Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El 4 de diciembre de 1990, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares. Ese mismo día, una década después, la ONU proclamó el Día Internacional del Migrante, que se celebra el 18 de diciembre de cada año.

La proclamación del día 18 de diciembre como Día internacional de la población migrante responde, entre otras causas,  al creciente número de migrantes que existe en el mundo y a la preocupación internacional por asegurar su protección y el respeto de sus derechos y libertades fundamentales.

La citada Convención, en vigor desde el día 1 de julio de 2003, es un tratado internacional de carácter global que regula los derechos de los 214 millones de personas desplazadas de sus países de origen que hay en el mundo, de los cuales 105 millones son trabajadores activos, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Entre ellas encontramos trabajadores y trabajadoras migrantes, población refugiada, demandantes de asilo  e inmigrantes permanentes. Las razones que tienen para abandonar su país de origen son muy distintas y cambian de una persona a otra. Sin embargo, podemos identificar una serie de circunstancias que llevan a la gente a abandonar su hogar y buscar un mejor futuro en otro lugar. La exclusión social y económica, la atracción que ejercen los países más desarrollados, la necesidad que tienen esos países de contar con la migración, los conflictos armados internos y los desastres naturales. Todas ellas son causas que provocan los movimientos migratorios.

Los movimientos migratorios en España

España ha vivido distintos periodos migratorios. En ocasiones ha sido puerto de partida, en otras  estación de llegada. En la actualidad, vive la contradicción de compartir ambos estadios. Igual vienen que van. Nuestros mares y océanos, espacios aéreos, autopistas y carreteras acogen un tránsito continuo de personas que arriban y parten. Todas con similar objetivo: la búsqueda de un futuro mejor para sí mismos o para sus hijos.

Indistintamente de las causas, nunca es fácil abandonar tu  país de origen, tu  hogar, tu gente. Siempre es difícil llegar a un lugar desconocido, la mayoría de las veces solos, ignorando, incluso,  el idioma, sus costumbres, su historia, su cultura.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE),  entre enero y septiembre de este año abandonaron España 420.150 personas, de las que 54.912 son ciudadanos nacionales y  365.238 eran extranjeros.  En total,  37.539 personas más que en el mismo periodo de 2011, sobre todo por la emigración de los españoles. Catalunya fue la comunidad con más emigrantes, unos 6.521.

Los españoles que han salido de España han aumentado un 21,6%, pasando de los 45.161 que se fueron entre enero y septiembre de 2011 a los 54.912 este año, según las estimaciones  del INE.

El saldo migratorio -la diferencia entre las personas que entran y las que se van- fue de menos 137.628 personas -de ellas 25.539 españoles y 112.089 extranjeros- y por primera vez ha sido negativo respecto a los españoles en todas las comunidades autónomas. Este saldo ha pasado de ser positivo -es decir entraban más personas de las que salían- en 2009, que fue de 47.362 y en 2010, con 62.156, hasta llegar a 2011, que se registró un saldo de -50.090 personas.

Entre enero de 2011 y septiembre de 2012 han emigrado de España 927.890 personas, de ellas 117.523 eran españoles. Las estadísticas oficiales reflejan que, en los doce últimos meses, la población española se ha reducido en 45.245 personas. En todas las comunidades autónomas se van más trabajadores nacionales de los que entran.

Desde 2008, cuando la crisis empezó a arrasar, se han ido de España más de dos millones de personas. De éstas, alrededor del 10% son españolas: unas 215.000.

Perfil del emigrante español del siglo XXI   

El número de personas con nacionalidad española que reside en el extranjero ha aumentado un 8,2% (128.655 personas) en el último año hasta alcanzar los 1.702.778, según los datos del Padrón de Españoles en el Extranjero (PERE) con fecha 1 de enero de 2011.

Por continentes, el 61,6% (1.049.465) tiene fijada su residencia en América, el 35% (602.178) en Europa y el 3% en el resto del mundo (14.917 en África, 19.310 en Asia y 16.908 en Oceanía).

Asimismo, el mayor incremento de inscritos en el PERE en el último año se ha producido en América con 102.764 personas más y en términos relativos, este aumento lo han protagonizado Asia y América con un aumento del 10,9 % en ambos casos.

Los países extranjeros en los que residen más personas de nacionalidad española son Argentina (345.866), Francia (189.909), Venezuela (173.456) y Alemania (108.469).

Las mujeres representan al 51,1 % de estos españoles, mientras que el 48,9 % son varones, unos datos similares a los de hace un año. Por lugar de nacimiento, la mayoría (56,8 %) nació en el país en el que vive, mientras que el 37,6 % lo hizo en España y el 4,8 % en otros países.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X