Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Tercera y última entrega de la conferencia que el profesor Luca Testi,miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ofreció recientemente en Córdoba sobre la escasez de agua en la Tierra para uso y consumo, un problema que, en su opinión, provocará  las guerras del futuro.

En las anteriores entregas, Testi explicó cuál es la situación con amplitud de datos y situaciones que ya afectan a muchos países. Hoy recogemos las soluciones en las que se están trabajando desde instancias científicas, organizaciones internacionales y gobiernos.

Revolución verde 

Entre 1950-2000, la Revolución Verde provocó un aumento de la productividad de los cultivos que salvó  1.080 millones de vidas. Pero la revolución verde se ha parado. Ahora se trabaja en la mejora de los cultivos a través de la aplicación de nuevas técnicas y  la utilización de mejores semillas. Pero, esta mejora tiene un límite, mientras la necesidad de alimentos no lo va a tener. Por ejemplo, la  productividad del arroz ha llegado al límite en 2010 en Corea, China o la India. La producción de cereales en el U.K. también se ha parado. Mucho antes, el límite también llegó  a zonas áridas.

Estrés hídrico 

Se ha alcanzado lo que se llama el estrés hídrico en agricultura. Actualmente, el  estrés extremo alcanza al 28 % de la superficie agrícola mundial. La superficie de trigo tiene un estrés hídrico del 43 %. El maíz un 35 %.

Cuando el cultivo está en estrés, la productividad se reduce. Existe una relación directa entre consumo de agua y productividad. Por tanto, una de las preguntas que se plantean ante esta situación es ”cómo reducir el uso agrícola para satisfacer la demanda de agua”.

Soluciones posibles y necesariamente compatibles

Entre las respuestas y soluciones que ya se están aplicando figuran:

– La inversión en I+D. Aunque la tecnología y la ciencia sean lentas y ya parezca que todo está inventado, no debemos de intentarlo y confiar en que las mejoras llegarán más pronto que tarde por este camino.

– La mejora del uso y el consumo de agua en regadío.  Por ahora, el uso de la aspersión y el riego por goteo son las alternativas, aunque son costosas, pero se trabaja en la búsqueda de otros métodos.

La modernización del uso del agua ha dado muy buenos resultados. En España, por ejemplo, el 47 % del regadío es por goteo. El 22 por ciento se produce  por aspersión y el 29 por ciento en superficie. En Andalucía, el 70 % de la expansión del olivar de regadío se hace por goteo.

– La tercera solución es maximizar la reutilización, que permite mejor gestión del regadío, del riego deficitario y  más precisión con aguas residuales.

– La mejora genética de las especies para adaptación al clima.

– La transferencia de resultados a los agricultores.

– La regulación, dónde aún se pueda,  es otra solución. España, por ejemplo, ya  está colmatada. Pero, China e India lo están haciendo. Ello salvará muchas vidas.

 – La mejor gestión del recurso a través de la privatización de los servicios hídricos para obtener fondos económicos que permitan invertir en mejores infraestructuras y establecer un uso más racional también está dando buenos resultados.

A  veces, para el agua, ha funcionado la privatización. Encarecer su consumo y uso obliga a la austeridad necesaria para que el futuro no sea un infierno.

Pero … no pueden pagar lo mismo los ricos del norte que los pobres del sur. . .

– Y como última propuesta, Luca Testti insiste en que debemos consumir menos carne, porque la producción de carne consume mucha agua.

A modo de conclusión, el investigador del CSIF  insistió en que ”hay que empezar a ahorrar agua lo antes posible. Falta mucha agua en este mundo para mantener  el nivel de vida actual de las sociedades ricas. El mundo está superpoblado y más que va a estarlo. Las zonas y países más ricos tienen que ahorrar para los más pobres”.

USA, Europa y Japón tienen una gran conciencia del problema. China también está iniciando movimientos ambientales de ahorro.  En España existe concienciación medioambiental, pero no se ahorra agua por razones solidarias sino por la crisis.

El Plan Andaluz de regadíos 2006 supuso un paso adelante importante. Sin embargo, afirma Testti, ”no es lo mismo usar mejor el agua que usar menos agua. España ha aumentado la superficie regada y su mejor gestión. El riego deficitario se ha adoptado por la gran mayoría de los agricultores.

Puedes conocer más datos sobre este tema en el siguiente enlace: http://www.esferadelagua.es/

Tel. + (34) 957 499231
ag2lucat@uco.es

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X