Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La Respuesta Sexual Humana es el conjunto de cambios fisiológicos que se producen en una persona cuando esta se ve influida por un estímulo sexual efectivo.

Un estímulo sexual es toda percepción sensorial que pueda producir una respuesta erótica. Por ejemplo, una caricia puede ser un estímulo erótico táctil; una voz susurrando o una canción puede estimularnos de manera auditiva; y, definitivamente, una foto de Brad Pitt es un estímulo erótico visual. Aunque todos los sentidos recogen estímulos eróticos, la sensibilidad táctil es esencial en la sexualidad, por su facilidad para producir respuestas erógenas y por su amplitud (hay tantos sitios donde tocar…). Nuestro cuerpo está dotado de unas zonas específicas que se conocen como zonas erógenas, estas áreas tienen un mayor número de terminaciones nerviosas capaces de recoger mucha más cantidad de información, existen de hecho, zonas del cuerpo específicamente diseñadas para captar señales eróticas: el clítoris en las mujeres y el glande del pene en los hombres.

Huelga decir que no todos los estímulos son eróticos para todo el mundo. Nuestros sentidos recogen información del exterior y nuestro sistema nervioso la codifica como placentera o desagradable, dependiendo de muchos factores: la experiencia previa, la orientación sexual y del deseo, los gustos de cada uno, etc.

En ocasiones, no es necesario un estímulo externo. Nuestra imaginación puede ser suficiente para desencadenar la respuesta sexual. Una fantasía, un recuerdo o pensamiento son, por sí mismos, capaces de generar deseo y excitación.

La respuesta sexual es distinta en cada persona y también lo es en la misma persona en momentos diferentes. El tiempo que dura cada fase, la rapidez con la que se desencadena o incluso la intensidad varían dependiendo de la situación y del estado de la persona. Si hace mucho calor y uno se siente cansado es probable que su respuesta sexual sea diferente que si uno se siente muy excitado y además no tiene ninguna prisa.

La respuesta sexual humana, tal y como la entendemos actualmente, consta de cuatro fases: deseo, excitación, orgasmo y resolución. En este artículo hablaremos brevemente de todas ellas, y nos iremos deteniendo en las más importantes en entradas posteriores.

El deseo sexual es un apetito, un impulso producido por el cerebro. Deseamos aquello que nos hace sentir bien, que nos agrada, que nos produce placer. Ese impulso hacia algo que nos gusta induce una serie de respuestas y conductas orientadas a conseguir lo que deseamos.

El deseo es el resultado de una compleja interacción entre procesos cognitivos, emocionales y bioquímicos y por ello se convierte en el componente de la respuesta sexual más ambiguo y subjetivo. Pero también es el motor de la sexualidad, la chispa que enciende la mecha para que el resto de la respuesta sexual pueda producirse.

Tras la calificación por parte de nuestro cerebro de un estímulo como excitante o erótico y el consiguiente deseo hacia ese estímulo, comienza la fase de excitación. En ella el organismo sufre una serie de cambios que preparan al cuerpo para la relación sexual. El cambio más importante es la vasocongestión genital. Una cantidad ingente de sangre se concentra en los órganos genitales. Esta vasocongestión es la responsable directa de la erección del pene en el hombre y de la erección del clítoris y la lubricación de la vagina en la mujer.

Además de los cambios a nivel genital, el resto del organismo también se adapta al mecanismo de excitación. Así, tanto en el hombre como en la mujer, se produce un aumento de la presión sanguínea y de la tensión muscular, los pezones se erectan y se incrementan la velocidad de la respiración y la tasa cardiaca. Este proceso de excitación es placentero en sí mismo, de hecho el organismo segrega endorfinas y óxido nítrico (dos sustancias que intervienen en la relajación) durante la excitación.

Cuando la excitación sexual sigue aumentando llega a un nivel máximo de tensión que desencadena la fase de orgasmo.

El orgasmo es la liberación de la tensión acumulada durante la fase de excitación. Produce una sensación global en todo el organismo, pero el comienzo subjetivo del orgasmo se percibe en la zona pélvica y en los genitales.

Tras el orgasmo se produce una pérdida de la tensión sexual acumulada, es la fase de resolución.  Así, el organismo recupera poco a poco su estado de reposo.

En la fase de resolución se produce en el hombre la imposibilidad de volver a tener una erección durante un tiempo tras la eyaculación. A ese espacio de tiempo se le denomina periodo refractario. Esta cantidad de tiempo varía en función de la edad y de la forma física del varón, y no se produce en las mujeres, que pueden volver a alcanzar el orgasmo con la estimulación adecuada. Exceptuando este hecho, la respuesta sexual se produce de la misma manera en los hombres y las mujeres, no habiendo diferencias en el tiempo ni en la intensidad de las sensaciones. Se rompe así uno de los mitos más extendidos acerca de la sexualidad, que afirma que las mujeres tardan más que los hombres en alcanzar el orgasmo.

En realidad la duración de la respuesta sexual depende de la persona y del estímulo sexual que reciba. Por eso, cuando el estímulo lo aplica uno mismo (nadie sabe lo que nos gusta mejor que nosotros), el tiempo de reacción suele ser mucho menor que cuando lo aplica otra persona.

Este artículo nos sirve de orientación y de introducción a las singularidades de la respuesta sexual humana, que, por el simple hecho de ser humana, se puede complicar y enmarañar en muchos aspectos. Pero, en realidad, ¿no es eso lo que hace que el sexo sea maravilloso?…

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X