Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

De la mano de personas  que hasta esos días desconocía, me llegó este verano un libro de aspecto interesante.  Del autor, Héctor Abad Faciolince, escritor colombiano amigo de una de ellas,  no había oído hablar nunca. Del título de la obra, ”El olvido que seremos”, tampoco.

De ella, no  diría que es una novela, aunque  entre sus páginas se encuentran historias novelescas y fantásticas,  increíbles algunas.  Diría que  ante todo cuenta la historia de  recuerdos emocionados, in memorian, a  la vida de un hombre excepcional, el padre del autor, cercano, generoso y tolerante, que fue el héroe de su vida. Diría que lo escribió  por amor, para  rescatarlo  del olvido y honrar su memoria, para glosar sus  conflictos y  sus pequeñas-grandes obras. También, por él mismo, como catarsis,  para expulsar demonios, para poner en orden sus vivencias  cicatrizando  heridas, aunque para ello hubieran de pasar 20 años tras su muerte y tuviera el  valor necesario para  desenterrar las sombras.

En cualquiera de sus  páginas te conmueve el amor exuberante, casi de adoración, que el autor  niño proyecta  en la figura del padre:

“…la idea más insoportable de mi infancia era imaginar que mi papá se pudiera morir y por eso yo  había resuelto tirarme al río Medellín si eso ocurría”.

“….Ya no voy a rezar más para no ir al Cielo, a mi no me gusta el cielo sin mi papá”.

“…  Amaba a mi padre sobre todas las cosas, … amaba a mi papá con un amor animal”.

“…. Me gustaba su olor y también el recuerdo de su olor”.

“…   Me gustaban sus voz y  sus manos”.

“….  Me gustaba la pulcritud de sus ropas y la meticulosa limpieza de su cuerpo.”

Sus líneas   rezuman  ternura  y risas,  tristeza a veces , también rabia, desolación y miedo tras  su muerte. Sin embargo, la grandeza de esta obra es que está escrita sin revanchas ni demagogias, con mente lúcida, con valentía y con una  honestidad arrolladora.

El olvido que seremos” retrata, sin fisuras,  la intolerancia y la intransigencia de un país. Narra la historia triste de Colombia y de su violencia, donde se mata desde cualquier bando,  sólo por pensar de otra manera.  Un país que sigue siendo todavía  escenario impune de miles de desaparecidos, torturados, asesinados o exiliados,   como lo fue  el propio  Abad Faciolince  durante muchos años.

Para terminar, además de recomendaros encarecidamente su lectura, os dejo la semblanza del personaje que dió lugar a este hermosos alegato, el mejor  tributo que pueda dedicársele.

Hector Abad Gómez , médico, ensayista y político,  nació  en Jericó, provincia de  Antioquía – Colombia-  Ejerció,  hasta su jubilación forzada, como Catedrático en la especialidad  de Salud Pública en  la Universidad de Medellín. Durante toda su vida destacó por su compromiso  en  la defensa por  la igualdad social y los derechos humanos, especialmente en países, como el suyo, devastado por la pobreza.

Este   “cristiano en religión, marxista en economía y liberal en política”, como él mismo se definía, cayó abatido por las balas de dos sicarios, en plena calle del centro de Medellín,  la tarde  del 25 de agosto de 1987 . En el  bolsillo de su pantalón  llevaba , escrito de su puño y letra, un soneto, quizás un apócrifo, atribuido a Jorge Luis Borges.

El Dr. Abad, por entonces Presidente del Comité de Derechos humanos de la ciudad, lo había leído en el programa semanal de radio que dirigía.  Junto al poema, su hijo encontró una lista con dos docenas de hombres amenazados de muerte. También ellos  fueron asesinados en los meses siguientes.

Este es el poema,

EPITAFIO

 Ya somos el olvido que seremos

el polvo elemental que nos ignora

y que fue rojo Adán, y que es ahora

todos los hombres, y que no veremos

Ya somos en la tumba las dos fechas

del principio y el término. La caja,

la obscena corrupción y la mortaja,

los triunfos de la muerte, y las endechas.

No soy el insensato que se aferra

al mágico sonido de su nombre.

Pienso con esperanza en aquel hombre

que no sabrá que fuí sobre la tierra.

Bajo la indiferente azul del Cielo

esta meditación es un consuelo.-

Así reza, tallado en piedra en el Cementerio de Campos de Paz, sobre su tumba.

Hector Abad Gómez, nacido en 1921 y arrebatado a la vida la tarde del 25 de agosto de 1987.

Descanse en paz.

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X