza. Además, me encantan los libros que escriben periodistas. Siempre van al grano y se dejan de rodeos.
      Gracias a las dos por comentar.

      Responder
  2. Blanca

    Varias veces he visto el corto, Brezo, impresiona el dolor superlativo que transmite y el desgarro tan enorme por la ausencia de la amada
    Impresiona el ritual de embutirse en trajes femeninos y embadurnarse el rostro para sentirse dentro de ella .
    Me encoge el corazón y conmueven hasta lo indecible las visión de unos guantes de goma abandonados que enlaza con los dedos, que acaricia y aprieta entre las manos. …
    Las imágenes finales me confunden, Brezo, qué piensas?- hay algo en ellas diferente: La taza derramada de un líquido rojo, como sangre…de la mesa, la bola de cristal que coge y atenaza con crispación ¿qué significan?
    El teléfono caído, descolgado, el derrumbe total del personaje ¿qué sugiere? ¿Consciencia de lo acontecido? ¿Remordimiento? ¿Rabia?

    En cualquier caso, el vídeo es genial y me ha dejado sin palabras y, sin ellas, me ha hecho experimentar un sin fin de sensaciones.
    Felicidades a su autor. Otro cacereño emprendedor.
    Para él , larga vida de triunfos y creaciones.
    Un besito.
    En otro momento hablamos de los cerezos en flor (tengo que verlo mejor)y del libro del Planeta

    Responder
    • Brezo

      Sí, Blanca, como tu dices, es un corto muy sobrecogedor. He tenido ocasión de hablar con alguien que formó parte del rodaje, y al comentarle lo bien que lo hacía el actor, José Vicente Moirón, que creo que también es de por aquí, me dijo que en muchas tomas, al terminar, el equipo estaba casi llorando, de las emociones que les despertaba.
      El final, en realidad, es el principio. Se vierte el café, coge una bola de cristal, y suena el teléfono para comunicarle que su pareja ha muerto en un accidente. Los días siguientes parece que los pasa tratando de recuperar su recuerdo con el olor en sus ropas y en sus sábanas, con su tacto en los guantes… bueno, lo que vosotros veis también.
      Creo que no solo a nosotros nos ha conmovido, y que por eso ha recibido ese destacado premio.
      Si tienes ocasión, ve la película de Cerezos en flor. Es del año 2008, y tiene una sensibilidad muy parecida.
      Gracias Blanca por leerme. Besos

      Responder
  3. calendula

    No sé que me ha gustado más, si tu comenario sobre el corto o la respuesta que le has dado a Blanca, sobre el citado corto y la película (que no he visto) Cerezos en flor y que espero ver. En cuanto al premio planeta,que tampoco he leido pero leeré (sabes que leo mucho), pero siempre tengo dudas de sí en realidad son los “verdaderos Premios” o hay otros libros mucho más ineresentaes que ellos ,como por ejemplo Diario de Invierno de Paul Auster, que creo es uno de los mejores libros de mi vida y bien merecería un buén premio aparte del Príncipe de Asturias que creo recibió por todo el conjunto de su obra, hace unos años. Besos.

    Responder
  4. Brezo

    Gracias Caléndula por tu comentario y por leer esta entrada. Llevas tiempo hablándome de ese Diario de Invierno, y me consta que te ha conmovido y te ha hecho disfrutar mucho, aunque no llegaba a captar que fuera de los mejores de toda tu vida. Tengo que leerlo, ya no caben dudas.
    Besos

    Responder
  5. Casandra

    Caléndula, totalmente de acuerdo contigo, la respuesta de Brezo a Blanca es aún mejor que su entrada, con los premios pasa como con los presos, ni están todos los que son ni son todos los que están. Y respecto a Paul Auster, te felicito por tu buen gusto, para mí también es un autor de cabecera. Añado a Diario de invierno, Brooklyn Follies (2005) y El libro de las ilusiones. Aunque podríamos recomendar muchos otro títulos. Es un autor muy prolífico también. Salvando las distancias, me atrevo a decir que es como el Luis Racionero neoyorkino. Sus personajes son antihéroes. La pérdida es uno de sus temas reincidentes, el azar reúne a personajes desposeídos de todo bien material e inmaterial, incluso de su propia identidad. Y en ese encuentro causal surge una solidaridad, el apoyo que les abre la puerta a una nueva oportunidad, quizás la última.
    Gracias, Caléndula por traernos a este escritor. Y gracias por estar aquí.

    Responder
  6. Thor

    Desde luego hay que ver el jugo que sacáis a algunas entradas. Os felicito a todas. Es cierto, el video transmite una especial sensibilidad y el actor es bueno, pero también merece reconocimiento un público como vosotras, capaz de captar los detalles y de contarlos como lo contáis. Como dice Calendula, creo que me gustan más los comentarios y la entrada de brezo, la forma en que lo cuenta, que el propio video. Creo que yo sólo no habría sabido apreciarlo igual. Gracias

    Responder
    • Brezo

      Ains, esos hombres, que se hacen los duros, pero que en realidad no lo son!!!!. Como si a ti te faltara sensibilidad para descubrir lo mismo que vemos nosotras!. Yo sí que alucino cuando te leo sobre la lluvia en la historia de la pintura, o cuando me hablas de tu perro. De todas formas, supongo que también hay que tener el corazón un poco “andamiado” o haberlo tenido en algún momento de la vida, -como la ilustración que he escogido para esta entrada-, para entender al completo de qué trata esta entrada.
      Mil gracias por leerla y tratar de entenderla, Thor. Un beso

