Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Hola. Hoy os quiero mostrar  una expresión pictórica que he conocido a través del blog de una buena amiga, http://historiasdecalado.blogspot.com.es/ ,  y que me ha parecido una estupenda idea. Se trata de una galería de arte callejera,  la que podemos encontrar en una calle del barrio antiguo de la ciudad de Funchal, la capital de Madeira.  Artistas locales han utilizado como soporte para sus creaciones  las  puertas y ventanas de las viviendas y  decorándolas  con distintos motivos, en unos casos realistas, en otros de fantasía,  reconvierten la zona, uno de los barrios más degradados de la isla,  en una  explosión de luz ,  color y vida, en suma.

Utilizar el arte como recurso para cambiar,  dignificar y  embellecer el aspecto deteriorado de la  urbe  es una idea innovadora, barata y  muy  ingeniosa. Conozco algunas experiencias similares de arte en la calle  con escultura que también resultan bastantes satisfactorias.  El arte se confirma así, en una etapa histórica afectada por la crisis y por los escasos recursos públicos,  como un medio de recuperación de la infraestructura urbanística y  como vía de integración social de la población más desfavorecida.

Excelente idea, desde mi punto de vista, que se podría imitar en más lugares y con más frecuencia. Me ha recordado a esa otra expresión cada día de mayor calidad que es el graffiti y que tanto se ha cuestionado, considerándolo una muestra de vandalismo callejero propio de  pandillas violentas,  identificadas con jóvenes próximos a ciertas tribus urbanas. En mi humilde opinión, el buen graffitero es todo un artista, contemporáneo, callejero, no oficial, incluso ilegal, pero artista equiparable a cualquier otro, genial en algunos casos. Estrechamente ligado a otras manifestaciones creativas, por ejemplo, y en el campo musical y del baile,  al hip-hop, el rap o  el break dance,  todas ellas  surgidas en las últimas décadas del siglo XX  y en los barrios más pobres de las grandes ciudades de los  EE.UU, más concretamente en Nueva York. .

Recomiendo para profundizar en este terreno la película ”Step up revolution”, del famoso director de videoclips estadounidense, Scott Speer, que debutó en la gran pantalla con la saga musical.

Joan Garí, en  “La conversación mural”,  centra sus estudios  en las pintadas callejeras intentando explicar  este lenguaje  a través del campo de la semiótica.

Os dejo el enlace que os permitirá visualizar las imágenes de las que os hablo con más detalle. Mi enhorabuena a Anabel Calado por descubrirnos,  gracias a su reportaje gráfico,  el arte en la calle de Funchal.

Comenta con tu perfil de Facebook

4 Respuestas

  1. Casandra

    Gracias Thor, por esta nueva colaboración. Aunque ya conocía el montaje fotográfico de Anabel Calado, tu perspectiva me ha ayudado a considerarlo de otra manera. A no ver sólo el aspecto artístico, la pintura, el color, las imágenes de un mundo cuasi onírico. Tu interpretación me parece más interesante, incorpora los beneficios sociales del arte, en los que no había pensado. Incluso, ahora, se me ocurre que también es un interesante reclamo turístico para la isla. Sobre el tema del grafitti y esa teoría que apenas has esbozado, podrías ampliarnos otro día. También parece interesante.

    Responder
  2. Brezo

    Muchas gracias Thor, por esta entrada acerca de ese vídeo que edité con las fotos de las puertas del barrio antiguo de Funchal. Las encontré por casualidad, y como me ha enseñado Aloe Vera, me causó ese “serendipity” que tanto me gusta: me pareció una de las mejores cosas que vi en la isla de Madeira, después de haberla pateado casi entera, y de haberme leído la guía turística que llevaba hasta casi aprendérmela. Me dejé sin fotografiar las dos o tres primeras puertas, que fue el tiempo que tardé en darme cuenta de que quería llevarme alguna foto, aunque una vez que empecé, ya hice todas las que siguieron en la misma calle.
    Tal como tú lo cuentas, aún me parece más interesante y me alegro de haberlo montado y de haberlo compartido. Y desde luego, es una bella forma de revalorizar una antigua calle.
    Un beso

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X