Crear cuenta

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Inundemos la red de poesía!!

 

Contamos contigo, déjanos tu poema que más te guste, y si después quieres repetir ¿por qué no?.

Descubre las poesías que más le gustan a los demás, con sus autores, … hagamos de este lugar y de las cosas que nos rodean, algo más fácil de llevar con un ratito de poesía ¿te atreves?

 

Participa dejando tu contribución en los comentarios.

Comenta con tu perfil de Facebook

6 Respuestas

  1. Sergio García

    Se han perdido los comentarios anteriores. Desde la redacción os pedimos disculpas y esperamos que podamos volver a hacer una entrada grande de poesía, aquí dejo mi aportación:

    Ya nunca más diré: «Todo termina»,
    sino: «Sonríe, alma, y comencemos.»
    En nuevas manos pongo nuevos remos
    y nuevas torres se alzan de la ruina.

    Otra alegre mañana determina
    el corazón del mundo y sus extremos.
    Juntos, alma, tú y yo inauguraremos
    este otro amor y su preciosa espina.

    Para mirar mi muerte atrás miraba
    y encontré renaciente la llanura
    y sellada la boca de mi herida.

    Ni el nombre sé yo ya de quien amaba,
    desmemoriado y terco en la aventura
    de que quien me mató me dé la vida.

    YA NUNCA DIRÉ: TODO TERMINA
    ANTONIO GALA

    Responder
  2. Alejandro Castro

    POEMA DEL RENUNCIAMIENTO.-

    Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
    Pasarás en silencio por mi amor, y al pasar,
    fingiré una sonrisa, como un dulce contraste
    del dolor de quererte … y jamás lo sabrás.

    Soñaré con el nacar virginal de tu frente;
    soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar;
    soñaré con tus labios desesperadamente;
    soñaré con tus besos … y jamás lo sabrás.

    Quizás pases con otro que te diga al oido
    esas frases que nadie como yo te dirá;
    y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
    te amaré más que nunca … y jamás lo sabrás.

    Yo te amaré en silencio, como algo inaccesible,
    como un sueño que nunca lograré realizar;
    y el lejano perfume de mi amor imposible
    rozará tus cabellos … y jamás lo sabrás.

    Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
    — el tormento infinito que te debo ocultar —
    te diré sonriente: “No es nada … ha sido el viento”.
    Me enjuagaré la lágrima … ¡y jamás lo sabrás!

    José Angel Buesa, de su libro OASIS (1977)

    Responder
  3. Sebastián Fernández
    Sebastián Fernández

    Si yo, tú.
    Si caes, yo contigo,
    y nos levantaremos juntos
    en esto unidos.

    Si me pierdo, encuéntrame.
    Si te pierdes, yo contigo,
    y juntos leeremos en las estrellas
    cuál es nuestro camino.
    Y si no existe, lo inventaremos.

    Si la distancia es el olvido,
    haré puentes con tus abrazos,
    pues lo que tú y yo hemos vivido
    no son cadenas…
    ni siquiera lazos:
    es el sueño de cualquier amigo
    es pintar un te quiero a trazos,
    y secarlo en nuestro regazo.

    Si yo, tú.
    Si dudo, me empujas.
    Si dudas, te entiendo.
    Si callo, escucha mi mirada.
    Si callas, leeré tus gestos.

    Si me necesitas, silba
    y construiré una escalera
    hecha de tus últimos besos,
    para robar a la luna una estrella
    y ponerla en tu mesilla
    para que te dé luz.

    Si yo, tú.
    Si tú, yo también.
    Si lloro, ríeme.
    Si ríes, lloraré,
    pues somos el equilibrio,
    dos mitades que forman un sueño.

    Si yo, tú.
    Si tú, conmigo.
    Y si te arrodillas
    haré que el mundo sea más bajo,
    a tu medida,
    pues a veces para seguir creciendo
    hay que agacharse.

    Si me dejas, mantendré viva la llama
    hasta que regreses,
    y sin preguntas, seguiremos caminando.
    Y sin condiciones, te seguiré perdonando.
    Si te duermes, seguiremos soñando.
    que el tiempo no ha pasado,
    que el reloj se ha parado.

    Y si alguna vez la risa
    se te vuelve dura,
    se te secan las lágrimas
    y la ternura,
    estaré a tu lado,
    pues siempre te he querido,
    pues siempre te he cuidado.

    Pero jamás te cures de quererme,
    pues el amor es como Don Quijote:
    sólo recobra la cordura
    para morir.
    Quiéreme en mi locura,
    pues mi camisa de fuerza eres tú,
    y eso me calma,
    y eso me cura…

    Si yo, tú.
    Si tú, yo.
    Sin ti, nada.
    Sin mí, si quieres, prueba.

    Poema de JESUS MARIA HERNANDEZ GIL (Txus de Mago de Oz)

    Responder
  4. Floren S. bernal

    Hay en el patio un ciruelo
    que no se encuentra menor
    Para que nadie le pise
    tiene reja alrededor.

    Aunque no puede crecer,
    el sueña con ser mayor.
    Pero nunca podrá serlo
    teniendo tan poco sol.

    Duda si será un ciruelo
    porque ciruelas no da.
    Mas se conoce en la hoja
    que es ciruelo de vedad

    Bertolt Brecht (Poemas y Canciones)

    Responder
  5. Floren S. bernal

    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
    Escribir, por ejemplo: 2La noche está estrellada,
    y tiritan, azules, los astros, a los lejos”.

    El viento de la noche gira en el cielo y canta.

    Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
    Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

    En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
    La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

    Ella que quiso, a veces yo también la quise.
    ¿Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos!

    Puedo escribir los versos mas tristes esta noche.
    Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

    Qué importa que mi amor no pudiera guardarla,
    la noche está estrellada y ella no está conmigo.

    eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
    Mi alma no se contenta con haberla perdido.

    Como para acercarla mi mirada la busca.
    Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

    La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
    nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

    Ya no la quiero, es cierto, ¡pero cuánto la quise!
    Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

    De otro será. Será de otro. Como antes de mis besos.
    Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

    Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
    Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

    Porque en noches como ésta, la tuve entre mis brazos,
    mi alma no se contenta con haberla perdido.

    Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
    y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

    Neruda

    Responder
  6. Sergio García

    Escrito está en mi alma vuestro gesto,
    y cuanto yo escribir de vos deseo;
    vos sola lo escribisteis, yo lo leo
    tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

    En esto estoy y estaré siempre puesto;
    que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
    de tanto bien lo que no entiendo creo,
    tomando ya la fe por presupuesto.

    Yo no nací sino para quereros;
    mi alma os ha cortado a su medida;
    por hábito del alma mismo os quiero.

    Cuanto tengo confieso yo deberos;
    por vos nací, por vos tengo la vida,
    por vos he de morir, y por vos muero.

    Soneto V – Garcilaso de la Vega

    Responder

Responderle a Sergio García Cancelar Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X