      Responder
  7. Blanca

    Un momento, ¿que es eso de la lluvia en la historia de la pintura?- Thor, ¿podrias contarme? Y de tu perro? No sabía que tuvierais uno.
    Y otra cosa no entiendo muy bien que es eso de tener el corazón “andamiado”
    A no ser que literalmente lo entienda como tal andamio, pero ¿cómo se consigue poner un andamio al corazón y para què?
    Te refieres a ” la coraza” ,Brezo.? porque si es así…. Con los hechos y la edad, tambièn la coraza se estropea y resquebraja. Lo que es la mía.. hecha añicos que la tengo
    Para ambos, un besito
    …Muak,

    Responder
    • Brezo

      Gracias Blanca, porque tus comentarios han enriquecido mucho esta entrada, o como dice Thor, ¡vaya partido que le hemos sacado!.
      Tengo un amigo aparejador que cuando le pregunto cómo está, me dice, “ahí ando, andamiado”. Para él el símil es muy fácil, una casa o un edificio con andamios es que está en plena reconstrucción o levantándose simplemente. Es una manera asertiva de decir que va mejorando, pero que aún necesita ayuda.
      Yo creo que el corazón se puede andamiar para recomponerlo. No me resisto a que se quede roto, y como si se tratara de un puzzle, lo reconstruiré las veces que haga falta. Aunque, pensándolo mejor, debería ir pensando en ponerle monocapa, de esa que se mantiene por mucho más tiempo y es difícil que se resquebraje tanto como la simple pintura….
      Me das ideas, Blanca.
      Seguro que leíste la entrada de Thor sobre la lluvia en la pintura, pero es mejor que él te lo cuente. Y espero que se decida ya a escribir sobre su perro, porque el último comentario que le hizo a Sega en su entrada, http://www.floresdeldesierto.es/polvus-erum-et-polvus-reverterum/
      se me quedó un poco corto, para lo que yo le oigo hablar.
      Con vosotros da gusto escribir. Un besazo

      Responder
  8. Thor

    Hola otra vez Brezo. Te he vuelto a leer y cada vez comprendo mejor la imagen del corazón andamiado.

    Hola Blanca. Te dejo un enlace para que sepas a qué se refiere Brezo más arriba.
    http://www.floresdeldesierto.es/por-fin-llueve-la-lluvia-en-la-pintura/

    Sobre mi perro tengo que escribir aquí un día largo y tendido. Se llamaba Thor y murió en julio de 2011. La próxima vez que nos veamos te enseño alguna foto.

    Besos a las dos. Buenas noches.

    Responder
  9. Blanca

    No conocía esta publicación tuya y me ha encantado la visión e interpretación que haces de la lluvia a través de la pintura Con esta entrada aprecio mucho mejor las paletadas que describes con tanta calidez y sensibilidad . Un placer leerte en tu terreno y apreciar contigo esas obras de arte que nos muestras. De entre todas , me quedo con Cailebotte y su lluvia en París, porque esa es la lluvia que me gusta ,la calmada y menuda que empapa y limpia, a ti y a todo lo que toca, la que deja relucientes piedras y tejados y los árboles vestidos de telas de araña.
    Con tu exposición de la presencia del agua de lluvia en la pintura me has llevado por derroteros gozosos y poéticos, me has hecho disfrutar con cierta nostalgia de esas lágrimas que algunas veces nos caen del cielo. Eres un buen maestro , Thor, muchas gracias.
    Un besito
    Blanca

    Responder
  10. Blanca

    Y otracosa, Thor ,seguiré esperando para que me hables de tu perro , tu dios del trueno con el compartes nombre. Comprendo que no quieras todavía, es pronto.
    Tambien yo he tenido perros y sé lo que se siente cuando tienes que tomar la decisión de dejarlos marchar y seguir sin ellos, viviendo mucho tiempo ese vacío . Ya me contarás cuando tú quieras sobre esa amigable y enriquecedora compañía que nos dignifica , que nos da lecciones , que nos acepta como somos y nos quiere.
    Quedamos emplazados en las Flores para cuando estés preparado.
    Otro besito
    Blanca

    Responder
  11. Brezo

    Hola de nuevo. Vuelvo a esta página porque hoy he descubierto lo que yo pienso que es otra forma de encajar en el arte algo así como un duelo. Me parece que un duelo superado, o al menos, sostenido en el tiempo, aunque la intención no era esa.
    Lo he encontrado en facebook a través de una Amiga 2.0, Inés Drake. Se trata como ella cuenta de la artista Marina Abramovic que creó en el MOMA la performance “The artist is present” en la que la sostuvo la mirada durante 3 minutos de todas las personas que se pusieron a la cola, pero hubo una sorpresa. Ulay, su pareja durante 10 años y al que no veía desde que rompiesen hacía más de 13 años hizo cola como uno más y sus miradas nos han hablado.

    Marina & Ulay @ MoMA (The Artist is Present)
    http://www.youtube.com/watch?v=xlf68X2qEpM&feature=youtu.be

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X