Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Durante la próxima semana, del día 10 al 13 de diciembre de 2012, se celebrará en Córdoba el Seminario Internacional ‘’Cultivos para el siglo XXI’’, el cuarto de una serie de encuentros mundiales organizados por instituciones españolas e internacionales, para fomentar la lucha contra el hambre y la pobreza.  

 

Según el primer Informe FAO sobre el estado de los Recursos Fitogenéticos en el Mundo   –http://apps3.fao.org/wiews/docs/swrfull.pdf-,  se han identificado unas 30.000 especies vegetales comestibles. De ellas,   más de 7.000 han sido utilizadas en la historia de la Humanidad para satisfacer sus necesidades básicas  -comida, ropa, fibras, medicinas, materiales de construcción y combustible-. Sin embargo, en la actualidad, no más de 150 especies son cultivadas comercialmente, de las cuales, 30 constituyen el 90% del aporte calórico a la dieta humana y sólo tres (arroz, trigo, maíz) representan más de la mitad de esa contribución.

En las últimas décadas, las nuevas demandas del consumidor han aumentado las oportunidades de mercado para especies infrautilizadas, tanto a nivel doméstico como internacional. Esto ha supuesto la revalorización de algunas, demostrando su potencial cuando existen políticas de apoyo e inversiones adecuadas. Por esta razón, muchas especies que estaban marginadas hace 20 años tienen ahora un papel destacado en el mercado; por ejemplo la quinua (Chenopodium quinoa), la granada (Punica granatum), la maca (Lepidium meyenii) y la rúcula (Eruca sativa).

Estos encuentros influyen decisivamente  en el establecimiento de prioridades y desarrollo de políticas destinadas a paliar la pobreza y el hambre entre los países más deprimidos, dirigiendo la atención de todos los agentes implicados hacia los cultivos marginales.  Se pretende, en suma, fomentar la cooperación y sinergias  entre entidades y organizaciones mundiales. Las conclusiones del anterior Seminario sirvieron como documento de trabajo en la Asamblea General de la ONU, celebrada en noviembre de 2010,  en Nueva York,  para el diseño y financiación de los proyectos de desarrollo rural y agrícola ejecutados en los últimos años por esta organización mundial.

La  Cátedra de Estudios sobre Hambre y Pobreza ( CEHAP) de la Universidad de Córdoba auspicia y coordina este encuentro  Internacional, organizado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Ministerio de Agricultura, la Junta de Andalucía, la Diputación y el Ayuntamiento de Córdoba, entre otras organizaciones nacionales e internacionales.

 Los ‘’cultivos de los pobres’’ y las semillas ‘’NUS’’  

Las especies olvidadas  (NUS, por su sigla en inglés), también conocidas como “los cultivos de los pobres”, desempeñan un papel crucial en la lucha contra el hambre hoy y lo seguirán haciendo en el futuro, especialmente en las partes más pobres y marginadas del mundo. Aunque cada vez más se reconoce su valor como recursos clave para el desarrollo agrícola y rural, los esfuerzos para promover el interés y la investigación sobre los mismos son escasos. Como reconocimiento al creciente valor de las NUS, las Naciones Unidas han designado 2013 como el Año Internacional de la Quinua.

‘’Colonización nutritiva’’

La reducción en el número de cultivos utilizados ha sido en parte el resultado de encuentros y desencuentros entre civilizaciones que, a menudo, han llevado a la sobreposición cultural de ciertas especies. Un fenómeno que se define como “colonización nutritiva” y que ha incidido en que la mayoría de los cultivos tradicionales haya sido ignorada por la investigación y los programas de mejora genética.

Afortunadamente, muchas NUS aún no se han perdido,  son la base de los sistemas alimentarios locales de muchas zonas del mundo y tienen un gran potencial de desarrollo. Estos cultivos están adaptados a las condiciones agroecológicas de las áreas en las que todavía existen, y tienen fuertes lazos culturales con las comunidades que los ofertan y los utilizan. Cultivos como la quinua, cañihua, oca, tarwi o arracacha siguen satisfaciendo hoy una parte importante de la alimentación de las comunidades indígenas de la región andina.

