Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

¿Cuál es tu primer recuerdo, lo que te empuja cada día ….. al lugar donde no duelen los sueños? 

La vida se escapa a cada instante … y la felicidad va y viene a la velocidad de un parpadeo … y avanza imparable hacia el final del camino, dejando atrás todo lo que un día fuimos. Convierte los fracasos en melancolía …

Avanzamos hacia un futuro que no existe, donde el ahora es pasado y el pasado ….

Recojo cada detalle ….. y  lo guardo donde duermen los días en que fui feliz.

Trato de ser libre en un mundo encarcelado, rodeado de lobos que te señalan si tu piel no es tan dura ….. Soy un refugiado en una guerra que no entiendo.

Siempre me he sentido diferente. Cada día de mi vida, cada segundo sin ti.

Cómo distinguir quién es distinto, cuando todos lo somos. Cada uno de nosotros, únicos,  perfectos en nuestra diversidad, pero parte de un arco iris en una sociedad que sólo ve el color gris.

Se que un día saldrá el sol. Y secará los charcos que dejaron tantos días de lluvia. Y si las nubes no se olvidan de mí, quédate conmigo cuando estalle la tormenta.

Me dejaste en un mundo que gira en dirección contraria, en una noria con cicatrices que lucha por no caerse en pedazos. Allí donde ya no quedan lágrimas, en la tierra de los olvidados. Tu vacío es tan grande como el ruido que haría el mundo al explotar.

…. Hay días en los que no sale el sol ni se cumplen los sueños, que cada paso es cuesta arriba y el destino sopla en tu contra. Pero hay que seguir, ser fuerte. Y tú puedes con todo, no te detengas ante nada, ante nadie.

Despierta cada día sabiendo que este instante es irrepetible, y que nunca volverá. Y si tropiezas, levántate, y mira hacia delante. Pelea por cada segundo, porque la vida sonríe a los valientes.

 Y cuando los días te golpeen tan fuerte que creas que no hay sitio para el último aliento, piensa en tu primer recuerdo, borrará las cicatrices que el hastío dejó en tu alma. Y volveré a ti. Seguiré cada uno de tus pasos. Y estaré a tu lado, para que nunca camines solo.

 Dicen que las libélulas cruzan océanos en busca de la tierra próspera, donde enseñar a sus crías a volar. Un lugar donde refugiarse y sentirse seguras frente a las tormentas. Yo conozco ese lugar. Viajé con las maletas vacías de esperanza, al paraíso invisible, donde reencontrarme con un pasado que sigue latiendo, que da aliento a un corazón ya sin fuerzas, pero que sigue luchando. Porque al otro lado del mar hay un mundo inmenso esperando.

Comenta con tu perfil de Facebook

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X