Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El pasado mes de noviembre se ha celebrado en Córdoba uno de los eventos que cada tres años marca el camino de la historia del flamenco. Efectivamente, el XX Concurso nacional de arte flamenco volvió a sentar cátedra. Nos descubrió a jóvenes figuras que prometen y de las que oiremos hablar en el futuro y, sobre todo, confirmó a tres grandes: Niño Seve,  Manuel Castulo y Mercedes de Córdoba.

 Entre los 103 concursantes destacaron, además, Antonio Mejías de Montilla (Córdoba) en cante, y Antonio Rey (madrileño de alma jerezana), en guitarra. Y suscitaron gran interés  las magistrales actuaciones que clausuraron el concurso de Marco Flores y Javier Latorre. Latorre interpretó su “Réquiem por Antonio” con la música grabada de Mozart.  Después, ambos artistas compartieron martinete y cabales, previos a un largo fin de fiesta que concluyó con la ‘’pataíta’’ de Latorre con Flores. Fue un broche final de oro en el que dos fenómenos de dos generaciones, ambos ganadores en distintas ediciones del certamen,  se lucieron e hicieron disfrutar al público, que les vio actuar emocionado por el arte que inundó el escenario.

El Concurso nacional de arte flamenco nació en 1956 descubriendo a un maestro precoz llamado Fosforito, pero no sería hasta 1962 cuando se consolidó con la concesión de la Llave de Oro del Cante a Antonio Mairena. A partir de ese hito, el Concurso Nacional de Córdoba abrió nuevos horizontes de grandeza a la historia musical de Andalucía y continúa siendo el certamen que ‘’excita el incierto placer de lo que ha de venir’’ (Manuel Martín, El Mundo, 1 de diciembre de 2013).

 Los premiados

Niño Seve, único premiado por unanimidad, es un guitarrista cordobés que se ha afianzado y crecido con refinamiento y hondura. Lo demostró en la rondeña (‘A mi abuelo’) y el zapateado (‘Maestro calí’).

Manuel Castulo es cantaor de tierra adentro, y, como tal, demostró el  magisterio incomparable de los maireneros con la soleá apolá, la seguiriya y el taranto.

Mercedes de Córdoba presentó la mejor visualización de la contundencia en el baile. Tuvo buen gusto, técnica e inteligencia coreográfica en el Taranto. Y en las cantiñas conjugó chispa y sensualidad.

Las virtudes de estos tres artistas cordobeses devuelven a Córdoba su rango magistral, de referencia en el panorama flamenco de hoy y de cara al  mañana. Enhorabuena a todos los aficionados y una mención especial a los segundos premios y finalistas que demostraron, igualmente, una gran calidad.

XX CONCURSO NACIONAL DE ARTE FLAMENCO DE CÓRDOBA. PREMIOS 

 CANTE

Primer Premio: MANUEL CÁSTULO

Segundo Premio: PEDRO “EL GRANAÍNO”

Finalista: EVA DE DIOS

Finalista: TAMARA AGUILERA

BAILE:

Primer Premio: MERCEDES DE CÓRDOBA

Segundo Premio: JESÚS CARMONA

Finalista: ANA-CALÍ

Finalista: EMILIO RAMÍREZ “EL DUENDE”

GUITARRA:

Primer Premio: NIÑO SEVE

Segundo Premio: SANTIAGO LARA – JAVIER CONDE (ex aequo)

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X