Mayor resiliencia frente a los cambios climáticos  

Por otro lado, el proceso de globalización junto con los impredecibles cambios ambientales actuales aumenta la interdependencia de los países en cuanto a los cultivos y sus recursos genéticos. Eso ofrece más oportunidades a los cultivos olvidados. De hecho, es previsible que en ciertos países los cambios climáticos alteren la agroecología y,  en consecuencia,  la productividad de cultivos alimenticios importantes y que éstos deban ser reemplazados por otros más adaptados a las nuevas condiciones. Tan importante como su valor de sustitución es su potencial para conseguir una mayor diversificación de cultivos que permita aumentar la resiliencia y por tanto amortiguar los efectos negativos de la variabilidad climática.

La inversión en agricultura es más eficaz en la lucha contra  el hambre 

En la actualidad, el 70 % del hambre y la pobreza se concentra en las zonas rurales de los países en desarrollo, razón por la cual el Banco Mundial ha reconocido que la inversión en agricultura es dos veces más eficaz en la lucha contra el hambre que la inversión en cualquier otro sector. A pesar de ello, la proporción de ayuda oficial al desarrollo (AOD) del sector agrícola ha caído del 16% en 1986 amenos del 5% en la actualidad, mientras que, por primera vez en la historia, el número de hambrientos ha superado los mil millones. La  comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, ha reconocido la necesidad de aumentar la inversión en el sector agrícola, enfatizando el apoyo al uso de la biodiversidad y a los pequeños agricultores, para quienes las especies  infrautilizadas tienen un significado especial.

Las necesidades de la sociedad actual y una mayor capacidad tecnológica están llevando a la domesticación y el uso de un número creciente de plantas silvestres, transformándolas en nuevos cultivos conocidos como promisorios, tanto para ser utilizados para la alimentación, como para usos medicinales y para la obtención de bio-energía.

Aunque las semillas tradicionales  son vitales para la supervivencia de las comunidades rurales pobres, la información disponible acerca de su producción, gestión y uso es escasa, lo que limita los esfuerzos para su mejora. Por tanto, es esencial que en el sector agrícola, las entidades no gubernamentales, las agencias de financiación y los centros de investigación y desarrollo compartan, en la medida de lo posible, prioridades y objetivos al respecto.

Objetivos

El Seminario se propone aumentar la concienciación pública y política de la importancia actual y futura de los cultivos infrautilizados; resaltar el papel clave de los mismos para la seguridad alimentaria y para la obtención de ingresos en el contexto de las culturas y de los sistemas agrícolas tradicionales. Se destaca así  la importancia de los pequeños agricultores, de sus cultivos y de los conocimientos ancestrales asociados en la alimentación mundial y la identidad de los pueblos.

Se pretende subrayar, además,  la creciente importancia gastronómica de los frutos de tales semillas  para diversificar las dietas, mejorar la calidad nutricional de los alimentos y potenciar las posibilidades culinarias, tanto en los países desarrollados como en desarrollo; apoyar el establecimiento de prioridades para la cooperación internacional en el marco de la lucha contra el hambre y la pobreza, enfatizando la investigación y desarrollo de los cultivos promisorios.

Estructura y contenido

El Director General de la FAO impartirá la conferencia inaugural durante la sesión de apertura, que tendrá lugar el lunes, 10 de diciembre, y que estará presidida por el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. A continuación el Seminario se desarrollará en cinco sesiones:

En la primera,  “Panorama General”, se presentará la situación de los cultivos infrautilizados y promisorios, así como su importancia en la seguridad alimentaria, el desarrollo rural, la diversificación y mejora de la dieta humana y para hacer frente a los cambios climáticos.

La segunda sesión, “Contribución a las celebraciones del Año Internacional de la Quinua”, estará dedicada a la quinua y otros cultivos andinos. Habrá,  además, una sesión vespertina sobre los nexos de las NUS y la identidad cultural de los pueblos.

La tercera analizará las “Oportunidades y limitaciones de las NUS para alimentar a una población creciente, promover la resiliencia y generar ingresos para los pobres” y la cuarta sesión, “Cooperación: instituciones y partes interesadas”, promoverá un mejor entendimiento y cooperación respecto a las políticas y las actividades en las áreas de investigación, desarrollo y financiación de las instituciones y organizaciones con interés en estos cultivos.

