Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Esta última noche ha tenido lugar el solsticio de invierno del año 2013, una fecha que supone el anuncio de la llegada de la estación invernal en el hemisferio norte.  

Según Wikipedia, el solsticio de invierno corresponde al instante en que la posición del Sol en el cielo se encuentra a la mayor distancia angular negativa del ecuador celeste. Es decir, es el día que tiene la noche más larga y menos horas de luz. A partir de hoy, los días empezarán a ser cada vez un poco más largos.

Si el eje de rotación de la Tierra fuera perpendicular al plano en el que se mueve alrededor del Sol, todos los días del año serían iguales, todos tendrían doce horas de luz y otras tantas de oscuridad. El calendario, seguramente, sería más parecido al de los antiguos celtas, más relacionado con el medio ambiente en el que vivían que con los acontecimientos astronómicos. Pero, como el eje de rotación de la Tierra está inclinado, durante una época del año (en verano) se disfruta de muchas horas de luz, mientras que en otra (invierno) hay pocas.

En el 45 a. C, en el calendario juliano se estableció el 25 de diciembre como el solsticio de invierno de Europa. Posteriormente, en 1582,  el papa Gregorio XIII decretó el cambio al nuevo calendario gregoriano, con lo que el solsticio de invierno (en el hemisferio norte) sucedía alrededor del día 21 de diciembre. En el hemisferio sur la fecha es entre el 20 y 23 de junio. 

 La palabra solsticio proviene del latin ‘’sistere’’, que quiere decir ‘’permanecer quieto’’,  expresión que referencia  la aparente parada del astro solar durante las horas previas a su puesta. En realidad, el solsticio dura un instante.

Renovación y renacimiento

Tradicionalmente, en muchas culturas se considera  una de las fechas más especiales, porque representa el paso a un periodo de renovación y renacimiento. La luz empieza a ganar horas a la oscuridad. Por tanto, en su honor, se suceden fiestas y celebraciones muy diversas a lo largo de la geografía, la historia y de las diferentes civilizaciones –festivales, ferias, rituales-. El monumento Stonehenge ,  en Inglaterra, reúne en cada solsticio a miles de personas que festejan y reciben allí a la nueva estación.

La cristianización de estas festividades paganas las vinculó  con dos de las fiestas más importantes de su tradición. El solsticio de invierno, con la del nacimiento de Jesús (24 de diciembre) y el solsticio de verano, con el de san Juan (23 de junio).

Apocalipsis

En el 2012, en todo el planeta se vivió [Enlace retirado por copyright], la atribuida a la civilización maya, que situaba el fin de una era para [Enlace retirado por copyright]. Muchos indicios hemos tenido y tenemos cada día del cumplimiento de la ancestral profecía. Hacia esa nueva era, definitiva e ineludiblemente, nos dirigimos. 

Entre tanto, durante las noches de este nuevo invierno recién venido podremos ver las doce estrellas más brillantes del cielo que son visibles desde nuestra latitud: Sirio, Arturo, Vega, Capela, Rígel, Proción, Betelgeuse, Altair, Aldebarán, Antares, Espiga y Pólux. La primera luna llena se podrá contemplar el 16 de enero de 2014 . En febrero brillará el 15 y en  marzo, de nuevo, la noche  del 16.  La primera lluvia de meteoros importante del invierno será la de las Cuadrántidas, hacia el 3 de enero.

Meteorológicamente, los indicios apuntan a una estación seca y algo más fría de la media.

 

Comenta con tu perfil de Facebook

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X