Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿Cuantas veces al cabo de la semana te sientes agotado y sin energías?

¿En cuantas ocasiones te aturde el ruido interno de ideas, pensamientos y otros monólogos internos?

¿Has sentido alguna vez que ya no puedes más?

Es  momento de  que tu cuerpo genere inteligencia y aprenda a liberarse de las tensiones originadas por conflictos emocionales; ahora debes de tomar la decisión de que tu mente deje de elaborar y alimentar secuencias de pensamientos que te impiden la libertad y la felicidad. Hay muchas técnicas que te ayudarán a ello, pero hoy te voy a hablar de nuevo de la respiración.

La respiración es, además, de una función fisiológica vital, un puente que conecta con todas las capas de tu Ser. Mediante el acto de respirar nutrimos a nuestro cuerpo de energía vital, de prana. Se trata de una integración de cuerpo, mente y espíritu.

Hablemos pues de la respiración consciente: Pranayama.

La palabra pranayama tiene dos raíces; de un lado la raíz prana que significa aliento, vida, energía, y  la raíz Ayama que significa alargamiento y control.

La respiración comprende el  acto de inspirar, mediante el cual nuestras células se expanden y crecen. Al inspirar absorbemos el mundo de fuera. En el acto de espirar cada poro de nuestra piel se limpia, cada célula se relaja.

A lo largo del día respiramos de manera automática, inspiramos y espiramos continuamente. Pero…¿sabías que nunca lo hacemos completamente por los dos orificios nasales a la vez?. Si colocas tus manos bajo la nariz lo percibirás. Una de las fosas nasales siempre estará parcialmente bloqueada y el aire pasará principalmente a través de la otra. De hecho, esta alternancia en una persona sana se produce cada hora y cincuenta minutos aproximadamente.

La mayoría del tiempo respiramos por la fosa nasal izquierda,  que se corresponde  con un canal energético de energía fría,  el aire de la luna. Es una fosa nasal refrigerante que produce frío y un descenso de la actividad metabólica.

La respiración a través de la fosa derecha es energía cálida, el aire del sol. Aumenta el calor del cuerpo y trae nerviosismo. En muchos de nosotros este fluir de la respiración está alterado por malos hábitos, pero, en general, se dan estos ciclos.

Cuando respiramos más de 24 horas ininterrumpidas por una misma fosa nasal es síntoma de desequilibrio en nuestro cuerpo o nuestra mente y de que se avecina una enfermedad. Conociendo esto podemos aprender a relajarnos, activarnos y sanarnos. Debemos mantener un correcto flujo del prana en nosotros.

Ejercita tu respiración a través de ejercicios sencillos:

1.- Tapa con los dedos índice y corazón tu fosa nasal derecha y respira durante 10 minutos por la fosa izquierda. Sentirás la relajación.

2.- Respira conscientemente haciendo lo mismo bloqueando tu fosa nasal izquierda, te activarás.

3.- Respira alternando las fosas. Te equilibrarás.

4.- Puedes alternar las fosas y retener la respiración entre inspiración y espiración; y entre espiración e inspiración. Respirarás conscientemente.

Recuerda siempre que la proporción del tiempo de toma de aire y espiración debe ser de 3:6 o 4:8 o 5:10…..

La proporción cuando retienes aire debe ser 3:12:6 o 4:16:8 ….

Realiza rondas de 10 respiraciones como mínimo y

alimenta tu Prana….

TU ENERGIA VITAL

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X