La quinta y última sesión, “De lo global a lo local: agrobiodiversidad en Andalucía”, permitirá analizar la situación y los planes de esta comunidad autónoma española.

Actividades paralelas (exposiciones, stands, etc.)

La sede del Seminario, el Palacio de la Merced, un Palacio reconstruido del Siglo XV, actual ubicación de la Diputación Provincial de Córdoba, albergará durante el evento tres exposiciones relacionadas con los cultivos infrautilizados: la primera sobre campesinos y pueblos indígenas a cargo de Slow Food International; la segunda sobre los propios cultivos infrautilizados, por Crops for the Future, y la tercera sobre productos derivados de estas especies, por el Centro Nacional de Recursos Genéticos.

Organización

Las instituciones organizadoras del Seminario Internacional “Cultivos para el Siglo XXI”, hospedado por la Cátedra de Estudios sobre Hambre y Pobreza ( CEHAP) de la Universidad de Córdoba, han sido:

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)

• Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA)

• Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación (TIRFAA)

• Bioversity International

• Crops for the Future

• Slow Food International

• Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

• Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA)

• Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

• Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)

• Real Academia de Gastronomía

• Junta de Andalucía

• Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (CeiA3)

• Diputación de Córdoba

• Ayuntamiento de Córdoba

• Universidad de Córdoba

 

 

Comenta con tu perfil de Facebook

2 Respuestas

  1. Casandra

    Muy interesante este Seminario Internacional que se celebrará la próxima semana en CÓRDOBA. Apasionante el reto. Recuperar las semillas y los cultivos infrautilizados, incluso olvidados, para combatir el hambre y la pobreza, diversificar la dieta alimentaria, afrontar el cambio climático, posibilitar el desarrollo del entorno rural en los países menos desarrollados. ¡Qué nivelazo¡¡ Con la historia, sobrevolando, de las multinacionales que se están apropiando de todas las semillas posibles para controlar también ese mercado y provocar aún más hambre y sufrimiento.

    Existen 30.000 especies de semillas de especies vegetales en el mundo y millones de hectáreas en barbecho. Y seguimos consintiendo que a cada minuto muera un niño de hambre o enfermedad por insuficiencia alimenticia en el mundo¡¡¡¡ Esa es la gran crisis de la Humanidad, la crisis ética y moral que hace posible que no exijamos hasta desgañitarnos a los responsables, -porque siempre hay responsables-, que acaben con ese asesinato continuado y diario.

    Responder
  2. Blanca

    Bueno, acabo de enterarme del evento. Habrá que tomar nota y ,si puedo, asistir a algunas charlas. Leo sobre el tema que la inscripción es gratuita, que todavía quedan plazas, que la iniciativa contará con la presencia de reputados expertos nacionales e internacionales, incluyendo a campesinos, consumidores, cocineros, activistas.
    La verdad es que el tema no puede ser más oportuno en el contexto actual, ni más candente.
    Que de las más de 30.000 especies vegetales comestibles que están identificadas sólo se cultiven hoy en día 150 a nivel comercial y que estén a merced de unos cuantos es sangrante.
    Que en un planeta de 900 millones de hambrientos se desprecien esos “cultivos olvidados” que sería un seguro contra el hambre , un crimen de lesa humanidad.
    ¿Cómo vamos a solucionarlo. ¿hay alguna manera? Nos enfrentamos a fuerzas poderosas, por no hablar de otros intereses mucho más mercantilistas-

    Lo peor que veo de tanta miseria alrededor es la inercia. Estamos demasiado acomodados en el mundo de los privilegiados que, por más señas, es una parte insignificante del planeta y, decididamente, creo que una revolución sería poca cosa. Harían falta otras fórmulas mucho más contundentes y expeditivas

    Y hablando del tema del hambre y sus miserias,pensando en los más desfavorecidos, os envío una dirección de un correo que he recibido esta mañana de Intermon Oxfan “comparte este video”.Habla de una Mesa para 7.000 millones, que es la cantidad de personas que hay en el mundo, de las que no todas comen a diario. Hay una invitación para compartir con estos esa Mesa. Me piden difusión Veamos si podemos ayudarlos. Gracias. Besitos

    info@IntermonOxfam.org. MESA PARA 7OOO MILLONES. ORG

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X