Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hoy os traigo un video que posiblemente alguno lo hayáis visto ya, pero siempre viene bien recordarlo. Espero lo disfrutéis.

Cortometraje, remake de “15 días en agosto” de Edu Glez.
Escrito y dirigido por Edu Glez. Música de Oscar Benas. Voz de Álvaro Balas. Producido por Javier Balas y Edu Glez. Montaje e ilustraciones – Edu Glez. Técnico de sonido – Alejandro Saudinós.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

2 Respuestas

  1. Blanca

    ¿ No parece más bien que los pensamientos que expresa este niño suenan a reflexiones de adulto que añora la niñez que dejó atrás y nos lleva por la descarnada realidad de una sociedad en decadencia?
    La verdad es que no me me gusta oir tales reflexiones en boca de un niño. Las bocas y las mentes de los niños no están para esas diatribas y nuestra responsabilidad precisamente es esa. Ayudarlos para que crezcan y maduren como adultos conservando la ilusión y la inocencia Sólo así será posible un cambio de rumbo. De los niños de hoy es el futuro del mañana y en la medida en que nosotros les enseñemos a avanzar dependerá que la sociedad futura sea mejor y más auténtica.
    En cualquier caso, siempre he defendido mi derecho a crecer y ser adulta, responsable y consciente de mis actos, equivocados o no. Y ahora que ya llegué sobradamente , quisiera como el recientemente fallecido Georges Moustaki llegar a ser aún más mayor para tener historias que contar.
    Ahí os dejo un enlace de este autor. “Ma Liberté”, la que reclamo para todos los ámbitos de la vida. También para crecer.
    http://www.youtube.com/watch?v=G4TBlPc18SM
    Un besito

    Responder
    • Sega

      Cierto es, un niño no hace este tipo de reflexiones. Más bien diría que es un toque de atención a aquellos adultos que han perdido la alegría y felicidad innata que poco a poco, y con los quehaceres y responsabilidades diárias se han ido perdiendo. La pequeña luz de la infancia -esa que nos hacía reir, pasadlo bien con cualquier cosa o persona y despreocuparse- se apaga conforme avanzamos, y es lo que pienso quiere decir este pequeño corto. Quizá a veces nos centremos en exceso en la vida de adulto, y apenas nos permitamos pequeños placeres de niños, y digo bien, niños, porque apenas ni en pequeños comportamientos, reconocemos de adultos esos “juegos” de risas o relajación que aportan bienestar. Esto es un alegato a no perder de vista que un día fuímos niños y que hay cosas que también nos enseñaron como personas, entre otras, a disfrutar de las pequeñas cosas, como si ese momento fuese eterno.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X